Pierde 70 kilos gracias a su videojuego

Es una success story como existen tantas en Estados Unidos, pero ésta tiene que ver con nuestra pasión. y puede que cambie la opinión que tienen algunos sobre los videojuegos. Porque sí, son objetos de diversión y nos lo pasamos muy bien jugando, pero en casos como éste, también ayudan al jugador de manera muy positiva y saludable.

Taylor LeBaron tiene 17 años, vive en Georgia, Estados Unidos, y pesa lo mismo que un chico de su edad en buena salud, unos 65 kilos. Pero no siempre fue así, porque ya al nacer pesaba ya 4 kilos y fue obeso toda su niñez llegando a los 14 a unos 135 kilos. Como lamentablemente les suele ocurrir a las personas diferentes, era el blanco de todas las burlas y de todos los insultos de sus compañeros de clase:

En el sexto curso (que corresponde al 1° de la ESO), se cayó un libro de mi mesa, y cuando me agaché para recogerlo, uno me señaló con el dedo y dijo: «Mira, ¡Taylor tiene papada!»

El joven Taylor podía haber seguido así, viviendo una vida difícil tanto física como moralmente, pero, al darse cuenta que le costaba tan solo ir al buzón y volver y al ver el número que apareció en su báscula, decidió >hacer todo lo posible para cambiar, por lo cual investigó bastante sobre los programas de fitness que habían en sitios como healthy usa. Para ganar esta apuesta, tuvo la idea de incluir lo que más le gustaba: los videojuegos. Como era un programador bastante bueno, le resultó simple crear su propio juego al que llamó The Ultimate fitness game, y que describe de esa manera:

Tienes enemigos, como el estrés por ejemplo, aliados, como el ejercicio físico y tienes dinero que en este caso representa las calorías porque cuando te enfrentas a algo físico, tangible, es mucho más fácil y divertido conseguir tu objetivo. Pero tienes que jugar de manera inteligente, si no, te quedarás con puntuación baja y sin dinero.

Así es como Taylor perdió 70 kilos en 3 años y como pudo ganar autoestima con su videojuego. Si te interesa su historia, la cuenta, con más detalles sobre su juego, en su libro: «Cutting Myself in Half: 150 Pounds Lost One Byte at a Time» que se puede traducir así: «Cortándome por la mitad: 70 kilos perdidos un byte tras otro». En inglés hay un juego de palabra entre a byte (un byte en castellano, que es un conjunto formado por 4, 6 u 8 dígitos binarios o bits, que constituye la unidad de transmisión de información) y a bite, un mordisco en castellano.

 

Deja una respuesta