Cuarto y Mitad de Nostalgia – Super Metroid

INTRODUCCIÓN A SUPER METROID:

¡también somos tienda de videojuegos y accesorios retro! mira 👇👇

¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
11,89$

Samus Aran es mundialmente conocida por sus épicas batallas contra los Piratas Espaciales, unos peligrosos contrabandistas estelares que quieren dominar el universo. Tras derrotarlos en Zebes en Metroid para NES, Samus destruyó a todos los metroides de su planeta de origen, para que estos no pudieran ser controlados por dichos piratas, en los acontecimientos acaecidos en Metroid II: Return of Samus. Aunque ella no acabó con todos… sino que dejó al último, recién nacido, en un acto de bondad bastante atípico en su férrea voluntad.

Ahora, debe volver a Zebes para destruir de nuevo al resurgido Cerebro Madre y sus violentos secuaces para preservar la paz en la galaxia, ya que estos quieren aprovecharse de ese pequeño metroide, ¿podrá nuestra valiente cazarrecompensas volver a salvar el universo de una desgracia inminente? La respuesta se encuentra en un cartucho para la Super Nintendo, al que la compañía nipona denominó como Super Metroid.

HISTORIA:

 

Cronológicamente, Super Metroid se encuentra inmediatamente después de la extinción de los metroides de su planeta de origen: SR388, en Metroid II. Samus Aran llevó a la última larva metroide a la Colonia Espacial Ceres. Dicha larva rompió el cascarón de su huevo cuando la cazarrecompensas estaba presente tras destruir a la Reina Metroid, y el pequeño creyó que era su madre, al ser el primer ser que vio. Al llegar a la colonia, los científicos realizaron investigaciones sobre la larva y llegaron a la conclusión de que los poderes de estos parásitos podrían ser aprovechados para el beneficio de la humanidad, lo cual llenó de agradecimientos a la cazadora. Confiando en que las cosas estaban al fin en orden, Samus marchó en búsqueda de una nueva cacería. Sin embargo, poco después de salir de allí, ésta recibe una llamada de auxilio de la colonia, acto seguido dando media vuelta y retornando a investigar. Cuando la valiente cazadora explora la estación para saber qué está ocurriendo, es atacada por su viejo archienemigo, Ridley. Samus lucha contra él con todas sus fuerzas, pero pronto el dragón escapa, llevándose a la larva entre sus garras. Al mismo tiempo, se ejecuta la cuenta atrás para la autodestrucción de la colonia espacial y Samus tiene unos pocos segundos para volver a su nave.

Volveremos a lugares conocidos, como Old Tourian, donde fue destruída ya una vez Mother Brain.

La cazarrecompensas persigue a su enemigo al planeta Zebes, una base de los Piratas. La base fue en su mayor parte destruida en el primer Metroid, como recordaremos, pero ahora se ha reconstruido. Cuando la exploradora llega a Zebes, pronto llega a Old Tourian, con el vidrio viejo del cerebro madre, destruido por la propia Samus algún tiempo atrás. Investigando más en profundidad, Samus llega a una sala con una estatua gigantesca, en la cual están grabados cuatro enormes monstruos, los cuales deduce que son guardianes que esconden algo, por lo que decide ir en su busca por todo el planeta y, posteriormente, aniquilarlos a todos cueste lo que cueste. Después de derrotar a los cuatro, la joven heroína llega a un nuevo Tourian, encontrando metroides recién criados. Después de pasar por varios pasillos llenos de enemigos, se encuentra con un Metroid muy diferente a los demás, el cual es inmune a sus ataques y que posee un inmenso tamaño. Antes de que pueda escapar, el metroide absorbe la mayor parte de la energía vital de la chica. Sin embargo, parece recordarla en el último momento, perdonándole la vida, por lo que Samus establece la conjetura de que es muy probable que este enorme ejemplar sea la larva tomada de SR388. El enorme metroide es, acertadamente, llamado «Super Metroid». Además, éste sigue a Samus durante un breve tiempo, como en el principio del juego.

Ridley, el asesino de los padres de Samus, volverá a cruzarse en nuestro camino, y tendremos que dar rienda suelta a nuestros misiles para destrozarle.

