Asemblance: un secreto oculto en el pasado

Asemblance es un proyecto ambicioso que se desmorona por la falta de contenido.

¡también somos tienda de videojuegos y accesorios retro! mira 👇👇

¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
11,08$

La inspiración no es el problema. Aprender de las ideas de otros es fundamental para aprender a desarrollar una idea propia. El problema está cuando solo tomas una parte de los elementos básicos de la obra que estás usando como referencia o no entiendes completamente qué hacía a esa historia única. Ese, por desgracia, es el caso de Asemblance.

Asemblance (web) es una aventura en primera persona en la que nuestro protagonista se despierta en una sala central en la que hay una máquina capaz de crear simulaciones a partir de los recuerdos de una persona volcados en el ordenador. Nada más empezar el juego, la voz de una inteligencia artificial nos apremia a solucionar la situación de emergencia en que ha entrado la instalación. A partir de entonces tendremos el ordenador a nuestra disposición para cargar los distintos recuerdos. En este momento, nuestras opciones se limitan a entrar en la simulación o aventurarnos por un pasillo demasiado oscuro como para poder encontrar nuestro camino a través de él.

Asemblance

A partir de entonces, tendremos que visitar los recuerdos para averiguar por qué estamos ahí y qué pasó en nuestro pasado. El título, Asemblance, es un juego de palabras que mezcla «assemblance», es decir, «el hecho de juntar las piezas de algo» y «a semblance», «un resto, un trazo que recuerda a algo». En los diferentes escenarios, nuestra interacción se limita a abrir un par de cajones y a aumentar el nivel de zoom de la cámara para representar la acción de fijarnos en algo. Cuando se trata del objeto clave en ese momento, el escenario cambiará lo suficiente como para poner a nuestra disposición la siguiente pieza del puzzle.

En cuanto a la estructura, es buena idea. Personalmente, me gustan los juegos de este estilo —que usan los objetos del entorno para que el jugador investigue y sea quien reconstruya la historia—, pero la escala del juego entra en conflicto con esta técnica. Es demasiado pequeño y la cantidad de objetos que nos den información es insuficiente. El arco argumental de la historia tampoco es para tirar cohetes. En la página web de Asemblance, los desarrolladores mencionan que para inspirarse en la historia han tirado de antologías como The Twilight ZoneExpediente X Black Mirror (excelentes obras las tres). Si bien es cierto que la densidad del argumento de las historias que proponen no es Guerra y Paz, al menos cuentan una historia completa. En Asemblance, tenemos la semblanza de una idea que no consigue ser satisfactoria.

Asemblance

El misterio de los finales.

En cuanto al desenlace, por supuesto sin entrar en detalles, merece la pena mencionar que tenemos varios finales. En los más accesibles se hace referencia explícita al hecho de que si nuestras decisiones hubieran sido distintas, el desenlace también cambiaría. Es una forma extremadamente generosa de verlo. Lo que realmente quiere decir es que para desbloquear el resto de finales, hay que no seguir los pasos que te llevan al que estás viendo en ese momento y averiguar la secuencia que te lleva a otra resolución. No necesariamente una alternativa a cómo termina la historia, sino otro punto de vista o un detalle adicional. En este aspecto también es decepcionante. No suele molestarme mucho que el juego tenga un final flojo si a lo largo de la aventura he podido disfrutar de una historia absorbente y bien escrita; pero, con Asemblance, deberían haber utilizado el final para cerrar el arco argumental que querían contar y en su lugar se deciden por ser vagos a la hora de dar una respuesta definitiva a las preguntas que han planteado.

Tampoco es que se queden cabos sueltos, para ello tendría que haber algo que te permitiera cuestionarte cómo funciona este mundo, por qué es así y qué ha sucedido con el resto de personajes. Aquí todo es demasiado genérico como para que se logre. Todo es «una emergencia», «un accidente» o «algo que no quieres recordar». Muy cerca del momento en que se lanzó el juego, un par de los finales mencionados en los logros y trofeos del juego todavía se habían resistido a los intentos de los jugadores por desbloquearlos. Todos los que seguimos la investigación, pensábamos que detrás de estos estarían las respuestas que buscábamos. Internet es una fuerza imparable, sin embargo, y finalmente se halló la respuesta. Decir que los pasos a seguir son obtusos es quedarse demasiado corto y, lo peor, la respuesta que se hallaba tras ellos es mediocre.

Consistente en el aspecto gráfico, no tanto en su temática.

El juego ha sido desarrollado usando Unreal Engine 4; se aprovecha muy bien de la potencia de este motor y algunas de sus características, como la luz o el detalle de las texturas. La cantidad de escenarios es limitada, algo que probablemente el equipo necesitaba para poder acometer el proyecto y terminarlo decentemente. La cantidad de los detalles no se riñe con su calidad, sobre todo en cuanto a que la gran mayoría tienen algún tipo de relevancia argumental.

Temáticamente ya es otro cantar. Hay un momento relativamente pronto en la experiencia —tampoco es decir mucho, porque el juego puede terminarse en poco más de una hora sin correr demasiado— en que parece que van a introducir elementos de terror, solo para desechar la idea casi de inmediato, con el único objetivo de hacerme daño a mí personalmente. Cuando pierden esta oportunidad, todo queda incluso más cojo: ya sabes que no te van a intentar asustar; por más que busques, no encuentras más información sobre la historia; no te interesan los personajes de la historia y llevas cuarenta minutos dando vueltas por los mismos escenarios.

Asemblance

Me cuesta decidir si Asemblance ha sido demasiado ambicioso o demasiado poco. Por un lado, tiene de todo: un intento de terror, un intento de ciencia ficción, un intento de historia sobre la amnesia (no es realmente así), audios desperdigados por el mundo, documentos que leer… es raro que, saliendo en 2016, no hayan encontrado una forma de meter un gancho, que es la moda este año después de que 2012 fuese el año del arco. Por otro lado, es demasiado corto, la idea no es más que un esbozo para ponerse de verdad a escribir algo completo, el número de escenarios es insuficiente, los finales son obtusos tanto en la forma de desbloquearlos como en contenido…

No creo que sea recomendable ni por los 10 € que cuesta la versión de Steam. En su página mencionan que este es el primer episodio de una serie de historias; esperemos que copien de la serie de obras que mencionan como inspiración la estructura de las antologías y el siguiente capítulo no tenga nada que ver, porque sino Asemblance quedará como el primero de una mala serie de recuerdos.

Deja una respuesta