El BENEFICIO de los videojuegos. Desechando mitos absurdos

Hace ya mucho, prácticamente desde el inicio de los tiempos, que los jugadores de videojuegos vienen/venimos sufriendo el azote recurrente del tópico prejuicioso: ‘jugar a videojuegos es, o bien de niños, o bien de raritos asociales con tendencias violentas, cosa no sólo en entredicho sino demostrada que no es cierta.

Bueno, vale, quizás un poco exagerado pero es que la histórica e implacable etiqueta peyorativa asociada al videojuego lleva ya mucho daño hecho.videojuegos-violencia-09101

Pero no nos centraremos en ese aspecto porque no quiero hacerle el juego a aquello tan vigente en política que dice ‘miente que algo queda’, así que aludiremos a beneficios contrastados que aportan los videojuegos a aquellos que los usan de manera regular.

videogamesnb_d03e0ede9b84eef3ac1251d88

Citaremos algunos ejemplos de investigaciones acerca del impacto positivo que el uso de videojuegos puede tener a nivel neurocognitivo.

Para entender mejor cómo los videojuegos afectan al cerebro, un grupo de investigadores alemanes, liderados por Simone Kühn, realizaron un estudio en el que le pidieron a 23 adultos, con una edad mediana de 25 años, jugar «Super Mario 64 » por 30 minutos al día durante un período de dos meses. Un grupo de control independiente no tuvo contacto alguno con videojuegos durante el mismo periodo de estudio. Al final del estudio, mediante resonancia magnética de todos los pacientes incluídos en ambos grupos,  se encontró que el grupo de juego tuvo un aumento de la materia gris en el hipocampo derecho, la corteza prefrontal derecha y el cerebelo; áreas del cerebro responsables de la navegación espacial, la formación de la memoria, la estrategia, la planificación y la motricidad fina de las manos, de los que los autores inferían que este tipo de software podría ser potencialmente útil para el tratamiento complementario de patologías como la esquizofrenia o el estrés post-traumático.

En un estudio realizado en la Universidad de Iowa, que incluyó 681 personas sanas mayores de 50 años, en donde se reveló que jugar 10 horas de un videojuego diseñado a tal efecto, fue capaz de detener el declive natural de habilidades cognitivas en hasta siete años, en algunos casos. Es decir, sólo dos horas a la semana puede ayudar a reducir el grado de deterioro mental asociado con el proceso natural del envejecimiento. Más de cinco a ocho semanas, un grupo de personas mayores realizó crucigramas computarizados mientras que otros tres grupos jugaron un juego de ordenador llamado «Road Tour». El juego consiste en imágenes coincidentes de vehículos al recordar la localización de una señal de tráfico en particular a  medida que van apareciendo más y más distractores. La experiencia pretende reflejar la dificultad que los conductores mayores tienen cuando procesan la información desde múltiples puntos de vista en una intersección.

Más cosas. Los videojuegos ayudan a los niños disléxicos a leer mejor: Un estudio de la Universidad de Padua lanzó la idea de que los videojuegos son malos para el cerebro de los niños pequeños . En febrero, un equipo de investigadores italianos demostró que los videojuegos de ritmo rápido puede mejorar las habilidades de lectura de los niños con dislexia.

El equipo separó niños de 7 a 13 años en dos grupos, uno de los cuales jugó un juego de acción llamado «Rayman Raving Rabids» durante 80 minutos 9 días seguidos mientras que el otro jugó a un juego diferente no perteneciente al género de acción. Cuando las habilidades de lectura de los niños fueron evaluadas después, los que jugaron el juego de acción eran capaces de leer más rápido y con mayor precisión . Los autores del estudio tienen la hipótesis de que los juegos de acción ayudan a los niños a aumentar su capacidad de atención, una habilidad que se considera crucial para la lectura.

A frustrated, upset child, or child with learning difficulties.

