[Opinión] God of War (PS4) me invita a jugar una franquicia que siempre he pasado de largo

Allá en el lejano 2005, cuando el primer juego de God of War se estrenaba, todavía no entraba a la universidad, y uno de mis amigos (fanático de PlayStation) comentaba de la salida de la PlayStation 3 para el siguiente año, mi mejor amigo y yo estábamos más interesados en The Legend of Zelda: Twilight Princess y en Wii. Durante una plática se mencionó de este juego nuevo que «cerraría» el ciclo de PlayStation 2 (sí claro) que trataría sobre un guerrero espartano luchando contra dioses griegos, el título llevaba por nombre God of War.

Realmente no hubo mucho interés de nuestra parte e ignoro si este amigo terminó comprando el juego o no, pero, aunque la premisa sonaba interesante, después de ver los trailers y jugar un poco el juego en una tienda, con violencia y sangre por todos lados, simplemente no me capturó. Cuando salieron las siguientes entregas veía los trailers, buscaba probar los juegos y aunque sí, eran juegos con una jugabilidad excelente, simplemente no llamaban mi atención.

Entendía perfectamente que cada que había un anuncio al respecto de la franquicia la gente se emocionara, era (y  sigue siendo) la franquicia insignia de PlayStation, Kratos tenía un diseño bastante bueno y la calidad del juego en general se veía por encima del promedio, pero no había algo en el personaje que me atrajera, entendía su motivación inicial en el primer título (la traición y engaño de Ares), pero a continuación pensaba que solo buscaban pretextos para hacerlo pelear contra los dioses, de seguir alimentando la furia del personaje, transferir su odio de objetivo a objetivo en un ciclo sin fin como tantos y tantos juegos.

Pero cuando en 2016 se anunció el nuevo God of War para PlayStation 4, algo inmediatamente llamó mi atención, el simple diseño de Kratos había cambiado de ese tipo musculoso con armas en mano, mirada iracunda, listo para partirle el alma a quien se le atravesara en el camino, a un tipo con una mirada cansada y con un hijo con el cual no sabía cómo conectarse, intentando además mantener la tranquilidad al hablar con él, instruirlo y regañarlo. Era un cambio radical, una madurez que los desarrolladores permitieron darse y darle al personaje.

Seguí de cerca el juego y conforme se dieron más anuncios más me convencía, claro, aún no tengo un PlayStation 4, pero junto con Spider-Man, seguro será de los primeros juegos que adquiera cuando eventualmente tenga la consola. Pero tengo un problema, para entender por completo la historia de un personaje soy de la creencia que debes ver, leer o jugar todo lo que esté en su desarrollo, por ejemplo, ver la trilogía original de Star Wars no te ayuda a entender por qué Darth Vader es quien es, tienes que ver las precuelas y si se puede también los cómics recientes de Marvel. Si jugara God of War para PS4, tendría que jugar toda su saga y aunque es algo en lo que no estoy tan interesado estoy más que dispuesto a hacerlo para poder apreciar aun más el cambio y la madurez de Kratos.

Gracias a las entrevistas con el director, trailers y algunas reseñas, God of War por fin me parece atractivo, porque aunque el juego sigue incluyendo sangre y violencia (tal vez con poco sentido), Kratos me parece un personaje más maduro y la relación con su hijo Atreus se me hace sumamente interesante. Cuando en un juego la historia no me llama la atención al menos espero a un protagonista interesante o carismático, y la relación padre-hijo, para mi, destaca mucho más que cualquier otro elemento del juego, porque es algo lamentablemente muy poco común en la industria, y que espero sea algo que a futuro cambie, y si así lo hace, será gracias a un protagonista que creo casi nadie pensó ver en algún momento de esa forma.

Deja una respuesta