[Especial LGBTQ] Tracer, un ejemplo de la intolerancia

En Pato Gamer estamos que no paramos con la creación de nuevas secciones. Esta nueva sección llamada Especial, tratará de artículos hechos con el objetivo de conmemorar, así como el resto del mundo, fechas o situaciones en particular, ya lo pudieron ver con nuestra serie de artículos para el E3, y ahora seguiremos con algunos enfocados en el mes de la diversidad sexual y comenzaremos hablando de Tracer, un ejemplo de la intolerancia a la que se enfrenta la comunidad LGBTQ en este mundo de los videojuegos.

Como seguro ya se habrán dado cuenta, soy un gran fanático de Overwatch, por su jugabilidad, la gran personalidad de los personajes, su mundo, etc., todo repartido en videos animados, cómics y obviamente en el juego. Sin embargo, si solo hablamos de lo que vemos en el juego  la historia no está muy desarrollada, y es algo que muchos criticamos que hace falta en el título de Blizzard. Claro, los eventos de temporada han llenado algunos vacíos, pero en general la historia tanto del mundo de Overwatch como de los personajes está en cómics y videos animados.

Lo que sí está dentro del juego son las personalidades tan características de sus héroes y villanos, solo empezar a jugar y el saludo con el que inician los personajes te dice mucho de ellos, si escuchas sus líneas, ves sus emotes y lees las descripciones de algunas de sus skins, tendrás una buena idea de quiénes son, sus gustos, relaciones con otros, etc.

La gran mayoría de animaciones e interacciones de Tracer muestran a una chica que no se toma casi nada en serio, divertida y bromista.

Tracer es un personaje que destaca en primera por ser el personaje de portada, en segunda por su habilidad de Traslación que le permite moverse rápidamente y la convierte en un objetivo difícil, en tercera por su personalidad jovial (como con su característica frase «¡Eh chicos! ¡Llega la caballería!»), y finalmente por su diseño, con sus grandes lentes, su pelo que denota movimiento rápido, una chaqueta de piloto y sus pantalones naranjas pegados.

Sobre todo por este último detalle de su diseño, cuando el juego salió inicialmente hace ya dos años, Tracer y Widowmaker fueron protagonistas de muchas fantasías de algunos fanáticos, para muestra la siguiente imagen.

Cuando Tracer era puesta en situaciones como esta de manera fantasiosa y fan-made muchos estaban a gusto con ello, claro, había quienes se quejaban, pero más por la sexualización al personaje que si se le ponía en un escenario lésbico. Sin embargo, unos meses después del lanzamiento (y que imágenes como estas fueran comunes), Blizzard lanzaba un cómic navideño con Lena Oxton, el nombre real de Tracer, en el que se revelaba que era lesbiana y que vivía con su pareja.

Uno esperaría que, sobre todo con imágenes como la anterior, a la gente le diera enteramente lo mismo la preferencia sexual del personaje ficticio, pero no. Hubo reacciones positivas, agradeciendo a Blizzard por la representación de un personaje homosexual (mejor aún siendo la portada y mascota del juego), hubo reacciones indiferentes a quienes les daba enteramente lo mismo, y hubo muchas reacciones negativas, que iban desde tener la esperanza que fuera bisexual, quienes se enojaron porque se asumía que fuera lesbiana y no bisexual, y quienes no querían que fuera homosexual, por muchos, diversos y absurdos motivos. Incluso hubo gente que pidió Blizzard le devolviera su dinero.

«A las mujeres heterosexuales no se les permite existir en los videojuegos»… supongo que el que Widowmaker por ejemplo se sepa que estaba casada con un hombre no cuenta.

 

«Mantengan a Zarya hetero», odio a Blizzard, pedir su dinero de vuelta, etc.

Y esto es algo muy real a lo que se enfrenta la comunidad LGBT en las comunidades de videojuegos cuando se revela a un personaje con una preferencia no heterosexual: reacciones homofóbicas, comentarios de odio a quien lo ve como algo positivo, entre otras.

Decir que el desarrollador solo hace esto por ceder ante la presión de los Social Justice Warriors es eliminar por completo la posibilidad de que quien la creó simplemente lo hizo por gusto, o como un homenaje a alguien, o porque simplemente así lo quiso, así como lo hacen cuando a un personaje lo crean heterosexual o asexual.

En un próximo artículo hablaré de un par de casos que se dieron en el E3, el de Ellie de The Last of Us 2, y el de Cyberpunk 2077.

Deja una respuesta