La bancarrota de Imageepoch

Hace poco se hizo conocer la noticia que la compañía japonesa Imageepoch junto con su afiliada Smile Online Game caía en bancarrota con una deuda de 1.1 mil millones de yenes (9 millones de euros) y 3 millones de yenes (25 000 euros) respectivamente.

Los rumores de la caída de la compañía llevaban circulando desde febrero, cuando se hizo a conocer que la compañía llevaba desde inicios 2013 con problemas a partir de unos impagos que resultarían en una caída sin frenos por todo el año 2014 con un éxodo masivo de empleados, diferentes equipos mergiéndose, las oficinas se habían puesto a la venta y era imposible ponerse en contacto con nadie en la empresa para confirmar nada. Y por si esto no fuera suficiente, hace por lo menos cuatro meses que su CEO desapareció de la faz de la tierra, sin que nadie todavía sepa dónde está o en qué clase de problemas debe haberse metido.

Todas estas tribulaciones eran acalladas por un simple hecho, el desarrollo de Stella Glow para 3DS, cuyo lanzamiento se espera para dentro de un mes en japón y estaba confirmado su llegada a occidente, aunque ahora que tenemos confirmación del fin de la empresa, ya no podemos estar tan seguros de si la calidad del título estará a la altura, o si ni siquiera sigue vivo.

La historia de Imageepoch ha sido una de más errores que éxitos, decisiones equivocadas que malgastaron el talento de un equipo que, si se rebusca entre su catálogo, hay joyas y un potencial que personalmente me apena perder después de diez años desde que en 2005 se formara y lanzase Luminous Arc dos años después para la Nintendo DS.

La trilogía de Luminous Arc, aunque no un rotundo éxito, si fue un título comedido y apreciado por los fans de los SRPG, una muestra de lo que la compañía, con un limitado y pequeño presupuesto podía hacer en una época en la que el público perdía la fe por los JRPG, simplemente porque ponían sus miradas en las grandes compañías en lugar de las más humildes.

Luminous_arc(2)

¿Entonces qué ha salido mal? Bueno, realmente hasta 2013 la cosas parecían ir bien dentro de Imageepoch, pero son muchos los ejemplos de cómo una mala gestión puede arruinar una compañía. Para empezar, tenemos la mala cantidad de elecciones a la hora de localizar títulos en occidente, culpa de las publicadoras con las que ha trabajado más que nada, pero no deja de ser dañino.

Títulos como Sands of Destruction o Time and Eternity sí vieron versiones traducidas al inglés a pesar de ser objetivamente los dos peores juegos de la compañía. El primero lo intentaron vender como un juego creado por los mismos creadores de Xenogears, una enorme mentira que les costó caro, cayendo víctima del hype y de su propia mediocridad. Time and Eternity por otro lado, al ser desarrollado para PS3 y resultar una inversión mucho mayor, fue un terrible error en ventas y recepción en la que Imageepoch se arriesgó demasiado apostando por un sistema que unía personajes en 2D con un entorno 3D que llevó el juego a un desarrollo infernal con un resultado aún más infernal si cabe. Con lanzamiento en 2012, Time and Eternity ha sido probablemente el comienzo del terrible declive y ahora cierre de la compañía, y es que lo único que le salvaba eran los magníficos diseños de Vofan (que muchos conoceréis de series anime como Bakemonogatari), ya que en cuanto a historia, o gameplay, mejor no hablemos.

2038476-657979_20130506_007
¿He comentado que odio Time and Eternity? Porque lo odio.

Mientras tanto, juegos como 7th Dragon, Last Ranker, Sol Trigger o Fate/Extra CCC jamás salieron de japón a pesar de ser probablemente los mejores juegos de la compañía. ¿No resulta irónico cómo nos llega lo peor de lo peor y sin embargo lo mejor se queda atrás? Esta es una de las duras realidades que pequeños estudios en japón sufren constantemente, y es que está en manos de quién publica, y no de quién crea, dónde puede ver la luz cada juego.

Siendo justos, la mayoría de estos juegos pertenecen a PSP. Imageepoch igual que muchas otras compañías japonesas tuvo que centrar sus esfuerzos en consolas portátiles, y aunque en japón la cosa iba bien, todos conocemos la recepción de la consola de Sony en nuestras tierras. Mucho arriesgaron ya trayendo el Fate/Extra original y Black Rock Shooter, al ser títulos que pertenecían a IPs con la suficiente fama para venderse por sí mismos.

Algún día traerás a occidente Last Ranker, ¿verdad Capcom? ¿V-verdad?
Algún día traerás a occidente Last Ranker, ¿verdad Capcom? ¿V-verdad?

Por último, en lo que probablemente sea su mejor juego y al mismo tiempo todo un desconocido aquí en Europa ya que nunca nos llegó (sólo salió en Japón y Norte América), es Arc Rise Fantasia para Wii. Un tapado y completamente recomendado RPG que pasó completamente desapercibido para muchos debido a que sus puntuaciones fueran difusas por seguir demasiado el esquema de JRPG clásico (cuando en la actualidad la crítica crítica constantemente que los JRPG se hayan alejado de sus raíces) y el horror de doblaje que además de destruir los oídos de todos los que lo han escuchado, daba incluso problemas técnicos de toda clase, ofreciendo una imagen vaga y negativa que condenaría a un juego que nadie nunca tiene en cuenta cuando se menciona el catálogo de la Wii, a pesar de ser una de sus mayores gemas.

Al final, la vuelta de Imageepoch a 3DS parecía lo mejor que podía pasar. En Wii sufrió de un mercado, que aunque amplio, no comparaba demasiados juegos de ésta índole y no contaba con ninguna publicidad, en PSP era demasiado nicho y no vendía demasiado si quitabas a japón de la ecuación, y en PS3 hizo una apuesta arriesgada que salió mal y resultó ser demasiada cara, condenando a la compañía a la quiebra antes de poder celebrar su décimo aniversario.

Imageepoch ha sido un claro ejemplo de las dificultades que acarrea el mercado del videojuego, y que a veces ir a algo más pequeño con un público fiel es mucho mejor que arriesgarte con grandes nombres o experimentos alocados. Stella Glow representaba todo esto, era una oportunidad para redimirse volviendo a sus orígenes de SRPG, pero parece que no llegó a tiempo.

49706830_p0

Hasta siempre Imageepoch, espero que al menos tu talento no se pierda en malas manos.

Deja una respuesta