La sexualización de Quiet en MGSV

Vaya por delante, no como justificación, sino como contextualización, que me considero bastante fan de la saga de Hideo Kojima. Su tono, sus personajes, sus historias y su particular visión de lo que debe ser un videojuego y de cómo tomarse la creación de un universo ficticio (tomándose en serio cuando debe, y en broma cuando lo necesita) han dejado marca en mí.

Por eso entenderéis las ganas con que esperaba The Phantom Pain, la aclamada “última” entrega de la saga dirigida por Kojima (Este venía diciendo lo mismo desde Metal Gear Solid 2, pero ¿Quién nos iba a decir que ésta vez llevaría razón?).

De hecho, cuando Ground Zeroes salió al mercado, pese a resultarme una quimera marchita entre lo que debe considerarse una demo o una “precuela”, me dio muchas esperanzas con respecto a TPP, me pareció una puesta en escena brillante de las mecánicas, del estilo, y del tono que estaba por venir en la siguiente entrega.

Y llegó The Phantom Pain.

Y dividió las aguas, por llamar así a los fans de la saga, y con razón. Su ambición es inmensa, su foco, desmesuradamente grande y por cada genialidad mecánica hay un sinsentido narrativo.
metal_gear_solid_5_quiet
Yo me encuentro en el sector de la gente a la que, pese a todo, Phantom Pain le encantó. Es el juego que más disfruté de lejos del año pasado, y para mí marca un nuevo nivel de lo que se puede esperar en un juego de sigilo, y de mundo abierto (Junto a The Witcher 3)

Sin embargo, esto no me impide ver la gran cantidad de errores que tiene el juego, empezando por esa segunda mitad desaliñada y narrativamente absurda, que acaba de manera abrupta y  sin darnos tiempo a nada (Esto parece ser más culpa de Konami y su lucha contra el propio Kojima, puesto que recortó su presupuesto y le obligó a acabar el juego cuanto antes)

Siendo así, me parece que es justo mirar críticamente TPP, alabarlo cuando se lo merece (que no son pocas veces) y señalar sus muchos errores que, si bien no empañan para mí la mejor experiencia jugable del 2015 en mi opinión, sí son fallos que pueden y deben ser solucionados en todo tipo de títulos y que sí pueden ser motivo de abandono justificado para otros muchos jugadores.

De entre todos estos fallos, me quedo con Quiet.

No vengo a decir que Quiet como personaje sea un error, o al menos no per se, lo que es realmente irritante es el trato que Kojima hace, la oportunidad que deja pasar.
Sin entrar a mayor detalle, Quiet es una asesina, una francotiradora, un personaje realmente duro de pelar y de pocas palabras (apenas ninguna), un Bruce Willis de Afganistán.
No solo eso, sino que guarda un trasfondo interesante, que apenas vemos, y pasa por algo realmente duro a lo largo del juego.

¿Y qué hace Hideo? Fija la cámara a su culo.

Al césar lo que es del césar, Metal Gear siempre se ha caracterizado por un trato a la sexualidad muy burlón, muy infantil y sin maldad. Tanto para mujeres como para hombres, vale la pena recordar escenas como la del trasero de Meryl o el desnudo completo de Raiden (Por citar 2 ejemplos rápidos, Metal Gear está lleno de momentos así) , que no nacieron de una intención crítica de Kojima, sino de sus intenciones de hacer una broma fácil, sin ir mucho más allá, lo cual no quita que sean vergonzosos o infantiles, repito, pero no pretenden ser otra cosa, por lo que se aceptan como un “matiz” o un “error” del estilo de Hideo (según seas capaz de aceptarlo positivamente o no)

(Como matiz, señalar que éste trato hacia el sexo no es único de Kojima, ni mucho menos, evidentemente. Está en todas partes hoy día, especialmente en la sociedad japonesa, que se caracteriza por tratar el sexo como un tema tabú, lo que no permite un desarrollo y una educación sana y natural sobre la sexualidad. Y éste intento de reprimir o demonizar los impulsos sexuales solo consigue que acaben saliendo de una manera u otra)

Lo que me irrita realmente de Quiet, del tratamiento a éste personaje es que es diametralmente opuesto a todos los momentos antes citados. Estos momentos parecían nacer de la situación y aunque eran igualmente tontos e infantiles, no eran un aspecto importante del personaje, ni mucho menos (el hecho de que pudiéramos mirarle el pecho a EVA era algo vergonzoso y estúpido, pero si lo obviabas, seguías teniendo al personajazo que Eva realmente era, ya que se había construido a lo largo de todo MGS3 sin dar muchas más vueltas a su sexualidad)  y en cambio Quiet parece nacida para ser solo el culo de TPP, y lo que es todavía peor, Kojima no lo reconoce.

Kojima estuvo martilleándonos con la idea de que Quiet era ese personaje, el personaje creado para callar la boca a quien solo la viera como un par de pechos, el personaje cuyo trasfondo nos haría arrepentirnos de sexualizarla, el personaje que nos “liberaría” de esa mentalidad para con los personajes femeninos en el mundo del videojuego.
Y lo peor, es que se lo creyó.

Pero no, al contrario, para mí Quiet es todo lo que pudo haber sido y no fue, por culpa de la mentalidad de Hideo. Pudo haber sido un personaje que mostrase sus fortalezas, pero también su humanidad, sus debilidades y nos hiciese por tanto empatizar con ella, pudo haber sido un personaje con un trasfondo desgarrador, que nos hiciera avergonzarnos de querer verla como un objeto, pudo haber sido un punto clave en la trama y en el pensamiento de Venom Snake, por la relación entre éstos personajes, pudo haber sido el personaje que cambiase el concepto de “personaje femenino fuerte

Pero no puede ser nada de eso, porque cuando la llevamos a las misiones, siempre se pone en pompa delante de la cámara, o nos muestra su canalillo, porque en vez de construir su relación con Snake a través de actos, lo hace con una escena bailando bajo la lluvia o duchándose con él, porque en vez de una historia desgarradora, tenemos un excusa para que siempre vaya con poca ropa (Doy gracias por su traje de uniforme, que es lo mínimo que necesita para que yo pueda llevarla conmigo con un poco de dignidad)
Quiet_SexyPOV
Kojima nos dice que el personaje aparenta ser algo que no es, para hacernos pensar, pero es falso, puesto que todo el juego está enfocado a lo que Quiet aparenta, y nunca nos muestra lo que debería ser, todo queda en agua de borrajas porque su historia es obviada, y sólo sirve como pretexto para que vista así, su personalidad es llevada al mínimo común múltiplo de los personajes duros y su relación con el jugador sirve solo para momentos vergonzosamente sexualizados.

Todo el carisma de Quiet, la profundidad que parecía desprender en éstos tráilers, toda esa interacción que prometía, se queda en nada.

Ese es el mayor problema, porque Quiet realmente podría haber sido tanto, pero sufre del mismo síndrome que todo el juego, mecánicamente es espectacular (Quiet es el mejor compañero de todo el juego, probablemente) pero a nivel narrativo, se queda muy corto, el problema es que en el caso de TPP las culpas puede ser achacadas a Konami, en el que caso de la francotiradora, Kojima es el único culpable.

Deja una respuesta