Children of Termina – Un viaje por la oscuridad de Majora’s Mask

Rozen y Materia Collective regresan con una nueva entrega en la serie Hyrule (Sins of Hyrule y Ballads of Hyrule) del arreglista que nos ha traído diversos trabajos excelsos para el deleite de nuestros oídos y memorias. Sin embargo, esta ocasión fue distinta para mi, mientras que con los álbumes previos disfruté no solo por los excelentes arreglos sino también por los recuerdos que estos evocaban de juegos previamente terminados y aventuras épicas acompañando a Link, en Children of Termina no tenía con qué relacionarlos, porque no he jugado Majora’s Mask.

Sí, sé que es una vergüenza que no haya jugado (aún) el llamado «Zelda más oscuro», pero tengo alguna noción de qué trata y un poco de su música. Así que cuando me dispuse a escuchar Children of Termina traté de arrastrar esos vagos recuerdos de mi memoria para relacionarlos con lo que escucharía, debo decir que no sirvió tanto como esperaba, pero realmente no fue tan necesario.

El trabajo de Rozen es, como teníamos la certeza que sería, simplemente excelente. Alguna vez leí (no sé qué tan cierto sea o qué tan de acuerdo estén los profesionales con ello) que un álbum debe empezar fuerte con su primera canción, que es la que captura al que escucha, de ahí puede aflojar el ritmo y cada dos o tres canciones entregar algo de impacto. Creo que este es el razonamiento en el orden de los discos de pop. Pero este álbum es una exploración de un juego cuyo mundo está condenado a la muerte, en el que tomamos el papel del único que puede detener dicho destino, y puede que la primera canción, con la impresionante voz de Celica Soldream, tenga este impacto y capture al que escucha, pero cuando se «afloja» el ritmo es porque se nos está contando una historia.

El nombre de las canciones nos dan la pista de cómo va la historia, pero la música es la que nos guía por ella. Algunas canciones son más opresivas; algunas inmediatamente las podemos relacionar a un festejo tras derrotar a un jefe o lograr algo; algunas dan un sentimiento de incertidumbre, de estar entrando en una zona desconocida y seguramente peligrosa aunque también se suele colar un pequeño sentimiento de esperanza; y otras ocasiones incluso las canciones alegres pueden tener en algún momento un cambio a algo más oscuro. Conforme nos acercamos al final la música se vuelve melancólica como si Link estuviera a punto de fracasar y solo queda aceptar ese destino fatídico, tan solo para cambiar de nuevo esperanza y logro.

En este sentido Children of Termina es un álbum como pocos, puedes escuchar cualquier canción y será hermosa y épica a su manera, pero escucharlas por separado les quita cierto peso, y si pones el álbum en aleatorio la historia pierde lógica. Por ejemplo, «Clock Town», «Final Hours», «March of the Giants» y «I Will Consume Everything» por separado son canciones muy distintas entre ellas, espectaculares y cada una comunicando algo distinto, escúchalas en conjunto y esos casi 20 minutos se vuelven una experiencia completamente distinta. Todo el álbum es así, pero en algunos grupos de canciones es donde esta narrativa de Rozen se vuelve evidente.

Hagan un favor a sus oídos, escuchen Children of Termina, no tienen que ser fanáticos de The Legend of Zelda, ni haber jugado el título en el cual se inspira (aunque claro que ayuda haberlo hecho) para apreciar el increíble trabajo de Rozen. Pueden adquirir el álbum por medio de su página oficial, está en digital o físico en varias formatos.

Mención especial a «Song of Healing», «Inside the Moon», «The World That Ends in Three Days» y las hermosas voces de Julie Even, Reven y Celica Soldream respectivamente, además de «Stone Tower», mis canciones favoritas individuales.

Deja una respuesta