Pasajes de la historia: Game Boy, o cómo pasar a la historia contra todo pronóstico.

Inauguramos una nueva sección en la que, de vez en cuando, iremos desengranando las historias que hicieron de los videojuegos lo que conocemos hoy en día. Hemos elegido llamar a estos artículos ‘Pasajes de la Historia’ en honor al gran Juan Antonio Cebrián, que en paz descanse.

NOTA: Este ‘Pasajes de la Historia‘ está disponible tanto en versión escrita como narrada (vídeo al final del artículo).

Corría el año 1989, videojuegos como Prince of Persia, Sim City o Indiana Jones y la última cruzada verían la luz ese mismo año. En España, vivíamos de vivir el cenit de la llamada «Edad de oro del software español». Títulos como «La abadía del crimen», representaban una época que pronto llegaría a su fin. Sega Megadrive ya había salido en territorio japonés y no tardaría en hacerlo en el americano. A los europeos todavía les quedaba un largo año de espera para recibir, la consola de 16 bits de Sega.

Mientras tanto, Nintendo buscaba dar el siguiente paso en el terreno portátil. Un terreno donde ya llevaba años de gran éxito sus Game & Watch. El objetivo era sacar al mercado la primera consola portátil de la historia que permitiera cargar distintos juegos mediante cartuchos de memoria. Así pues, el genio Gunpei Yokkoi, que ya había sido el principal artífice de las Game & Watch, se pudo manos a la obra y diseñó  la que sería el mayor éxito de Nintendo hasta la fecha. ¿El resultado? Game Boy, o Game Boy ‘tocha’ como la conoceréis muchos salió a la luz en japón el 21 de abril de 1989.

Seamos sinceros, la consola no es que fuera un prodigio de la tecnología, pero para la época, encontrarse con una máquina portátil con una CPU personalizada creada por Sharp era cuanto menos sorprendente. Esta CPU tenía una capacidad de 4.19 MHz y 8 kB de S-RAM, ampliables hasta unos impactantes 32 kB. Todos recordamos la  horrible pantalla de Game Boy, con sus tonos verdes, sin retroiluminación y con muchos problemas de brillos. Sin embargo, su paleta de 4 colores y su resolución de 160*144 permitieron que se realizasen juegos que aun hoy en día sorprende que pudieran ser mostrados en una máquina con un poder tecnológico inferior al microondas que tenemos hoy en día en casa.

Pero Nintendo no era la única en querer el pastel del mercado portátil. La competencia no se quedó quieta y tanto Atari, con su Atari Lynx como Sega, con Game Gear, intentaron competir con Nintendo por el trono del mercado. Y lo cierto es que a priori tenían todas las de ganar. Sobre todo la mítica Game Gear de Sega, que contaba con una pantalla a color que permitía mostrar una paleta de 32, contra los cuatro «verdes» de Game Boy. Además, tenía hasta un accesorio que permitía sintonizar la televisión. Si le sumamos los más de 300 juegos de su catálogo cualquiera tendría claro su caballo ganador.

Sin embargo la realidad es que la gran triunfadora fue Game Boy. ¿Pero cómo es posible?. Es un caso similar a la batalla entre PSP y Nintendo DS. La portátil de Nintendo se ejecutaba con la ayuda de cuatro pilas AA que le proporcionaban una autonomía de más de 15 horas, en comparación con las 4 horas – con suerte – de Game Gear. Además, pese a su forma tosca cabía en el bolsillo, permitiendo que fuera realmente una portátil. La gente quería algo que poder sacar a cualquier lado y entretenerse, sin estar pendiente de las pilas. Lo curioso es que hoy en día seguimos teniendo ese problema con las nuevas portátiles. Sumado todo lo anterior, Game Boy salió al mercado a un precio de 89.99 dólares mientras que Game Gear lo hizo a unos considerables 149.99 dólares. De hecho, el accesorio de sintonización de TV valía más que la propia consola. Por último, y no menos importante, Game Boy se hizo con un catálogo más que envidiable. Poder jugar a juegos como Tetris, Super Mario Land, Zelda Link’s Awakenning, Pokemon, Kirby y decenas de ejemplos más en cualquier sitio durante horas hizo que se vendieran más de 118 millones de consolas alrededor de todo el mundo.

https://www.youtube.com/watch?v=gup5U4xbF_I

Para finalizar, no podemos olvidar que el éxito de Game Boy llevó a Nintendo a sacar revisiones de la consola, entre las que cabe destacar Game Boy Pocket, más pequeña y estilizada, Game Boy Light, que sólo salió en japón y contaba con pantalla retroiluminada y Game Boy Color, proporcionando la primera pantalla a color de Nintendo. Esta estrategia sería en el futuro una constante, revisando sus próximas consolas portátiles tanto con Game Boy Advance, Nintendo DS y Nintendo 3DS cada poco tiempo.

Act: Hace tan sólo unos días se cumplieron 25 años de la llegada de Game Boy a Europa y parece que fue ayer cuando un servidor robaba las pilas del mando de la televisión para seguir jugando, después de soplar el cartucho para que funcionara, claro. ¿Y tú, que recuerdos tienes de Game Boy?

Nosotros, desde Pato Gamer, te dejamos este «Pasajes de la Historia«, dedicado a la mítica e inolvidable: Game Boy

Versión Narrada (Canal de Youtube)

https://www.youtube.com/watch?v=SlgJXaUvrbY

Deja una respuesta