Cuarto y mitad de nostalgia – Carmageddon

Desde que salió a los cines Mad Max no puedo evitar relacionarlo con Carmageddon (clásico) cada vez que lo veo, uno de los muchos juegos que marcaron mi infancia. Y es que aunque sólo fuera un chaval de 7 años me lo pasaba genial destrozando coches ¡y más si era contra otro jugador!

Para quienes no lo conozcáis o recordéis, Carmageddon es un videojuego de coches pero violento. Si pensabais en algo así como un Mario Kart pero con sangre, no vais por buen camino y es que a los personajes de esta entrega les importa un comino llegar  el primero a meta. El objetivo era más sencillo que eso: buscar, perseguir y machacar a tus oponentes y si, además te llevabas a algún peatón por delante te sumaba algún punto. Algo que parece muy sencillo pero que es tremendamente adictivo. Además la primera versión lanzada para PC ofrecía unos gráficos que eran muy potentes para la época (aunque ahora serían gráficos bastante maluchos).

 

Investigando un poco he descubierto el motivo por el que subconscientemente he relacionado a la película con el juego (y no, no es sólo por los coches), y es que una de las películas que inspiraron al juego fue Mad Max (la versión anterior), así como como Death Race 2000. De hecho la compañía que lo produjo (Stainless Games) creó el videojuego como un intento de hacer una secuela en formato de videojuego de algunas de estas dos películas.

El juego salió a la venta en 1997 aunque su lanzamiento estaba pensado para 1994 con el nombre de 3D Destruction Derby. La razón por la que se tardó tres años más en publicar el juego fue precisamente por intentar conseguir una licencia para poder relacionarlo con algunas de las dos películas. Al final se decidió dejar de lado las licencias y cambiar el nombre por Carmageddon, nombre con el que conocemos hoy a la saga que ya cuenta con cinco entregas.

Por supuesto, este juego creó mucha polémica (y más siendo los 90) sobretodo por el hecho de poder atropellar peatones. Dudo mucho que algún adulto de mi entorno supiera que jugaba, de lo contrario ahora ni me acordaría del juego.

Todas las críticas negativas y la mala prensa que se le dió al juego no hizo más que aumentar su popularidad, llegando así a altos índices de ventas. Sin embargo en muchos países y/o estados de EE.UU tuvo que ser censurado sustituyendo peatones por muertos vivientes con sangre de color verde o por robots con aceite negro en lugar de sangre (en Alemania). También se cambió la frase que aparecía en las carátulas, siendo la original “So many pedestrians…So little time” (Tantos peatones…tan poco tiempo), fue sustituida por “Drive To Survive!” (“¡Conduce para sobrevivir!”) en Europa, “Fahr Zur hölle!” (“¡Vete al infierno!”) en Alemania o “The Racing Game For The Chemically Imbalanced” (”El juego de carreras para los químicamente desequilibrados”) en Estados Unidos.

 

 

El objetivo final era subir posiciones hasta el puesto nº 1 en un ranking de 99 competidores locos por destrozarte mientras conducían por ciudades, minas, pueblos abandonados o naves industriales. En total había tres modos de juego:

1-Carrera normal pasando por todos los checkpoints mientras destrozabas a tus compañeros, la posición en la carrera no se tenía en cuenta para no distraerte de romper coches.

2-Vagar por el escenario buscando otros coches para destrozar (especialmente divertido en multijugador).

3-Matar a todos los peatones del escenario.

 

Podías incrementar el tiempo de juego pasando por los checkspoint, powersups, atropellando peatones o destruyendo otros coches. Estas dos últimas opciones te permitían también acumular puntos para reparar tu coche en el acto o reforzar tu defensa y ataque.

En total disponías de 30 personajes a elegir, cada uno con su propio coche y estadísticas (unos más rápidos pero débiles y otros más lentos y fuertes). Además, en algunos niveles se te presentaba la ocasión de robar un coche enemigo.

La banda sonora original fue creada por Fear Factory, siendo su canción Zero Signal la canción de apertura. Además, en el juego encontrábamos otras dos canciones del mismo grupo (Demaufacture y Body Hammer).

 

https://www.youtube.com/watch?v=Z3uvNxaRBVM

 

Después del éxito en Pc, pudimos disfrutar de Carmageddon en otras plataformas tales como Game Boy, Nintendo 64 o PlayStation. En 1997 la comunidad de jugadores acabaría por crear su propio pack no oficial (Charming Demon) con más mapas, más personajes y algún peatón sin ropa o en topless.

Tan sólo un año después saldrían dos expansiones oficiales con una mejor calidad gráfica y aún más coches, peatones y niveles. La primera expansión se llamaba Splat Pack (para los que ya tenían Carmageddon), la segunda se llamó Max Pack e incluía el juego original con la expansión Splat Pack.

MaxPackLimited

 

En definitiva, Carmageddon (original)  fue un juego que atrajo al público por su polémica más que por otra cosa. Sin embargo nos ofrece horas y horas de juego. Un título muy atrevido para la época y en el que se jugaron mucho a la hora de crearlo a sabiendas de que la gente antes era más sensible que ahora.

Por cierto, si os ha gustado el planteamiento del juego pero pasáis de gráficos de otra época no os preocupéis, hay versiones más recientes. El último Carmageddon salió hará sólo un par de años con el título de Carmageddon Reincarnation y está incluso en Steam.

Deja una respuesta