[Opinión] Metal Gear Solid V – The Phantom Pain ¿Digno del legado de Metal Gear Solid?

¡también somos tienda de videojuegos y accesorios retro! mira 👇👇

¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
11,77$
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!

Metal Gear es una de las sagas más influyentes de la historia de los videojuegos. Eso es un hecho. No hay duda alguna de su popularidad cuando en total se han vendido más de 40 millones de unidades. Viéndolo en retrospectiva, mi pregunta es: ¿realmente es tan buena?

Aclaremos algo antes de continuar. Metal Gear Solid (PSX) es uno de mis juegos favoritos. Lo pondría sin duda en el Top10. Para mi ese juego específico es una obra maestra del sigilo, a la altura de otras leyendas clásicas como Thief o Splinter Cell (aunque con controles que hoy en día son nefastos). Y el protagonista, Solid Snake me encanta como personaje y como exploración de un individuo. Es inteligente, sarcástico y tiene un doblaje en español magnífico de la mano de Alfonso Vallés con su icónico “Pero qué coño” que revolucionó el videojuego en España (fue el primer taco que se escuchó). Es el mejor infiltrado, luchador, tirador… y lo sabe.

Pero mucho ha llovido desde entonces. La última entrega, The Phantom Pain, ha recibido aclamación universal (no sin quejas), en general con buen recibimiento. Considero que eso es un error.

Para los que hayáis estado los últimos 20 años en una cueva o seáis demasiado jóvenes para conocerla, Metal Gear se centra principalmente en Solid Snake, un agente secreto de élite armado con la última tecnología que intenta salvar el mundo de la amenaza de los Metal Gear (razón del nombre de la saga), unos robots gigantes o mechas (con formas inspiradas en dinosaurios) armados con cabezas nucleares. También encarnamos a otros personajes como Big Boss, considerado el mejor agente secreto del mundo y del que Solid Snake es uno de tres clones, o a Raiden, un ciber-ninja con problemas psicológicos y una habilidad incomparable con la espada.

A pesar de la evidente presencia de ciencia ficción, todo está ambientado durante la Guerra Fría. Metal Gear Solid nos introducía a la historia con un vídeo sobre la Crisis de los Misiles de Cuba y la acción del presidente Kennedy. Metal Gear Solid V – The Phantom Pain ocurre en Afganistán durante los conflictos con la Unión Soviética. O sea que sería más una saga histórica alternativa.

Realmente, la historia de Metal Gear es equiparable a la de cualquier película típica de El Peliculón de Antena 3. Es una americanada con mucha acción, mucha tensión facilona y mucho exceso. Pero funciona. Y eso es gracias a Hideo Kojima.

Kojima es… un flipado. Las cosas como son. Sólo hay que ver el postureo de algunos personajes. El Ocelot de Metal Gear Solid 3 – Snake Eater parece un Power Ranger con tanta figurita. Y el numerito que se montan Vamp y Raiden en Metal Gear Solid 4 – Guns of the Patriots es cuanto menos ridículo. Os dejo un vídeo en el que podréis admirar la batalla de danza. Mirad los primeros 3 minutos y luego saltad al 6.

Además, las larguísimas cinemáticas (en el caso de Guns of the Patriots, de hasta 71 minutos) dan pie a pensar que Kojima es algo así como un cineasta frustrado.

Pero Kojima también es, sin duda, original. Vale que se pasa bastante con la acción y el ridículo, pero al menos nos trae una historia interesante y, sobre todo, muy bien llevada y con muchos detalles que es lo que la hacen única, especialmente los que rompen la cuarta pared. Ese legendario enfrentamiento con Psycho Mantis en el que leía la memory card y hacía vibrar los mandos era espeluznante. O los detalles del código de llamada de Meryl, que estaba detrás de la caja física real del juego.

Y con la llegada de The Phantom Pain pareció la segunda venida de Cristo. El tren del hype salió de estación a toda potencia. Yo mismo me saludaba con mis amigos haciendo la chorrada de la mano.

Pero por desgracia, el tren del hype descarriló. Como siempre. Se nos presentó un juego AAA que bien podía haber sido de cualquier otra saga.

¿Pero hasta qué punto es malo en comparación con el original? La saga está compuesta por 23 títulos, con una nueva entrega titulada Metal Gear Survive que saldrá en 2018.

Yo sólo he podido jugar al original y al The Phantom Pain. Es una pena, porque Snake Eater es considerado uno de los mejores juegos jamás hechos. Pero con estas 2 experiencias os puedo decir algo.

The Phantom Pain no es digno del legado de Metal Gear Solid. Me explico.

