5 consejos para mejorar en juegos de conducción

¡también somos tienda de videojuegos y accesorios retro! mira 👇👇

¡Oferta!
¡Oferta!
11,30
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
8,45

Aficionados al motor hay en muchos lados, y como no podía ser de otra manera, en el mundo del videojuego también. Llegados a estas alturas del año, los videojuerguistas que echamos horas sobre el asfalto virtual ya disfrutamos de grandes títulos como Gran Turismo Sport, Need For Speed Payback, Forza Motorsport 7, Project Cars 2 e incluso del nuevo Mario Kart para Switch, además de otros ejemplos de juegos de conducción que nos han dejado años anteriores, antes de que mencionéis al complejo Asseto Corsa.

Sin duda uno de los puntos fuertes de este tipo de juegos desde la llegada de la generación PS3/Xbox360 ha sido el modo online, que poco a poco ha evolucionado hasta hacer de los juegos de conducción un terreno muy competitivo, donde se ha creado un nicho de jugadores muy fieles a sus estilos de pilotaje. Es imposible tener un estilo predeterminado que podemos emular de algún vídeo de Youtube, o tener el mismo que nuestro amigo de la infancia. En resumen, el coche puede ser el mismo, pero no el piloto a sus mandos. Por eso mismo nos hemos reunido hoy aquí para ver cinco consejillos para mejorar en juegos de conducción. ¡OJO! No hablamos de maneras de jugar, si no de simples y eficaces técnicas para no solo mejorar, si no adaptarse a un estilo de juego más accesible.

1.- Aprende a conducir.

Puede sonar a amenaza, pero no lo es. También puede sonar a broma, y tampoco es el caso. Cuando uno hace prácticas para sacarse el carnet de conducir hay dos posibles resultados: o eres un cafre y no aprendes nada, o comienzas a interpretar el coche, no como máquina, si no como medio de transporte. La eficacia de las frenadas, la distancia de reacción, el tiempo de giro, los sonidos del vehículo… Todo forma un culmen de lecciones que podemos aplicar en la próxima carrera virtual en Laguna Seca. Este punto no es indispensable, pero probad a conducir en juegos de conducción antes y después de conseguir la licencia, interpretaréis el juego de diferente manera.

2.- Busca la trazada más recta en las curvas.

No, no es una ironía. Uno de los principales errores a la hora de competir en carreras en videojuegos, es tomar mal las curvas. Abiertas o cerradas. Secuenciales o únicas. Mucha gente falla aquí, y una manera clara de verlo es en la primera curva del circuito. Si a baja velocidad no logras hacerlo bien, ahí tienes tu ejemplo. Cada curva es un mundo, pero todas comparten la misma estrategia, buscar siempre la trazada más recta. Nunca sigáis la línea de curva, imaginaos una linea recta adaptándose poco a poco a esa sección redondeada. Entrad por interior y salid por exterior. Haced uso de los pianos. Y sobre todo, si no puedes tomar bien la curva, no interfieras en la trazada del contrincante. Él te lo agradecerá y tu serás mejor jugador.

3.- Experimenta configuraciones.

Este punto quizás es el más opcional. Aquí me refiero a varias cosas que dejaré claras como esenciales, si queréis ampliarlas será vuestra decisión, y por supuesto no estará mal hecho. Experimenta con configuraciones de cámara, neumáticos, frenos y cambios. Raro es el juego que hoy día no te ofrezca distintas opciones de cámara, principalmente una exterior, otra interior y quizá un par más sobre el capó. Cada una te dará distintos ángulos y perspectivas de la pista, y aunque para empezar todos te recomendarán la cámara de persecución (desde atrás, viendo todo el coche) quizá te parezca mejor una cámara sobre el capó que te permita observar la acción de carretera desde una perspectiva principal.

Los neumáticos es otra historia compleja. Los hay de todos los tipos, colores y sabores, unos duros, otros blandos, de lluvia, para terrenos exclusivos, etc., e incluso estándar para no comerte más la cabeza. Busca aquellos con los que te sientas más cómodo, quizá quieras ponerle unos duros y perder agarre por velocidad punta, o seleccionar los blandos para tener mejor maniobrilidad al volante. Con los frenos pasa lo mismo, unos te permitirán frenar en seco pero con un control más complicado, otros todo lo contrario, y siempre con la configuración que mejor se adapte a lo que quieras.

El cambio de marchas es otra cosa, y además muy relacionada con el primer punto del que hablábamos al comienzo de este artículo. Cuando aprendes a conducir también aprendes a interpretar los sonidos de tu motor, y con ellos la necesidad de tu coche a la hora de cambiar de marcha. Hacia arriba y hacia abajo, evidentemente, además de ofrecer más control del coche en, por ejemplo, la subida de cuesta tras una curva. Una marcha muy corta hará que vayas más lento, y una muy larga que no tengas potencia suficiente, y por lo tanto, vayas más lento aún. En este caso no recomiendo para nada la configuración de cambio de marchas que trae por defecto el juego, ya que suele ser muy intermedia y a la larga, se nota la diferencia.

 

4.- Es tu juego y te lo f… cuando quieras.

Mirad, esto es muy sencillo. Para jugar a juegos de conducción no eres mejor uses mando o volante. Si usas volante pero quieres ir con el cambio automático, hazlo, si así estás más cómodo, mejor. No juegues por postureo si en verdad prefieres los arcade a los simuladores. No eres mejor que nadie por configurar tu coche a medida en todo lo posible. No pienses que los hay mejores que tú. En los juegos de conducción solo hay dos reglas, pasárselo bien y dejar que el resto se lo pase bien. Sé un buen conductor y todo será más divertido. Hay juegos para chocarse, ahí están GTA y Burnout. Hay simuladores accesibles, como Gran Turismo y Project Cars. Mario Kart para algo más casual. Asseto Corsa para los proyectos de Schumacher. Need For Speed para los amantes de la personalización. Los juegos de carreras, ante todo, tienen cientos de opciones válidas para todo el mundo.

5.- No vaciles.

Mirad, si de verdad hay un pecado mortal en los juegos de carreras, es creerse mejor que el resto. No me voy a matar en explicarlo, pero la próxima vez que vayas de primero y pierdas la carrera por querer derrapar justo al final, o pongas la cámara hacia atrás para contemplar tu inminente victoria sobre otros, o adelantes a base de echar al resto de la carretera, espero que estas palabras resuenen en tu mente mientras deseas partir el control con las manos. «No vaciles.»

Deja una respuesta