Después de ser perdonada por el egendro, Samus sigue avanzando, y previa recarga de energía, llega a una sala completamente mecanizada, donde se enfrenta al revivido Mother Brain. Después de que Samus haga añicos el vidrio, destruye al cerebro, pero esta vez no morirá de buenas a primeras, sino que se transformará en un gigante bípedo, y la batalla comenzará de nuevo. Durante la batalla, Samus mantendrá a raya durante a un tiempo a Madre con sus misiles y supermisiles, pero llega un momento en que la munición se acaba agotando, utilizando el monstruo una enorme ráfaga de energía a través de sus ojos, que casi mata a la cazarrecompensas. Samus se encuentra incapaz de moverse mientras Madre le ataca hasta su muerte, pero antes del golpe final, llega el «Super Metroid» y de repente ataca al cerebro, drenando su energía hasta que parece muerta. El metroide entonces fija a «su madre» y le restaura la energía drenada al cerebro. Sin embargo, Mother Brain se recupera y comienza a disparar al parásito, debilitándolo hasta que abandona la recarga de Samus. En un ataque desesperado del metroide, recibe el impacto directo de un último disparo, acabando así con su vida, dejando que sus restos caigan sobre Samus. Con los restos del malparado parásito encima de ella, la cazarrecompensas ahora posee el Hiperrayo, una potente y poderosa arma que ha sustituido a sus otros rayos y municiones. Con él, destruye a Madre en un visto y no visto, convirtiéndose en polvo. Esto activa una secuencia de autodestrucción, debido a que controlaba toda la fortaleza, dando a Samus tres minutos para escapar hacia su nave. A lo largo del camino, Samus rescata a varios Etecoons y a la madre Dachora, entrando a la nave y escapando del planeta, viéndolo explotar poco después.

NOVEDADES RESPECTO A LAS ENTREGAS ANTERIORES:

En las estatuas Chozo seguiremos encontrando mejoras, un clásico de la serie que no podía fallar en Super Metroid.

En Super Metroid se introdujeron muchas novedades respecto a sus precuelas, la más notable de todas ellas fue la inclusión de numerosas armas nuevas que dotaban a nuestra heroína de poderes jamás vistos en la franquicia, las más destacables fueron, sobre todo, el Rayo Recarga, con el cual Samus puede cargar energía en su cañón para disparar un poderoso disparo hacia los enemigos, aparte de otras armas como los supermisiles (una versión que aumentaba la potencia de los misiles estándar por partida triple), el Rayo Enganche, cuya función se basaba en agarrarse a ciertos bloques para balancearnos y llegar más lejos o las Bombas de Energía, que provocaban una explosión gigantesca que arrasaba con todo lo que encontrase en su camino.

También, fuera del apartado de las armas, la cazarrecompensas podía obtener nuevas habilidades para facilitar su exploración por el planeta zebesiano, entre ellas, el visor de rayos X, con el cual podíamos observar a través de las paredes para encontrar pasadizos y objetos ocultos en el mapa, la Aceleración, con la cual Samus podía recorrer distancias a velocidades supersónicas y partir ciertos muros y enemigos, entre otros, aparte de poderse agachar para recargar energía de la propia velocidad y así saltar grandes alturas hacia la dirección que orientáramos la cruceta de nuestro pad y poder escapar de situaciones escabrosas, con el ligero inconveniente de perder bastante vida en cada uso de este movimiento, conocido más técnicamente como Salto o Técnica Cometa.

Nos moveremos por diversos lugares, conectados la mayoría por plataformas elevadoras.

Por comentar otra novedad del juego, Samus podía acceder a una mejora extra de su armadura, la cual la permitía moverse como pez en el agua, nunca mejor dicho, aparte de resistir y poder avanzar a través de zonas que hasta entonces eran prohibitivas por las limitaciones de anteriores trajes, como pudieran ser las zonas de lava, a esta mejora se la llamó Traje Gravitatorio o Armadura Gravitatoria, la cual tomaba una tonalidad entre malva y rosa.

Como curiosidad, en Super Metroid también podían realizarse diversas técnicas no relacionadas directamente con habilidades para recoger, como por ejemplo, el salto de pared, con el cual, teniendo una buena skill del personaje, era posible escalar paredes verticales o paredes enfrentadas con cierta distancia sin necesidad de acceder a la mejora del Salto Espacial, lo cual resultaba muy útil para entrar en ciertas zonas del mapa a las cuales no podríamos volver más adelante por acontecimientos que vayan ocurriendo en el juego.

Está claro que Super Metroid es uno de los mejores juegos de la saga, tanto por historia; jefes; desarrollo; novedades… Bestial en todos los sentidos, y no jugarlo es uno de los mayores pecados videojueguiles que se pueden cometer. ¿Aún no te has redimido?

Deja una respuesta