Culpan a Assassin’s Creed de ataque a sacerdote en México

¡también somos tienda de videojuegos y accesorios retro! mira 👇👇

¡Oferta!
11,89$
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!

Los casos en los que se culpa a la «influencia» de los videojuegos en el comportamiento de las personas después de que estas han cometido un delito son numerosos, sobre todo en Estados Unidos, y numerosos estudios han intentado probar que existe o no dicha influencia, mientras tanto las autoridades y los medios satanizan al video juego en cuestión y en ocasiones a la industria en general. Pues México ahora presenta el más reciente caso de esto: el pasado viernes fue apuñalado un sacerdote y su agresor es fanático de la saga Assassin’s Creed.

Sin embargo la cuestión no es tan simple, Juan René es un paciente diagnosticado con trastorno psicótico de disociación de personalidad o identidad, de acuerdo a lo dicho por familiares, vecinos y amigos, en caso de no tomar sus medicamentos es una persona violenta. Pero en lugar de hacer énfasis en sus problemas psicológicos, algunos medios al investigar un poco en sus redes sociales descubrieron el gusto del agresor por Assassin’s Creed, a esto añádanle que supuestamente tiene un tatuaje de Abstergo Industries (compañía multinacional que sirve como cobertura de los Templarios, enemigos de los Asesinos en el juego) en el pecho y la relación entre el juego y la agresión es «clara».

En México recién se está atravesando por un proceso en el que las autoridades quieren crear un código de clasificación al estilo de la ESRB o PEGI, lo cual ha generado disgusto por parte de los jugadores mexicanos, y quien presentó esta propuesta llegó a mencionar la existencia de estudios que comprobaban la relación directa entre juegos violentos y comportamientos violentos, este caso es leña para ese fuego. Originalmente las autoridades pensaron que René, quien tras ser detenido dijo llamarse John Rockschild, era francés o estadounidense para después aclararse que era del estado mexicano de San Luis Potosí, se había trasladado a Guadalajara para trabajar y sin que nadie lo supiera había llegado a la Ciudad de México, donde cometió la agresión, su madre mencionó que es probable que estando en Guadalajara se hubiera quedado sin medicamento. Después de la agresión, René se mantuvo tranquilo y solicitó hablar con el Papa, la Reina de España, el embajador de Francia y el Presidente de México para dar a conocer sus motivos.

Aunque un juez ha dicho que René no puede ser procesado de forma normal debido a su enfermedad mental y que claramente no podía distinguir la fantasía de la realidad, representantes de la Iglesia quieren que se le juzgue como se haría con cualquier persona debido a que según ellos no les «parece una persona totalmente desquiciada, que no supo lo que hizo». Mientras tanto las autoridades y diversos medios han sido rápidos en señalar a Assassin’s Creed como la influencia de René para cometer el ataque, dejando de lado su enfermedad, incluso señalando en qué juego y en qué capítulo hay una misión específica de asesinar a un sacerdote.

Deja una respuesta