Desequilibrio perfecto – El motor de la variedad en los videojuegos

¡también somos tienda de videojuegos y accesorios retro! mira 👇👇

¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
11,89$
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!

Mientras que un término como «desequilibrio perfecto» puede sonar nuevo y desconocido, prácticamente todos los juegos que tenemos hoy en día giran alrededor de este. Para explicar el desequilibrio perfecto de forma clara es mejor explicar primero su antónimo, el equilibrio perfecto. Seguro que, al menos una vez, has jugado al ajedrez.

El ajedrez es el mejor ejemplo de juego perfectamente equilibrado que existe. Ambos jugadores cuentan con las mismas posibilidades. Cuando juegas al ajedrez contra un amigo, vuestras estrategias evolucionan a lo largo de la partida, tratando de sobreponerse al rival. Sin embargo, cuando alguien intenta adentrarse más en el ajedrez, tiene una enorme variedad de estrategias ya estudiadas y fijadas que debe aprenderse antes de poder siquiera presentarse en un torneo para competir. El hecho de que estas estrategias ya existan y siempre sean una buena elección para ambos jugadores, se debe al equilibrio perfecto.

Desequilibrio perfecto

El desequilibrio perfecto consiste en totalmente lo contrario. El jugador siempre cuenta con una forma de jugar que puede ser o que directamente es distinta de la que su contrincante tiene, y que es más o menos efectiva contra él. Consiste en crear variedad entre mecánicas, y que cada tipo de jugador encuentre su lugar en el juego.

Pero, si la gente disfruta de su lugar en el juego, ¿no haría eso que se quedara estancado en su estilo de juego? En realidad, difícilmente ocurrirá esto, ya que esto es lo bueno del desequilibrio perfecto: no hay una estrategia absoluta. Todas las formas de jugar tendrán otra que sea especialmente fuerte contra esta.

Probablemente llegados a este punto te has dado cuenta; sí, esto impulsa la existencia de un metajuego. En un ejemplo tan conocido y claro como es League of legends, puedes ver que ningún personaje es igual. Que siempre hay uno que es más fuerte contra otro personaje en concreto. Y eso es genial, eso hace que la comunidad se mueva. Este tipo de desequilibrio perfecto es uno de los que mejor funcionan. Consiste en un desequilibrio cíclico, en el que un personaje «A» se vuelve extremadamente fuerte. Todo el mundo juega «A» hasta que descubren que «B» es especialmente contra «A». Entonces «B» se vuelve el fuerte y aparece un «C» que lo derrota, y así infinitamente.

Desequilibrio perfecto

Por supuesto, el desequilibrio perfecto no es sólo algo que da vida a las estrategias en un juego. También provoca que los desarrolladores pueda enriquecer la experiencia adaptándose a los jugadores. Piensa en el último juego de peleas al que hayas jugado. Seguro que te has dado cuenta de que un personaje es mucho más fácil de manejar que otros. ¡Y encima es increíblemente fuerte! Este desequilibrio no sale de la nada. Su objetivo es que los nuevos jugadores, que todavía no están adaptados a las mecánicas del juego, puedan sentirse competentes en el mismo y disfrutar tanto como un jugador experto. Por esto, los personajes que son más difíciles al final tienen cierta superioridad sobre los más fáciles. Los desarrolladores pretenden premiar al jugador por su esfuerzo.

Este último ejemplo no sólo se aplica a los personajes. Quizá conozcas el lanzagranadas de Call of duty Modern Warfare 4. Este es muy poderoso respecto a lo fácil que es de usar. Tanto, que da a los nuevos jugadores posibilidades contra los veteranos. Sin embargo, los desarrolladores intentan que el jugador nuevo se interese con el tiempo por utilizar mecánicas más complejas, que le premiarán por su esfuerzo. Otro ejemplo son los cohetes  o las estrellas de Mario Kart, que dan una ventaja extra a los que están detrás, de modo que la partida sea interesante para jugadores de todos los niveles.

Este tema tiene mucho más de lo que hablar, pero pasa algo curioso. Si seguimos poniendo ejemplos, nos empezamos a topar con otros conceptos, y nos vamos alejando del inicial. Por ejemplo, si hablamos de cómo el desarrollador de un juego introduce algo un poco más fuerte para que la gente siga enganchada e interesada en lo nuevo. En este caso, aunque sigamos hablando de desequilibrio perfecto, nos vamos hacia otro concepto, el power creep. Pero mejor dejar eso para otro día.

Recuerda que crear un buen juego que contente a todos los jugadores es un rompecabezas. Y que muchas  de las veces que nos quejamos de que un juego está «roto», realmente es el metajuego siguiendo su ciclo.  Espero haberte hecho reflexionar y darte cuenta de cómo el desequilibrio perfecto está presente en nuestras partidas.

Si entiendes el inglés y te interesa seguir investigando sobre el tema, te recomiendo ver los videos de Extra Credits, un canal de YouTube. Podrás ver que he utilizado el ejemplo del ajedrez, al igual que hizo él. Esto es porque me parece muy acertado para definir el equilibrio perfecto. Te dejo con el vídeo sobre este tema:

Deja una respuesta