Pasajes de la Historia – Nintendo Play Station, Philips CD-i y Snes-CD

Estamos a finales de los años 80. La industria del videojuego ha conseguido salir de la crisis del 83 y una de las mayores beneficiadas ha sido Nintendo, con su mítica NES. Todas las sagas míticas de Nintendo habían nacido en esa generación y nos acompañarían hasta hoy en día.

La sucesora estaba ya en la mesa de dibujo y la idea de incluir un sistema de CDs también rondaba por la mente de los mandamases de la época. Prueba de ello es el acuerdo que se firmó con Sony, que se encargaría de proporcionar el chip de sonido y otros componentes de la futura Super Nintendo. A cambio desarrollaría la futura unidad de CD para la consola y se guardaba la posibilidad de realizar su propia versión compatible tanto con los cartuchos como con los CDs de SNES. Por si fuera poco también se hizo con un buen porcentaje de los beneficios derivados del software que se desarrollase en el formato CD.

2DD89A992

Es de suponer que ni siquiera Nintendo era consciente de lo poco beneficioso que sería el acuerdo para ellos en el futuro. Y es que los años pasaron y Nintendo continuó con su hegemonía en el mercado. Así nos plantamos en el famoso CES de 1991, donde se presentaría la Nintendo Play Station. Un nombre que hoy en día suena al mayor de los imposibles y que convertía a SNES en una consola de 32 bits multimedia con capacidad para CDs y cartuchos de memoria.

Este componente venía como respuesta a los movimientos de NEC y, en mayor medida, de Sega con sus Turbo CD y Mega CD, respectivamente. Estos aparatos reforzaban las consolas rivales tanto en potencia como en capacidad de almacenaje. Eso sin contar con las mejoras a nivel de sonido y lo barato que resultaba trabajar con discos ópticos en comparación con los cartuchos de memoria.

sega_mega_cd

Así pues todo parecía claro, Sony y Nintendo sacarían el lector de CDs para SNES tal y como habían acordado unos años antes. Después de todo, es impensable que una compañía presente algo en la feria de electrónica de consumo por excelencia y al día siguiente se eche atrás…¿verdad?.

Pues justo eso fue lo que pasó. El 2 de junio de 1991, Nintendo sorprendió al mundo con el anuncio de un acuerdo con Philips para que fueran ellos y no Sony los que desarrollasen su SNES-CD. Si ya de por si la jugarreta a Sony rozaba lo ilegal, había que sumarle que Philips era uno de sus mayores competidores. Echando, si cabe, más leña al fuego.

Este nuevo acuerdo era más favorable para Nintendo, teniendo derecho a comprar otros reproductores de CDs de otros fabricantes y sin el lastre de compartir los beneficios por el software. A cambio Philips podría desarrollar su propio sistema compatible con el SNES-CD y recibía los derechos de Zelda y Mario para realizar sus propios juegos.

zelda-en-cd-i-los-hijos-bastardos-de-una-franquicia-de-oro-img169568

De ahí salieron los famosos Zelda para CD-i y los no tan famosos Mario, pero igual de desastrosos. Pero eso es otra historia. Un día después los medios intentaron obtener respuestas de los altos cargos del momento. Howard Charles Lincoln, vicepresidente de Nintendo of America en 1991, declaró que «sus ingenieros llegaron a la conclusión de que, desde un punto de vista técnico, era mejor para Nintendo trabajar con Philips«. Se negó a hablar de qué acuerdo era más favorable para Nintendo. Sin embargo quedó patente que el software era fundamental para ellos. «La clave para la industria de los videojuegos es el software, no el hardware«. Son palabras del propio Lincoln que vienen a demostrar que el porcentaje que se iba a llevar Sony por el software fue determinante para romper el contrato.

481388D6F

Existe además otra teoría más o menos demostrada que venía a sumar motivos para la cuanto menos sorprendente decisión de Nintendo. Se cuenta que Nintendo temía mucho la piratería desde su clonadísima NES y que para este sistema quería que los CDs vinieran envueltos en un plástico blanco (tipo disquetes) que además incluiría una pequeña memoria para guardar partidas. Esto no sería del agrado de Sony, que tendría que rehacer su propia consola para que siguiera siendo compatible con los juegos de SNES.

Tras ese anuncio y esas declaraciones era evidente el enfado de Sony con Nintendo. Y aunque en un principio la reacción fue comedida, con un Olaf Olaffson (presidente de Sony Interactive Entertainment) declarando que «no estába claro si Nintendo había violado o no los términos del contrato«. La respuesta en forma de demanda no tardó en llegar.

6

Parece obvio que Nintendo tuvo que recular un poco porque las conversaciones para llegar a un acuerdo continuaron. Finalmente en 1992 se ponen de acuerdo y deciden que el SNES-CD sea desarrollado conjuntamente por Nintendo, Sony y Philips. Nintendo obtendría así los derechos del SNES-CD, además de una exclusividad temporal sobre el mismo. Por su parte, Sony y Philips adquieren licencias de videojuegos de Nintendo, pudiendo sacar su propia versión del SNES-CD más adelante y con opciones multimedia. Sony consigue también quedarse con los derechos de la marca Play Station.

Después de un culebrón de muchos años todo estaba listo para que SNES-CD fuera presentado definitivamente en el CES de 1993. Las especificaciones técnicas e incluso el precio de salida (299$) eran datos más que conocidos. Sin embargo, el CES llegó y el SNES-CD brilló por su ausencia. Tantos años, noticias y disputas para nada. Nintendo tomó la decisión de no sacar nunca el proyecto a la luz.

En el Tokio International Electronic Show de 1993 Sony presentó la que después sería su PlayStation 1, pero que por aquel entonces aun mantenía el sobrenombre de Nintendo Play Station y contaba con compatibilidad con la CD-i de PhilipsPhilips por su parte continuó con el desarrollo de su CD-i y aprovechó el contrato para lanzar sus juegos de Zelda y Mario.

No existe un motivo oficial para la decisión de Nintendo de no sacar el SNES-CD, pero sí un montón de deducciones lógicas que llevan a la misma conclusión. Después de tantos años de desarrollo Nintendo quizás pensó más en centrarse en su nueva consola (Nintendo 64) que en un aparato que tenía los días contados. Además, tanto el Turbo CD como el Mega CD triunfaron menos de lo esperado. También existen rumores que afirman que el chip FX consiguió un salto de calidad tan grande en los juegos que no veían necesario el SNES CD.

2B17136A0

Sea como fuere este culebrón terminó dando a luz a uno de los gigantes de los videojuegos de hoy en día. Y es que Sony aprovechó la ventaja y experiencia obtenida por Nintendo para sacar su PSX y hacerse con el mercado, dejando probablemente a los directivos de Nintendo con la mayor cara de «tierra trágame» de la historia de los videojuegos.

Nosotros, desde Pato Gamer, te dejamos este «Pasajes de la Historia» dedicado a la Nintendo Play Station, la CD-i de Philips y el SNES-CD.

 

Versión Narrada

https://www.youtube.com/watch?v=gX_bMEd8E50

Deja una respuesta