DLC de Skyrim: Dragonborn

Pasemos ahora al último de los DLC de Elder Scrolls V Skyrim, otro DLC que difiere del anterior y es más similar al primero ya que añade más contenido en él y zonas explorables para el deleite de los consumidores. Además de hablar del contenido de este DLC, al ser el postrero de estos, aprovecharé al final para dar mi opinión sobre cosas que se podrían haber hecho y por designios empresariales no se han realizado en favor de Elder Scrolls Online, del cual no soy muy fan.

Dragonborn

Dragonborn, el último de los DLC de este juego, tiene los mismos precios que Dawnguard. En este nos encontramos con que unos acólitos nos acusan de usar en falso el nombre de “Sangre de Dragón” o Dragonborn y entonces tenemos que dirigirnos a Solstheim, una pequeña isla cerca de Morrowind, lugar ya explorado en la expansión de Elder Scrolls III Morrowind: Bloodmoon. A pesar de que toda la isla ha sido rediseñada, pero se pueden encontrar varios guiños, como una espada que lanza un rayo rojo cuando se blande con fuerza. La trama se basa en que existe otro Sangre de Dragón y tiene a la isla tiranizada y su voz sobrepasa ampliamente el tuyo. Debes devolver a la isla su libertad a cualquier precio. Esta expansión añade nuevas armas, un nuevo set de armaduras, muchos conjuros nuevos y toda una nueva isla para explorar. Esta isla en total debería añadir unas veinte horas de juego adicionales.

Este es complicado, para mucha gente Dragonborn fue su DLC favorito, en mi caso, fue uno muy aburrido. La historia fue un gran paso atrás comparado con Dawnguard, y la estética de la isla no me invitaba a explorarla en absoluto, no por la ceniza y su aspecto funesto, es difícil de explicar, pero todo Solstheim me pareció aburrido visualmente. Las cosas que añaden, bueno, la estética de las armaduras son pésimas visualmente, y los enemigos son molestos, los hombres de ceniza son algo más duros que un Draug o un Bandido algo fuerte, sí, pero a la vez carecen de personalidad. Podría repetirme hasta la saciedad aquí, este DLC simplemente lo siento vacío, esa isla no es tan orgánica como Skyrim y el villano final, es lo más decepcionante que he visto en mucho tiempo. En una de las misiones principales te encontrarás con Frea, y desde luego, ella no es como Serana, en absoluto. No, no es por preferencia, es un personaje mucho más genérico y tan poco expresivo como cualquier otro seguidor. A excepción de unos anillos para tu forma de hombre lobo, no recuerdo conseguir nada especialmente útil aquí para ninguno de mis personajes. No se, esté es el gran bajón de Skyrim para mí, y si no hubiesen anunciado que ese sería su último DLC para el juego, lo hubiesen tenido que anunciar después. No creo que fuese que ya estaba harto de Skyrim y jugué a este DLC con desidia, en absoluto, un día antes había terminado la trama de Dawnguard y tenía el hype por las nubes para jugar a esto el día siguiente, pero tras una hora jugando, ya tenía ganas de volverme de Solstheim. Lo peor que noté es que este DLC desaprovecha todas las oportunidades que tiene, lo único que escucharás sobre la situación en Soltheim es a los marineros que te llevarán hasta allí y a algún personaje sin importancia del juego diciendo algo de que te estaban buscando, por los acólitos, pero ya está. Cuando me enteré de un segundo Sangre de Dragón, mi reacción fue ir a hablar con los barbas grises, a ver si me decían algo del nombre de Miraak, pero no, ninguna referencia, ni tampoco la hace sabio de los polilla en el castillo de la Guardia del Alba, ni el bibliotecario del colegio de magos, nada, mientras que los vampiros tenían más peso y presencia. Puede argumentarse que al ser un mal de otra región pasa más desapercibida, pero aunque ese sea el caso, como jugador uno espera que sus actos tengan más presencia, especialmente en un juego de mundo abierto. Personalmente no puedo decir que este añadido merece la pena, pero tampoco puedo decir rotundamente que no, en parte porque escuché maravillas de este DLC por boca de otras personas y en parte porque tal vez los añadidos que tiene que ofrecer en armas, conjuros y armaduras son lo que estáis buscando. Yo no me divertí mucho con este, y pocas cosas puedo decir que me hayan agrado, me gusta la distribución de la casa que puedes conseguir en la isla, conseguir más mascaras de sacerdotes dragón, y poco más. De modo que tengo las manos atadas, como mucho diré que esperéis a una oferta para haceros con este si decidís comprarlo por separado, o si compráis la versión completa del juego, haced esto tan pronto os sea posible, al menos tendréis Dawnguard, la historia del gremio de ladrones o exploración del continente para quitar el mal sabor de boca que os puede dejar.

Es una auténtica pena que este juego haya dejado tantas cosas sin explotar, me hubiese gustado un DLC que tratase el tema de los renegados, me gustaría poder unirme a ellos o por el contrario ayudar a terminar con esa revuelta, o como gran final, en contraste a las gélidas tierras de Skyrim, explorar el hogar de los guardias rojos, Páramo del Martillo, ese clima desértico de estilo árabe, con la premisa de rematar a Alduin. Y no, no es una locura esto último, los barbas grises te dicen si hablas con ellos después del combate final que es posible que vuelva, que Alduin es un ser eterno, y de esa forma, preparar el terreno para Elder Scrolls VI. O incluso un DLC que tuviese lugar en la Cíenaga Negra, hogar de los argonianos, algo que expandiese el conocimiento que los fans de la saga tenemos de Tamriel. Personalmente creo que quedaron muchas cosas sin explotar en Skyrim, como ya he dicho el tema de los renegados, tal vez un pequeño DLC que nos permitiese ayudar a la reconstrucción de Hibernalia, un DLC para el postgame, me encantaría ayudar a reconstruir Helgen, o incluso tener la opción de tomar alguna decisión política dentro de Skyrim al ganarte el favor de el General Tulio o de Ulfric Capa de la Tormenta, al terminar la parte de la guerra civil en la que está sumida Skyrim desde el comienzo del juego, tratar de echar a los que no son nórdicos de las fronteras o bien todo lo contrario, dando un mensaje sutil y personal sobre racismo a cada persona, o mejorar lo que hizo Hearthfire, añadir hambre y cuidar a tu mujer, que se pudiese quedar embarazada, mucho potencial quedó sin usar a causa de Elder Scrolls Online. Pero por lo que es, es un gran juego, el mundo abierto más grande que tenemos hasta la fecha, ha tocado muy bien las teclas que posee lo que lo convirtió en un gran juego, y ahora de vosotros depende el expandir o no sus límites.

Deja una respuesta