Banned Memories: Yamanashi, vuelve el terror de psx

La Playstation 1 nos dejó un buen catálogo de juegos lleno de toda clase de géneros, entre ellos los Survival Horror, considerado por muchos fans como las grandes joyas del terror, que ahora pueden rondar precios desorbitados comparados con su precio original.

La nostalgia hacia este género de psx es lo que ha movido a un desarrollador indie a crear su propio videojuego de terror con los gráficos de la consola de Sony, malos gráficos para lo que hoy conocemos, pero que en su día nos ayudaban a llevar más allá la imaginación al no poder distinguir o visualizar en condiciones una parte oscura del juego.

banned me

Eso es lo que vemos en Banned Memories: Yamanashi, un survival horror en tercera persona al estilo de psx que claramente evoca al primer juego de la saga Silent Hill. Esta aventura nos sitúa en la academia japonesa Yamanashi, conocida por los crímenes que se cometieron dentro de ella en un lapso de tres años y que oficialmente fue cerrada en 1993. Pero aún hay gente que cree que los espíritus de los 4 profesores que cometieron esos crímenes rondan los pasillos del edificio. Ahí es donde se encuentra Hideo, un hombre envuelto en esta extraña trama y que necesita encontrar 4 llaves, cada una con su descripción e historia para poder salir de allí.

baneed

Aunque el juego continúa en desarrollo, ya podemos probar su demo, en ella manejamos a Hideo explorando parte del edificio encontrándonos con muchas puertas bloqueadas, puzzles por resolver y así poder encontrar llaves que las desbloqueen, agujeros negros en el suelo a los que tendremos que saltar y por supuesto, los enemigos, una especie de monstruos maniquís que nos ponen los pelos de punta. Claro que, dispondremos de armas y algunos objetos, que nos ayudarán en nuestro camino.

Podéis descargar la demo para pc en la web que os dejo debajo del gameplay y escuchar su banda sonora.

Os dejo con su gameplay hecho por el propio creador.

Web Banned Memories: Yamanashi

Twitter @NoahPauwMusic

Deja una respuesta