Cuando ya no tienes ganas de jugar – Cómo superar un «gaming funk»

¡también somos tienda de videojuegos y accesorios retro! mira 👇👇

¡Oferta!
8,45
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
11,30
¡Oferta!

Somos muchos a los que nos encanta vivir experiencias a través de los videojuegos. La sensación que te da un juego concreto puede ser tan reconfortante que viciarse durante meses al mismo es algo común. Sin embargo, a veces no nos apetece jugar. A nada. Abres un juego y sin llevar ni 20 minutos jugando, o quizás sin pasar siquiera de la pantalla de carga, lo quitas. En realidad sigues queriendo jugar, pero por alguna razón, te sientes harto y desganado. Normalmente, cuando ocurre esto, quiere decir que estás en un «gaming funk«.

Muchas veces pensamos que simplemente no tenemos ganas. Cuando se prolonga en el tiempo, hay gente que piensa que simplemente no le interesan más los videojuegos y los deja. Pero en realidad lo que tu cerebro necesita en este estado es algo distinto. ¿Cómo puedes superarlo?

Parece ser algo relativamente común, dado que hay muchas discusiones sobre el tema en varias páginas web. Muchas personas preguntaban en internet buscando alguna solución a su dilema. Y muchas otras respondieron. Yo mismo he sufrido esta sensación de estar totalmente quemado por los videojuegos, y varios de los consejos que leí fueron muy útiles. Para superarlo, hay distintos caminos a seguir, y te comento varios de ellos:

Jugar con tus amigos

Nada hace más divertido pasar horas jugando que hacerlo con amigos. Si echas de menos pasar las tardes jugando en el sofá con alguien importante para ti es el momento perfecto para hacerlo. Por supuesto, si no puedes invitarlo físicamente, tienes mil maneras de hablar con tus amigos mientras juegas en linea.

Jugar a ese juego

Ese juego, aquel que te hizo comenzar a amar los videojuegos, quizás comprender cómo funcionan y ver la belleza detrás de ello. Si hace más de un año que no tocas tu juego favorito y crees que estás  en un gaming funk, es el momento de volver a pasártelo desde cero.

Cambiar de género

Muchas veces nos cerramos a un sólo tipo de juego o dejamos géneros sin probar porque no nos llaman. Probar ese tipo de juego que nunca has llegado a tocar es algo que te puede hacer sentir como nuevo muy fácilmente. En mi caso, nunca había probado ningún tipo de Visual Novel. Así que busqué entregas de este género con buenas reseñas en Steam y jugué un par de ellas. ¡Me encantaron! Y a pesar de no ser mi género predilecto ahora, me dieron el empujón que necesitaba para volver a estar como siempre.

Cambiar de tipos

Hay muchas personas que juegan únicamente entregas de empresas AAA. También existe el lado contrario, muchísima gente apenas toca juegos AAA y sólamente juega indies. Puede que estés echando algo en falta en el tipo de juegos que tienes normalmente ante ti. Esto también se aplica a jugar demasiados juegos antiguos frente a jugar demasiados juegos nuevos. Igual que en el caso anterior, el cambio siempre es algo que ayuda.

Jugar a los juegos abandonados

¿Cuántas veces has comprado paquetes de claves sólo por uno o dos de los juegos que incluía? ¿Cuántas veces te has comprado un juego en Steam sólo porque era barato y no realmente porque te interesaba? Probablemente ya entiendes por donde voy. Muchas veces dejamos juegos abandonados en nuestra biblioteca, o sin terminar. Seguro que entre estos juegos hay alguno que al menos te provoca curiosidad. No pierdes nada por probar 30 minutos, podrías incluso encontrar un nuevo favorito.

Descansar de los videojuegos

Esta es la última opción, la que queda cuando descartas el resto. Como habrás podido comprobar, la mayoría de razones se basan en aplicar un pequeño pero importante cambio a la forma en la que juegas. Si ninguna de las otras funciona contigo, quizás necesites tomarte un descanso de los videojuegos. Ahí tú decides hasta qué nivel. Quizás sólo quieres dejar de jugar, pero te apetece seguir viendo gameplays y directos. O quizás te apetece desconectar del mundo, irte dos semanas y enterarte de todo cuando vuelvas.

Jugando con amigos

He dejado un consejo para el final porque no sólo se aplica a esta situación, también a cada vez que te sientes quemado por algo. Bebe mucha agua, un poco más de la que necesites para calmar tu sed. Ponla a tu lado mientras juegas y bebe como de un refresco se tratase. Realmente puede parecer una tontería, pero te sorprendería ver lo mucho que ayuda a mantenerte en un buen estado emocional.

Pasándome viejos clásicos para la Nintendo 64, jugando Visual Novels y pequeños juegos en flash o html. Así es como yo superé las dos veces que he estado en un gaming funk. Espero que todos estos consejos te sean realmente útiles, ya que es una pena cada vez que alguien desiste de los videojuegos.

Deja una respuesta