La Saga Metal Gear – Cap. 3: Polémica Sustitución (MGS2)

Pocas veces un videojuego creó tanta polémica, tantos amores, tantos odios. Hoy echamos la vista atrás en busca de uno de los mayores referentes de la industria, un videojuego pionero, revolucionario, demasiado peliculero para muchos, inolvidablemente épico para otros tantos. Una experiencia jugable, visual, sonora y emotiva que si consigue entrar dentro de ti, se convertirá en uno de esos juegos que te provocarán un empacho de nostalgia difícil de superar. Y si ya lo tienes dentro, la espiral de emociones empezará a dar tumbos en tu estómago con la música que te dejo a continuación.  Tanto que hasta para un servidor es difícil mantener el tipo y la objetividad, se hará lo que se pueda. Hoy dedicamos este ‘Cuarto y mitad de nostalgia’ a la mítica saga: Metal Gear.

Nota del autor: Dispones de dos formas para disfrutar del capítulo, continuando leyendo este artículo o con la versión narrada de Youtube que dejamos al final de esta entrada.

Los años pasaron, una nueva generación llegó y los fans pedían a gritos una segunda entrega de la saga ‘solid’. Por otro lado Kojima seguía con la idea de realizar otros proyectos, llevaba intentándolo desde el Metal Gear original y parecía que no había forma de salir de la saga que le había dado toda la gloria y que a la vez le había encasillado como les ocurre a los actores. Curiosa paradoja para un amante del cine.

Con el anuncio de Metal Gear Solid 2 hizo aparición la más famosa frase de Hideo Kojima y que nos ha acompañado desde entonces: «Este será mi último Metal Gear«. Este era el plan de Kojima, realizar un Metal Gear que cerrase su trabajo y permitiera a su equipo continuarlo desde ahí sin él. Pero sólo era eso: un plan. Y los planes a veces fallan.

quote-i-always-say-this-will-be-my-last-metal-gear-but-the-games-in-the-series-that-i-ve-personally-hideo-kojima-107-80-28

Metal Gear Solid 2 salió a la venta, en exclusiva para PlayStation 2, en noviembre de 2001 en Japón. En marzo del 2002 hizo lo propio en Europa. Aunque después también aparecerían versiones para PC y Xbox.

Esta entrega es sin duda la que más polémica ha generado. Esto fue debido al cambio de personaje principal. El juego empezaba controlando a Solid Snake, sí, pero pronto nos hacía manejar a un jovencito rubio, inseguro de sí mismo, aparentemente débil, nada que ver con nuestro querido Solid.

Este hecho hizo que mucha gente hablara mal de Metal Gear Solid 2, pero en lo personal, es sin duda un juego increíble, digno de la saga en todos sus aspectos y que ha sido infravalorado sólo porque el personaje no era el que todos querían manejar.

En él nos ponemos en la piel de Raiden, cuatro años después de los incidentes de Shadow Moses. Nuestra misión: infiltrarnos en una base marítima donde tienen secuestrado al presidente de los EE.UU. Casi nada. Y cuando digo casi nada no es una forma de hablar. Esto es Metal Gear y cualquier parecido entre el final del juego y el principio es pura coincidencia. O todo lo contrario, todo la historia está pensada al milímetro por la loca e ingeniosa cabeza de Kojima.

En cuanto al apartado jugable, la mayor potencia de PS2 permitió nuevas acciones, como la vista en primera persona. La banda sonora no se quedó atrás y junto al resto de apartados conformaron un videojuego que es más valorado con cada año que suma a sus espaldas.

Alguna curiosidades de este juego: El diseñador de personajes de la saga Metal Gear SolidYoji Shinkawa, se basó en el bailarín español Joaquín Cortés para el personaje de Vamp. Personaje que en un principio iba a ser mujer. La escena en la que Raiden camina desnudo y diversos objetos tapan sus partes está inspirada en la película Austin Powers. El brazo implantado de Ocelot iba a ser un brazo mecánico, sin embargo,  y debido a la petición de los fans, Kojima lo convirtió en el de Liquid para traerlo de vuelta. El modelado del Solid Snake de la primera entrega contaba con 700 polígonos, en Metal Gear Solid 2 tenía 3000.

mgs4vampb

 

Versión Narrada

https://www.youtube.com/watch?v=zxSmatrDAds

Deja una respuesta