Cuarto y mitad de nostalgia: Klonoa Door To Phantomile

Sin duda PSX ha sido una de esas consolas que nos han dejado un gran número de joyas para el recuerdo, y también, todo hay que decirlo, para el suspiro, pues cada vez cuesta más ver ciertos títulos que nos maravillaron en el pasado. Si curioseáis un poco por los artículos de esta sección, comprobaréis como muchos de los títulos a los que nos referimos tienen como plataforma a la primera sobremesa de Sony. Hoy me inauguro con el primer título de la saga Klonoa: Door To Phantomile.

Klonoa es el nombre del protagonista del juego en cuestión, un animal fantástico cuyo corazón es noble y aventurero y que se le conoce como un «viajero de los sueños», y es que, acompañado de Huepow, un espíritu en forma de bola bastante simpático, tendrán que salvar las distintas zonas de un mundo de sueños llamado Phantomille, que han sido invadidas por criaturas procedentes de monstruosas pesadillas. ¿Y quién es el culpable de todo esto?. El malvado Ghadius, un personaje caracterizado por su aspecto y actitud siniestra. Pero a parte de estos personajes principales, a lo largo de la aventura conoceremos a muchos otros secundarios que aportarán un enorme encanto a la historia y que en algunas ocasiones nos sacarán más de una sonrisa por sus caracterizadas personalidades.

Pese a que la historia del juego puede pecar de infantil, hay que decir que el título presenta algunos momentos bastantes estremecedores y siempre os invitará a seguir jugando para conocer el desenlace de tal onírica odisea.

Pero si hay algo que valoro especialmente en un videojuego, claramente es su jugabilidad, donde Klonoa sorprende de forma sobresaliente a aquellos jugadores amantes del género de las plataformas. La mecánica de juego es muy sencilla, con un sólo botón podemos desplazar a nuestro redondo amigo hacia los temibles enemigos (pese a que realmente son bastante monos) y con esto conseguimos hinchar a estas criaturas . El paso siguiente dependerá del obstáculo que queramos superar, pues podremos lanzar a nuestro enemigo en beneficio propio o saltar sobre ellos para llegar a lugares donde es imposible llegar por nuestros propios medios. Pese a la sencillez de su mecánica, las posibilidades nos parecerán (sobretodo a medida que avancemos por sus niveles) casi infinitas y muchas veces, especialmente al final, nos obligará a estrujarnos el cerebro para pasar a la siguiente puerta.

Además hay que destacar que pese a su aspecto bidimensional, tendremos que interactuar tanto de frente, como hacía nosotros mismos, pues el juego de perspectivas que ofrece el título exprimirá todas las direcciones del nuestro Pad (esto es clave para poder desbloquear muchos de la gran cantidad de secretos que esconde Klonoa: Door To Phantomile.

Respecto al apartado audiovisual, decir que se encuentra al mismo nivel del resto de elementos, pues gráficamente nos encontramos con una de las piezas más coloridas de todo el catálogo de PSX, así como una banda sonora, que pese a que no acompaña del todo bien a la jugabilidad (hay cambios un poco bruscos), nos regala temas que se nos quedarán en la cabeza como si de un sueño se tratase.

¿Cómo podéis disfrutar de este juego actualmente?. Pues por desgracia es bastante complicado. Es uno de esos juegos cuyas unidades brillan por su ausencia y que incluso es complicado de encontrar en webs especializadas en la segunda mano, aunque he podido comprobar que en la Store americana es posible obtenerlo (el inlés del juego es bastante básico). Otra de las formas es jugar a su remasterización en Wii, aunque me temo que también es casi imposible de encontrar y sus precios en Internet son bastantes desorbitados.

¿Eres uno de los afortunados que ha podido catar este clásico?. ¿Prefieres su versión original o su remasterización en Wii? 

 

 

Deja una respuesta