Cuarto y mitad de nostalgia: Chrono Trigger, un clásico atemporal.

Chrono Trigger es uno de esos clásicos que cualquier amante de los RPG debería pasarse al menos una vez en su vida. Desarrollado por Square, antes de fusionarse con Enix, salió para Super Nintendo en el año 1995. La historia nos ponía en la piel de unos jóvenes aventureros que han sido transportados de manera accidental a través del tiempo. Es entonces cuando descubren que en el futuro la tierra sería destruida. Jurando evitar el desastre, el grupo se embarca en una aventura en la que viajarán a distintas épocas para lograr su cometido.

Aún a día de hoy es considerado como uno de los mejores juegos de la historia. Y no es para menos ya que el desarrollo fue llevado a cabo por un grupo llamado Dream Team. Este grupo de ensueño contaba entre sus filas con gente como Hironobu Sakaguchi, Kazuhiko Aoki y el compositor Nobuo Uematsu, conocidos por sus trabajos en la saga Final Fantasy, además de Yuuji Horii y el artista Akira Toriyama (Dragon Quest y Dragon Ball).

El juego además incluyó elementos revolucionarios para la época tales como los distintos finales, las misiones secundarias que estaban relacionadas con la trama principal, su sistema de batalla o unos gráficos en dos dimensiones de grandísimo nivel de detalle.

Por si fuera poco, Chrono Trigger no se quedaba atrás en el terreno musical, proporcionándonos una de las bandas sonoras más entrañables y bonitas de la historia de los videojuegos. Prueba de ello es el tema principal, el cual os ofrecemos a continuación en una versión orquestada que os va a encantar.

https://www.youtube.com/watch?v=GxrKe9z4CCo

Por suerte para nosotros, esta maravilla no salió sólo para Super Nintendo, teniendo adaptaciones tanto para la PlayStation como para Nintendo DS. Lamentablemente, nunca ha tenido una traducción oficial al español, así que si no dominas el inglés y quieres disfrutar al máximo del juego, toca tirar de traducciones no oficiales y emuladores. Pero merece la pena, es un juego que, como decía al principio, hay que pasarse al menos una vez en la vida.

Deja una respuesta