La Guerra con los Strogg – Quake 2: Parte 1

El Desarrollo de Quake 2

Corría el año 1997. Ya consumado el éxito de ID Software con Doom II y Quake, la empresa va a la carga con la secuela de este último. Brutal, diverso, con una banda sonora explosiva y un multijugador exquisito. Así es como el mundo vio aparecer y arrasar a Quake II.

Quake II fue creado en 1997 por ID Software mediante el motor gráfico Id Tech 2 (que juegos como Soldier of Fortune más tarde usarían) que marcó un cambio significativo tras su antecesor. El juego es la secuela directa de Quake aunque ya no está ambientado en esa época mítica-medieval con toques de Lovecraft, en su lugar tiene una ambientación tipo ciencia ficción. Originalmente salió en PC, pero posteriormente también se vio en Playstation 1 y Nintendo 64. Una versión de regalo también viene junto a Quake 4 en la versión de Xbox 360. Me enfocare ahora en la versión de PC y Xbox 360 pues son la misma y la que la mayoría habrá jugado. Más tarde hablaré de las versiones de consola. También se lanzaron dos expansiones que sirven como Spin-offs: Ground Zero y The Reckoning.

Historia

A pesar de ser la secuela de Quake, el juego no toma ninguna referencia anterior en su historia. En el futuro, los humanos se ven amenazados por la invasión de unos alienígenas cibernéticos conocidos como los Strogg. Ellos saquean planetas, roban sus recursos y luego los destruyen, siendo la Tierra su siguiente objetivo. Como respuesta, la raza humana se dispone a lanzar un contraataque en el planeta natal de los Strogg, Stroggos.

Nuestro protagonista, conocido como Bitterman, es lanzado mediante unas cápsulas (las cuales a menudo son referenciadas como “ataúdes” o “ladrillos”) en una oleada de soldados para infiltrarse en Stroggos. Al acercarse cada vez más a la superficie, las cápsulas son interceptadas por una división armada de pequeñas naves Strogg y un cañón antiaéreo, eliminando la amplia mayoría de ellas.

Durante el aterrizaje, un fragmento de una capsula golpea a Bitterman, haciendo que se estrelle en el complejo exterior de las instalaciones militares de los Strogg. Al llegar, Bitterman recibe varios avisos de radio. Entre los que destacan, se oye que todas las cápsulas fueron lanzadas, solo el 1% de las fuerzas hicieron contacto en tierra y que su objetivo sería destruir la principal defensa del planeta, la “Big Gun”, un arma con la capacidad de destruir objetivos fuera de la atmósfera.

Jugabilidad

La jugabilidad de Quake II es similar a la de su antecesor. Un shooter en primera persona frenético y muy desafiante. Con un buen arsenal a tu disposición y una gran cantidad de enemigos que requieren distintas tácticas a la hora de combatir. Desde humanos convertidos en ciborgs (se les amputa un brazo, y en el mismo se les inserta un arma, el resto de ellos luce como una persona) hasta robots de armamento y metal puro. La palabra clave en todo esto sencillamente puede ser variedad, teniendo en cuenta lo que trae de nuevo esta entrega. Un ejemplo es que ahora los ítems no se activan al recogerlos, sino que se activan desde un inventario donde podremos almacenarlos. Desde un casco para respirar bajo el agua o un silenciador, hasta un traje protector contra ácido y fuego, o el clásico Quad-damage.

Otra innovación es que el juego se basa en objetivos, dándonos un trasfondo de la historia y guiándonos a través de Stroggos. Si bien los niveles son lineales, se pueden encontrar secciones secretas (o entradas a incluso otros niveles), y muchas veces los niveles están interconectados por un sistema de Hub. Esto significa que partes del juego requieren de backtracking, algo que muchos podrían considerar un problema ya que resulta un paro en la acción y toma mucho tiempo a veces.

Apartado Visual y Sonoro

Gráficamente, se aprecia una buena diferencia con respecto a Quake 1. Se notan modelos mejor detallados, con más polígonos. El diseño se aleja de aquella inspiración medieval y Lovecraftiana, se centra en el futuro, con diseños industriales muy bien creados. El problema con Quake 1 aparecía en el diseño de los niveles. Aunque había excepciones, muchas veces parecía que ibas por las mismas áreas, lo que lo hacía repetitivo por momentos. Aquí el juego va desde bases de comunicación hasta prisiones o naves espaciales, incluso una ciudadela.

En cuanto a la banda sonora no se puede decir mucho, mas que es increíble. Se acopla perfectamente a la acción del juego y es brutal. Un metal digno de lo que fue Doom y una gran motivación para enfrentar batallas épicas. Si no la han oído, háganse un favor y vayan ya mismo (mi canción favorita es «Crashed Up Again», que pertenece a la expansión The Reckoning).

Multijugador

Ahora llegamos a otro de los fuertes y una de las razones del éxito de Quake II, su multijugador. Ese frenesí de disparos y saltos que se sentía en la campaña se trasladó muy bien. Fue lo que llevó al multijugador de Quake a la grandeza. El ya icónico “rocket-jumping” dio sus indicios de vida en este entonces, y la comunidad era muy creativa a la hora de crear modificaciones para mejor experiencia. Un ejemplo fue un modo CTF (Capture The Flag) en el cual se añadía un gancho que permitía moverse rápidamente a través de áreas, dando incluso una mejor experiencia y pavimentando el camino de lo que sería Quake 3 Arena. Otro elemento importante fue la inclusión del cooperativo, permitiendo que hasta 4 jugadores se embarquen en la lucha por destruir a los Strogg.

En Definitiva

Si Doom y Quake 1 empezaron a sentar las bases del género, Quake 2 terminó de refinarlas. Un buen apartado técnico y sonoro, mecánicas bien implementadas, una gran diversidad de enemigos y armas. Lo único negativo es el backtracking ya que a veces ocasiona problemas tanto en el juego como el jugador. Puede volverse tedioso, a veces incluso causa bugs. El multijugador marco el camino a seguir y hoy en día hay gente que continua con él. Quake 2 es un gran juego, que si bien no es tan reconocido como los anteriores juegos de Id, puede fácilmente llegar a su nivel.

Deja una respuesta