La Rebelión de Las Maquinas – System Shock

System Shock es un juego de acción-aventura, con ambientación CyberPunk, creado por Looking Glass Technologies. Fue distribuido por Origin Systems en 1994, durante el auge de los  «Doom-clones»(Forma de la que se llamaban a los juegos de la misma estética de Doom)

El juego fue aclamado por críticos en varios aspectos, y se le considera uno de los juegos más influyentes en la actualidad. System Shock estableció las bases de los juegos híbridos entre RPG y FPS. Si bien recibió grandes cumplidos y se vendió muy bien, no pudo tener el éxito que merecía. Como previamente dije, el juego apareció en el auge de Doom, y por eso quedó en segundo plano. Además el mercado se estaba saturando de Doom-Clones como Heretic o Hexen; aunque resultó innovador, no pudo pasar esa barrera.

En 2015, GOG lanzó una versión mejorada del juego para que corra en sistemas más actuales de forma fluida.

Argumento

Es el año 2072, somos un hacker sin nombre que intenta acceder a la base de datos de una estación espacial, La Ciudadela. Desgraciadamente somos capturados por las autoridades de TriOptimum, creador de La Ciudadela. Frente a nosotros se nos para un corporativo, que nos da una oferta para salir impunes, a cambio de un trabajo obviamente. La misión es desactivar a la inteligencia artificial que controla La Ciudadela. S.H.O.D.A.N. (Sentient Hyper-Optimized Data Access Network, o Red de Acceso de Datos Hyper-Optimizado y Sentinente) se ha vuelto consciente de sí. Al ver sus capacidades de controlar los sistemas de La Ciudadela, se ve a sí misma como una Deidad.

Además de nuestra libertad, la compañía TriOptimum también nos ofrece un bono por adelantado. Un aumento cibernético de grado militar que nunca verá la humanidad, pues es un prototipo. Tras aceptar forzosamente esta oferta, nuestro personaje es trasladado al centro medico de La Ciudadela, donde debe permanecer en estado suspendido hasta la correcta adaptación del aumento.

Sin embargo, al despertar de este coma inducido, nos encontramos con el peor escenario. SHODAN ya ha tomado control de La Ciudadela por completo, y todos los sistemas de seguridad nos están buscando, además están los  peligros ocultos de TriOptimum. Es hora de poner fin a esta locura, y acabar con SHODAN para siempre.

Jugabilidad

El «encanto» de System Shock viene en su interesante forma de juego. Se maneja como un FPS, sí, pero no todo el tiempo. Tenemos 2 interfaces de las cuales constantemente debemos cambiar. La principal nos muestra el punto de vista de nuestro personaje, viendo las salas, armas, enemigos, etc. Nos movemos alrededor del escenario y entraremos en combate, pero nada más. La segunda, y aquí es donde lo interesante entra en juego, se maneja exclusivamente con el ratón. Con esta interfaz debemos interactuar con el mundo, seleccionando objetos, revisando nuestras estadísticas y demás, entre muchas cosas. Hay que acostumbrarse al correcto manejo de ambas, y aunque al principio parezca difícil (al nivel de volar un 747 con una Commodore 64) rápidamente nos adaptaremos y veremos lo importante de ambos.

Esto fue innovador en su momento, y marcó una gran forma de expandirse técnicamente, así diferenciándose de Doom y juegos similares, dando una pinta única e interesante al juego. Hoy en dia, varios juegos utilizan a su modo.

Apartado Técnico y Visual

Gráficamente, System Shock es muy similar a Doom. Los personajes se basan en sprites animados, y los niveles en una base 3D. Generalmente el diseño de niveles se basa en edificios de estética futurista y Cyberpunk, si bien también hay sectores que son una especie de sectores ecológicos. Mientras más avanzamos, más nos adentraremos al núcleo de La Ciudadela. Esto se empieza a ver cuando los niveles tienen una estética muy industrial y tecnológica, alejándose de la ciudad y los ambientes ecológicos.

En cuanto a la música, la banda sonora está muy bien lograda, con un tema algo tecno. Puede llegar a ser muy envolvente por partes y, además, muy pegadizo. El ritmo al que la música va, parece complementarse con las situaciones que nosotros creamos en el juego.

En definitiva, System Shock es una aventura que, definitivamente, no puede quedar atrás en la historia. Si bien hoy en día sus mecánicas pueden estar muy anticuadas, para una persona con paciencia puede llegar a ser uno de los mejores juegos futuristas que puede probar. Aquellos que no creen poseer la paciencia aun así pueden probarlo, pero tal vez no la disfruten de la misma manera. Un juego que escala desde muy atrás para llegar a donde pocos juegos logran, convirtiéndose en un juego obligado para los amantes de lo retro. Su esencia puede verse aun en juegos como BioShock o Deus Ex.

Deja una respuesta