Cultist Simulator – Lovecraft en cartas

Cultist Simulator es… es una movida. Del creador de Sunless Sea y de Fallen London, dos juegazos como pocos, llega otra aventura más del estilo. Estamos hablando, por supuesto, del estilo de Lovecraft. Terror de ambientación victoriana en el que nuestro mundo se mezcla con otro, oscuro y desconocido, que aterra a cualquiera. Geometría de múltiples ángulos contrarios, criaturas con formas ilógicas y terrores que van más allá de la imaginación. Un mundo de imposibilidades que vuelve loco a aquél que mira.

Y Cultist Simulator nos lo enseña de una manera nunca antes vista.

Antes de empezar, aviso que Cultist Simulator no es difícil. Es jodidísimo. Ha habido momentos en los que me he visto obligado a dejarlo porque puede llegar a ser verdaderamente frustrante. Sunless Sea y Fallen London son iguales, y es que el mínimo error puede desencadenar los eventos de tu muerte. El terror eldritch se basa en la aleatoriedad y la injusticia de los protagonistas, así que es normal.

En Cultist Simulator, tomaremos el papel de un hombre o mujer que se hartan de sus vidas normales y monótonas. Ante la mínima oportunidad, se deciden a adentrarse en las profundidades del ocultismo y formar un culto alrededor de una idea, para ir progresando. Iremos acumulando seguidores, conocimientos y objetos mágicos, al mismo tiempo que mantenemos a raya a aquellos que desean pararnos los pies. Y todo esto desde un tablero con un montón de cartas.

Podremos encontrar objetos mágicos, aprender poderes ocultos, entrar en el mundo de los sueños para averiguar conocimientos prohibidos… La parte fantástica del juego es vasta como el propio mundo de Lovecraft, pero también es necesario mantener un control sobre el mundo mortal. Hay que trabajar para tener un sueldo que nos mantenga y que nos sirva para financiar nuestras expediciones a lo desconocido.

La acción se desarrolla enteramente en esta mesa, en la que organizaremos nuestro montón de cartas (que alcanzará tamaños increíbles y estructuras complejas). Estas cartas tienen cada una descripciones, ilustraciones y efectos distintos. A parte tendremos unos núcleos que cada pocos minutos requerirán de nuestra atención (enfermedad, trabajo, inquietud…) y núcleos que servirán para investigar o para aprender, haciendo uso de las cartas.

A veces bastará con poner una carta, mientras que otras habrá que poner multitud de cartas distintas, con un resultado que varía según la combinación usada y las condiciones actuales de la partida. Aun así, siempre hay un porcentaje de probabilidad de que algo falle. En general no es demasiado horrible, pero como te toque una mala racha, te vas a cagar. Mi mejor partida terminó porque tuve una retahíla de enfermedades y detectives fisgones. Mezcla eso con que estaba investigando y perdí mi trabajo por no tener suficientes cartas y que uno de mis seguidores fue pillado por la policía y adiós muy buenas.En el apartado visual y sonoro no defrauda, aunque no haya gráficos como tal. Las ilustraciones de las cartas son muy bonitas, y se complementa con el propio sistema de control para conseguir un aspecto minimalista muy limpio y atractivo. Además, el juego tiene diversos efectos, dibujos oscuros que se dibujan como sobras en la mesa, según tus decisiones. Esto le da un toque especial y demuestra que no es una combinación de simples imágenes estáticas para ahorrar en el aspecto.

Así mismo, la banda sonora es fantástica. Todas las pistas de audio están orientadas a mantener tu tensión al límite. Cuerdas que rugen con fricción constante y agudos sonidos etéreos de sintetizador que te ponen los pelos de punta. Lo mezclas con los efectos de sonido tan buenos que tiene y el apartado sonoro es tan bueno como el visual y se complementa de genial manera.

Como podemos ver, Cultist Simulator tiene todas las partes necesarias para ser un pepino. Bueno, sí y no. Como ya he dicho, es tremendamente frustrante. No es malo en sí mismo, pero a lo mejor no os hace mucha gracia gastaros 20€ en un juego y encontraros con un bache que manda a la mierda vuestra partida de horas de duración. No es nada agradable. Y repito, esto no es malo como tal, pero entiendo que haya gente a la que no le guste este tipo de juegos tan implacables.

Por otra parte, es un juegazo. Muy lento y complejo, eso sí. Es uno de esos juegos en los que tienes que tirarte las horas muertas dándole al coco. Pero, en parte, eso ayuda a la experiencia. Realmente te sientes como el villano de una historia, preparando estrategias y usando tu astucia y tu inteligencia para divisar un plan maestro. Aquí lo que importa es la previsión y el pensamiento rápido y calculador. Las trabas le meten un componente de realismo que puede darte situaciones de adrenalina como si se tratara de un shooter frenético.

Tiene multitud de finales distintos y ninguna partida será jamás igual, así que tenéis para rato. ¿Lo recomiendo? , pero quizás a un precio un poco reducido. Aunque sea muy entretenido, 20€ pueden llegar a doler. Si os parece que es mucho, 12-15€ es más que aceptable, así que esperad a rebajas.

Lo podéis comprar en Steam aquí: Cultist Simulator.

Deja una respuesta