La muerte del hype en el mercado online

Los videojuegos ya no son lo que eran. No, no lo digo de malas, todo lo contrario, ahora los videojuegos son uno de los mercados más grandes del planeta y mueven una cantidad de dinero nunca antes vista. Ahora tenemos más variedad y más plataformas en las que elegir, viviendo una era dorada en cuanto a juegos indies se refiere, conviviendo junto al mercado triple A más grande que hayamos visto jamás.

Sin embargo, y de lo que quiero hablar aquí, son de las excesivas expectativas que estos mercados crean, la famosa burbuja de las que muchos hablan y le dan un nombre propio que se usa en todos los foros de internet: el hype (las expectativas).

Voy a ir directamente al grano con ejemplos, y empezaré con el último caso que ha llamado mi atención: Evolve.

evolve_2015_game-wide

El juego multijugador publicado por 2K ha sido probablemente uno de los títulos con mayor marketing por dicha compañía que hemos tenido en los últimos años, quizás superado exclusivamente por la saga Borderlands. Algo que me ha llamado sumamente la atención durante esta campaña era el interés de presentar Evolve como un posible futuro de los e-sport, poniéndolo al nivel en el que se encuentran juegos como League of Legends o DOTA.

No obstante, ahora que con seguridad podemos hablar del título tras llevar ya un tiempo en el mercado, podemos decir que el juego está siendo considerado por muchos más fracaso que triunfo. Para empezar parece que no hay muchos jugadores regulares en sus servidores, otros también han criticado la enorme cantidad de problemas a la hora de encontrar partidas o jugar partidas completas, y finalmente la famosa tormenta que ha creado su ingente cantidad de DLC que muchos jugadores han llegado a considerar como un robo. Muchos podríamos decir que tenemos motivos más que suficientes para entender cómo el título no ha acabado como probablemente 2K deseaba, pero yo creo que aquí la culpa principalmente viene del hype, hype que la propia 2K ha creado.

evolve-launch-day-skins-1

El problema del DLC no es tan terrible teniendo en cuenta que la mayoría del mismo es cosmético, no muy distinto a lo que podemos encontrar en League of Legends o DOTA y son dos títulos tremendamente exitosos. Los problemas para encontrar partidas o no depende al fin y al cabo de la cantidad de jugadores que tengas en tus partidas, en definitiva esto es la pescadilla que se come la cola ya que si no juega la suficiente gente entonces habrá problemas durante el matchmaking, ya que en cuanto a lo que se refiere a los leavers o insultos todo juego los tiene, y eso no los ha detenido nunca a la hora de determinar su éxito o su fracaso.

Al final me temo que es esa propia arrogancia en el marketing, trayendo un juego con un sistema tan novedoso de juego como es Evolve como si fuera el nuevo salvador del mundo online, lo que le ha pasado factura. Las campañas de marketing en la actualidad cuestan más que los propios desarrollos de los juegos, y aunque eso te permite tener una fuerte primera tirada de ventas, la gente al final siempre va a encontrar un juego por debajo de las enormes expectativas con las que habían sido alimentados. Esto en juegos offline no supone un gran problema, ya que con la venta hecha a los desarrolladores les da igual si terminas el juego o no, pero para juegos online que dependen la mayor parte de su interés y diversión en la propia comunidad y la salud con la que se encuentra, entonces la cosa cambia.

Demasiado bombo y platillo unido con una mala estrategia en cuanto a lanzar versiones del juego se refiere acaban dañando al título con vistas al largo plazo. Lo que queda ahora por saber es si se terminará convirtiendo en un free to play o si mantendrán su precio esperando que el coste del juego sea suficiente para mantener los servidores hasta que sean cerrados.

os-gemeos-dont-believe-the-hype-1

Por supuesto, no había puesto un título tan pomposo si Evolve fuera la única víctima de las terribles campañas de marketing.

Otro caso reciente es Titanfall, ganador de todo premio imaginable durante cada feria para una vez pasado su lanzamiento sufrir el mismo destino que Evolve, quedándose sin jugadores en sus servidores. The Elder Scrolls Online ha sido otro juego que tras el enorme éxito de Skyrim le daban como el próximo WoW killer, y al final ha resultado recibir más críticas negativas que positivas, hasta el punto que al poco tiempo acabó pasando al modelo free to play en aras de sobrevivir. Finalmente también quiero mencionar a Destiny, el juego con la campaña de marketing más grande de la historia, que aunque todavía está vivo y tiene una comunidad de jugadores más que decente, uno no puede evitar preguntarse si el juego realmente se puede considerar un éxito teniendo en cuenta las enormes cifras de dinero que hemos visto vertidas sobre la nueva franquicia (por con esa inversión, podéis dar por hecho que vamos a tener más de un juego), especialmente considerando como Activision evita a toda costa dar cifras exactas de ventas o de la cantidad de jugadores que alojan sus servidores, probablemente en una forma de disminuir los daños de imagen que podría causarles.

Titanfall-Review

Todos estos juegos tienen algo en común que no comparten los Assassin’s Creed o juegos con campañas publicitarias parecidas, y es que están centrados en el juego online. En cuanto a online se refiere, quitando a Call of Duty o World of Warcraft, hay pocos juegos que realmente consigan dar un golpe sobre la mesa y crear un mercado enorme con una campaña de marketing enorme en sus inicios. Todos los juegos que son ahora las principales bazas en dicho mundo empezaron siempre de forma más humilde, y un buen ejemplo de cómo esa humildad puede traducirse en una comunidad creciente y contenta sería Final Fantasy XIV a Realm Reborn, que tras el desastre de su primera versión decidieron reparar el juego y ahora incluso acaba de sacar una de sus nuevas expansiones.

Heavensward_1en-01

¿Necesitan las compañías abandonar las enormes campañas de marketing en cuanto a juegos online se refieren? Mi respuesta viendo esta tendencia es que sí, sin lugar a dudas, y espero que se den cuenta antes que acaben tirando por tierra más franquicias y estudios que, en mi opinión, no merecen este tachón en sus expedientes cuando la culpa al fin y al cabo es de la mala inversión de sus jefes.

Deja una respuesta