[Opinión] 5 niveles finales que casi arruinan buenos juegos

¡también somos tienda de videojuegos y accesorios retro! mira 👇👇

¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
11,89$

¿Alguna vez os habéis matado a jugar a un juego que os encantaba, para llevaros una decepción en la última parte? No tiene porque tener un final malo, sólo el nivel en sí. Hoy contamos 5 juegos cuya etapa final deja mucho que desear, ¡con vídeos incluidos! Vamos a intentar evitar lo típico del Mass Effect 3 o del Halo 2, más que nada porque son malos finales narrativos, no jugables (un poco con Mass Effect 3). La diferencia importa, porque esos no te cortan la experiencia de juego o las mecánicas, sino la historia. Además, esos los conocen todo el mundo. Como es obvio, alerta de spoilers. ¡Comencemos!

Borderlands

Borderlands es una de las sagas más entretenidos que he jugado nunca. La mezcla de shooter arcade, con toques de RPG, con loot típico de un Diablo, con una historia interesante y personajes hilarantes… es simplemente genial. Pero no todo son sonrisas. El primer Borderlands tenía algunos problemas que por suerte el 2 solucionó. Lo que no solucionó, es un final de mierda. El resultado final es que un grupo de imbéciles se pasan meses buscando una legendaria bóveda llena de tesoros para enfrentarse a un jefe final aburrido y simple para que luego nos digan: “jajaja, era broma, no hay tesoro, salu2”. Y no estaría mal si no fuera PORQUE HICIERON LO MISMO EN EL 2 (mejor hecho y con más sentido, eso sí).

Psychonauts

 

Psychonauts es uno de los mejores plataformas que he podido jugar en toda mi vida. Es divertido, original, entretenido… y tiene una trama ridícula pero interesante que engancha mucho. El problema principal es la ABSURDA cantidad de coleccionables que tiene este juego. Tienes que coger todos los coleccionables posibles para subir de nivel y mejorar tus habilidades psíquicas, además de si quieres obtener el 100%.

Pero aparte de eso, está genial. Hasta que llegas al final, en el circo de carne. Os puedo asegurar que difícilmente me he encontrado más frustrado en otro juego. Es una mezcla de lo más odioso: misión de escolta (con IA retrasada añadida), bosses de “parry” (esperas a que haga el movimiento clave para darle, si es que le da la gana de hacerlo), NPCs tocando las narices y etapas de plataformeo puro en las que dependes de que los controles reaccionen a tiempo. El resultado es un pico de dificultad injusto que pueden llegar a arruinar la experiencia, con el añadido de que después de terminar el juego no puedes volver a jugar para coger los últimos coleccionables. Aun así, al menos mantengo los buenos recuerdos.

Overlord

Este quizás no sea así para todo el mundo. Overlord es un juego similar a Borderlands, siendo divertido y muy entretenido gracias a su hilarante (y a veces absurdo) mundo de la mano de la genial Rihanna Pratchett. Si acaso un poco (bastante) lento y a veces hasta cansino, si tienes paciencia te encuentras con una joya poco conocida, pero sin duda fantástica. El problema llega cuando nuestro Overlord se ve obligado a enfrentarse a su predecesor, contando sólo con la mitad de sus minions, pues la otra mitad le ha traicionado. El resultado es la “Guerra Civil Minion”, un (a mi parecer) desastroso desenlace aburrido y ligeramente anticlimático. Y esos p***s tornados… Por suerte, la expansión Raising Hell nos dio un digno combate contra el Dios Olvidado (que he de decir que da bastante miedo).

Middle-Earth: Shadow of Mordor

Middle-Earth: Shadow of Mordor impresionó a todo el mundo con una mezcla entre Assassin’s Creed y Batman: Arkham que funcionaba sorprendentemente bien. Luego se vio el sistema Némesis y se descubrió una de las mecánicas más avanzadas y originales nunca vistas antes. Y luego los jugadores llegaron al final y se encontraron con QTE (quick-time-event) contra Sauron. Sí, después de decenas de horas de intensos combates cuerpo a cuerpo, un par de botones contra el personaje más poderoso de la Tierra Media. Nadie sabe muy bien por qué, sólo esperemos que Shadow of War no tenga eso.

Sniper: Ghost Warrior

Un shooter que intentó cambiar las reglas, pero que sólo consiguió en entregas posteriores. Sniper: Ghost Warrior es un juego de sigilo tremendamente complejo, en el que los disparos se ven afectados por el viento, la distancia y la altura. No es el mejor juego de francotiradores ni de coña, pero las misiones son entretenidas, si acaso un poco repetitivas. Aunque sin duda tiene un final verdaderamente decepcionante. No os voy a decir nada para que veáis en tan sólo 1 minuto el final de este juego.

Os recomiendo aun así que probéis a jugar estos juegos. Sí que es cierto que puede echar para atrás el tener finales horrendos, pero no evita que el resto del juego sea bueno o incluso excelente. ¿Qué otros niveles finales odiáis?

 

 

 

Deja una respuesta