Las Zapper de Nintendo – Así funcionan

¡también somos tienda de videojuegos y accesorios retro! mira 👇👇

¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
11,89$
¡Oferta!

Quienes tuvimos la oportunidad de disfrutar de la Nintendo NES, o en su defecto de alguna versión clónica de dudosa calidad, recordaremos con cierto cariño los juegos en los que utilizábamos la NES Zapper, es decir, la famosa pistola de luz que formaba parte del catálogo de hardaware de la ya clásica plataforma. Su diseño era sencillo, de colores grisáceos y sin similitud con un arma real por razones de la época, y tampoco tenía los increíbles efectos que podemos llegar a obtener con las actuales plataformas y con la realidad virtual, pero en aquellos años nos parecía apasionante.

Aunque existían varios juegos en los que podías utilizar la consola, como The Adventure of Bayou Billy, Freedom Force y Wild Gunman, el que siempre guardará un lugar en nuestros corazones será Duck Hunt, ya sea por practicar el discutible deporte de la caza, ver las caras de los patos al ser cazados o querer acabar con ese maldito perro que se reía de nosotros sin compasión.

Además de pasar horas de diversión con esta pistola de luz, en más de una ocasión nos preguntamos como diablos funcionaba, como era capaz de reconocer el lugar al que disparábamos y al mismo tiempo parecer un simple juguete de todo a cien. ¿A caso tenía algo que ver el apretar el gatillo o era un simple adorno? ¿Como era el juego capaz de saber donde estabas apuntando y le dabas al pato? Recordemos que la posibilidad de error del aparatito era remotamente baja, aunque viviésemos una época en la que achacar nuestros errores al control era el pan de cada día.

A diferencia de los dispositivos de hoy en día, con posicionamientos geográficos, detectores de movimiento, cámaras conectadas… el mecanismo de las Zapper es muy sencillo. Más de lo que creemos. La pistola cuenta con un sensor en la punta, la cual capta si está recibiendo la luz desde la pantalla del televisor. Al apretar el gatillo, la consola manda una señal a la pantalla para que su ponga en negro, con un fundido de apenas unas milésimas de segundo. Esto evidentemente era mucho más fácil, al estar conectado todo por cables siempre.

Este proceso ocurre en una fracción de segundo, un espacio muy breve en el que aparece en pantalla un cuadro blanco, el cual representa nuestro objetivo a disparar. Si el detector de la pistola está orientado correctamente a ese espacio en blanco, detectará como que es el único elemento de la pantalla que no se ha «cancelado» y el disparo será certero. Si por el contrario la pistola no recibe ningún punto de luz, fallaremos el intento. Sencillo, ¿no?

La mejor parte de este breve proceso es que solo dura unas escasas décimas, pero que son perceptibles al ojo humano. Aún así esto último no es algo malo, ya que también sirve para darle un mejor efecto al disparo. El cerebro entiende, debido a la educación popular y cultural que hemos recibido (sobre todo en aquellos años), comos si una bala o rayo láser hubiera salido de la Zapper, un destello de luz causado por la pistola realmente.

Ahora que sabéis todo esto, deciros un pequeño truco. Como bien comentábamos antes la Zapper reacciona ante una fuente de luz para funcionar, ¿si? Pues si apuntamos a un foco encendido, una bombilla o cualquier fuente de luz lo suficientemente amplia como para emitir iluminación, el juego detecta que has acertado en el cuadrado blanco, y todos los objetivos serán derribados de un simple disparo. Aunque… ¿que mérito tiene hacerlo así?

En este vídeo de los amigos de ClanOfTheGrayWolf podéis ver el proceso de funcionamiento sin necesidad de ponerlo en práctica además de una breve lección de historia.

Deja una respuesta