Metal Gear Solid era un juego tenso. Te veías obligado a enfrentarte a una situación de total desventaja. Debías huir constantemente porque en cuanto te detectaran, aparecerían enemigos de todas partes y pronto acabarías hasta el cuello de balas. Tenías suerte si conseguías escapar y más aún si no te encontraban de nuevo y se tranquilizaban las cosas. Los bosses eran difíciles y era necesario encontrar su debilidad antes de enfrentarte a ellos. Había pequeños trucos que debías aprender, como el de usar el humo de los cigarrillos para detectar láseres. Era divertido a la par que desafiante.

The Phantom Pain no es nada de eso. El sigilo es horrible. Tardas un tiempo excesivo en eliminar a los enemigos, especialmente si es de manera no-letal. Es obvio que fue diseñado con la acción en mente. Tienes cientos de armas tan sutiles como lanzallamas o RPGs, o hacer que te trajeran tanques y mechas para hacer que llueva fuego desde los cielos. Y sí, también había un lanzacohetes en Metal Gear Solid, pero no lo llevabas encima para matar a tus enemigos, sino como utilidad. Además, creo que el hecho de que sea de mundo abierto lo malogra.

No me malinterpretéis, me gustan los juegos de mundo abierto. La mayoría de mis juegos favoritos son de ese estilo (Minecraft, Skyrim, Overlord, GTA…) y me encanta que haya muchas maneras distintas de hacer las cosas. Pero creo que Metal Gear no era la saga indicada, teniendo en cuenta que ya tenía un largo pasado de sigilo casi exclusivo. Si Konami quería hacer un juego de mundo abierto podría haber hecho un juego a parte. Y si tenía miedo de que no atrajera tanta gente, en vez de convertirlo en un Metal Gear para vender por el nombre haberlo hecho un spin-off. Metal Gear Rising – Revengeance es un beat ‘em up frenético al más puro estilo God of War, pero está muy bien y encaja con el personaje de Raiden. Pero liarla parda con tanques en Afganistán como uno de los mejores agentes secretos de la historia, conocido por ser indetectable, en medio de una guerra a punto de estallar en la que prima la sutileza. Pues oye mira, pero me parece que no.

Da para rato si lo que quieres es acción pura, pero en cuanto a sigilo es bastante decepcionante. Tardas muchísimo más y es más complicado mantenerse oculto, pero no existe ese peligro si te descubren porque siempre puedes ponerte a pegar tiros. Me parece que Dishonored lo hace mucho mejor. El sigilo es difícil, pero puedes conseguir pasarte todos los niveles sin ser descubierto o visto y sin tocar siquiera a nadie. En The Phantom Pain es más difícil porque si cometes un único fallo comienzas desde el principio, con lo cual horas potenciales de legendario sigilo se van al traste en segundos. Y eso es sin entrar en temas de historia (incongruente e inacabada) o de personajes.

A ver, no digo que Metal Gear Solid sea el juego perfecto y no tenga fallos, al igual que The Phantom Pain no es un mal juego. Metal Gear Solid tenía unos controles nefastos, especialmente a la hora de apuntar, y tenía los fallos propios de un juego de su época. The Phantom Pain tiene cosas buenas.

El juego en sí al menos es aceptable y entretenido. A mí me divirtió durante un par de horas (las dos primeras misiones), luego se convirtió en una tarea tediosa porque no sentía para nada como en sus antecesores. No sentía esa sensación de ser el agente secreto definitivo infiltrándome en territorio enemigo, sino más bien como un super-soldado con un brazo biónico repartiendo leña. Pero de nuevo, es mi opinión, afectada por la cierta idolatría que siento hacia Metal Gear Solid. Seguro que si me pusiera a jugar ahora le sacaría un montón de fallos y me acabaría cabreando.

Ya veremos con Metal Gear Survive. Aunque no se espera mucho, teniendo en cuenta que se tratará de un juego de supervivencia cooperativo contra zombis (no estoy de coña). Sólo ha sido anunciado y ya ha recibido un aplastante aluvión de malas críticas. Al final si que va a resultar que Kojima es lo que marca la diferencia.

Me despido de esta reflexión recordando que es mi opinión. Si te ha gustado The Phantom Pain me alegro y te insto a que compartas tu opinión en Twitter, o mejor aún en los comentarios. Siempre con respeto y cuidado, eso sí y de manera constructiva por favor. Si vais a quejaros, al menos incluid mejoras que podría aplicar. Errar es de humanos y siempre es bueno corregirse a uno mismo. Dejad los berrinches estúpidos para los trolls de 4Chan.

Deja una respuesta