Los videojuegos pueden ser un analgésico: En 2010, los investigadores presentaron evidencias en la reunión científica anual de la American Pain Society de que los videojuegos, y especialmente aquellos con un énfasis en la realidad virtual, han demostrado ser eficaces en la reducción de la ansiedad o el dolor causado por procedimientos médicos o enfermedades crónicas. El estudio encontró que cuando las personas reciben quimioterapia u otros tratamientos agresivos, y se sumergen en un mundo de juego virtual, sufren significativamente menos estrés y miedo.

que-el-dolor-no-te-detenga--400x300

Los videojuegos ayudan a las víctimas a recuperar movimiento: Para las víctimas de accidentes cerebrovasculares, la recuperación puede ser un proceso largo o incluso imposible. Y casi siempre Buscando un enfoque más asequible y eficaz para restablecer el habla y el movimiento después de un golpe,  Debbie Rand de la Universidad de Tel Aviv volvió a los videojuegos.

Las personas que tuvieron un accidente cerebrovascular de uno a siete años antes del estudio fueron asignados a uno de los dos grupos. El primero hizo ejercicios de rehabilitación tradicionales, mientras que los otros juagaron Xbox 360, PlayStation 3 y Nintendo Wii. Aunque ambos grupos mostraron mejoría en cosas como agarre de objetos,  sólo el grupo de pacientes que hizo rehabilitación con videojuegos siguió mostrando mejoría en fuerza en las manos después del tratamiento. Los jugadores no sólo realizan el doble de movimientos de brazos en cada sesión, sino que sus movimientos eran «dirigidos a un objetivo» y no sólo eran ejercicios repetitivos .movimiento

En 2012 , investigadores de Nueva Zelanda crearon una nueva forma de tratar la depresión: “SPARX”, un videojuego diseñado para dar tratamiento a los niños de una manera que era más divertida y activa que el asesoramiento tradicional. El acrónimo de pensamientos inteligentes, positivos, activos, realistas y de factor “x”, las estrategias que se han utilizado comúnmente para combatir la depresión.

El estudio incluyó a 168 adolescentes con una edad media de 15 años que habían solicitado previamente ayuda o luchado contra la depresión. A la mitad de ellos se le asignó al azar el «tratamiento habitual». A la otra mitad se les puso a jugar SPARX, un juego de fantasía, donde los sujetos crean avatares con el fin de aplastar «pensamientos automáticos negativos y sombríos» y restablecer el orden en el mundo virtual. Cada nivel enseñó a los jugadores hechos básicos acerca de la depresión, las estrategias para hacer frente a emociones negativas intensas y técnicas de relajación.

Incluso juegos como COD , tan denostados últimamente, aunque igualmente exitosos en ventas, pueden tener un beneficio claro en los jugadores. En un estudio de 2009, jugadores expertos de juegos de acción  como «Unreal Tournament» o «Call of Duty”, se compararon con otros sin experiencia que jugaban »Los Sims 2». EL primer grupo mostraba mayor capacidad de detectar destellos luminosos en condiciones de poca luz, hecho importante en facetas tan cotidianas como el conducir de noche. Los autores del estudio creen que el proceso de localizar y apuntar a los enemigos repercute positivamente en la destreza visual. El hecho de que los enemigos aparezcan de forma impredecible en pantalla fuerza al jugador a detectar y predecir más rápidamente datos visuales. Los investigadores creen que su estudio muestra el potencial de los videojuegos – en particular los juegos de acción – para servir de ayuda en la forma de corregir problemas de visión.black-ops

Hay algunos otros ejemplo de estudios que analizan el impacto del uso de los videojuegos en la mente, las habilidades y posibles aplicaciones en terapéutica. Así que, ya es hora de desterrar el mito absurdo y sobre todo infundado de que los videojuegos inducen conductas agresivas y dañinas. Con esta premisa, no puedo dejar de mencionar que  como todo, usados en su justa medida y adecuando la temática y género a la edad correspondiente, aspecto vital y responsabilidad de padres y familiares cuando se trata de niños y menores de edad.

 

Os dejo una exposición acerca del efecto que los videojuegos tienen en nuestro cerebro. Por Daphne Bavelier, investigadora de la Universidad de Rochester.

Fuente Huffington Post

Deja una respuesta