Potencia gráfica vs calidad artística

¡también somos tienda de videojuegos y accesorios retro! mira 👇👇

¡Oferta!
¡Oferta!
11,08$
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!

Gran debate entre amantes del entretenimiento electrónico, y es que, muchos son defensores de la potencia gráfica, es decir, les apasiona ver como su máquina es capaz de mover texturas hiperrealistas, y a otros les conmueve más la calidad artística, cayéndoseles la baba al ver como un mundo lleno de encanto se plasma frente a sus narices, haciendo que Alicia sea una simple noob en esto de quedarse maravillada.

Quizá no todo el mundo sepa distinguir entre estos dos aspectos que muchos engloban en el mismo apartado llamándoles “gráficos”, pero como hoy en día gusta de analizar todo a fondo, aquí estamos para aclarar las dudas de los más sibaritas.

Crysis
Crysis

La potencia gráfica se consigue con músculo, es decir un procesador y/o tarjeta gráfica que sea capaz de generar multitud de polígonos llenos de detalle con texturas super-complejas, lo más parecido a la realidad posible. Vamos, lo que enseñas a tus amiguetes cuando se acercan a casa, para fardar de cacharrito que es capaz de hacer que te frotes los ojos para ver con más nitidez si cabe, eso que se ve en pantalla y se mueve con un mando (o teclado y ratón). Como ejemplos de esta vertiente tenemos uno de los exponentes que supuso en su día (y aún hoy lo es): “Crysis”. Otro que fue la envidia gráfica de su época a parte de mostrar otros pioneros atributos, fue “Shenmue” en Dreamcast. Naughty Dog suele dar una clase de como se deben mover los polígonos de una pantalla, aquí mencionaremos su joya más reciente: “Uncharted 4”.

Shenmue
Shenmue

La calidad artística se puede explicar como: ese mundo irreal que parece la expresión gráfica de un cuento generado por las mentes de los artistas que decidieron coger un PC para expresarse en vez de un pincel, cincel, u otro medio que no suponga conectarlo a una tv y a un mando. Esa sensación de estar ante un mundo nuevo para nosotros, lleno de encanto, gracias a la arquitectura de sus construcciones o la paleta de colores empleada, bien sea una aldea llena de gente que se encarga de recoger florecillas e ir a pescar, o un mundo tétrico abarrotado de criaturas deformes que deambulan por ahí en busca su próxima presa. En este lado del ring tenemos casi obligatoriamente que hablar de la saga “Zelda”, o como no cualquier parte de la saga “Souls”. Juegos como “Limbo” o “Brothers a tale of two sons” con claros ejemplos de como la parte artística eclipsa la potencia gráfica.

Limbo
Limbo

Y es que, la vertiente indie potencia el apartado artístico en la creación de un videojuego, como si de un anabolizante se tratara en el cuerpo de un fornido musculitos de playa. Los estudios independientes carentes de recursos técnicos para adquirir ordenadores que sean bestias pardas técnicas y contratar a gente que se dedique 2 meses en generar la hebilla de la bota izquierda del personaje secundario de turno, son más proclives a generar un mundo mágico, que te atrape bien sea por la posición lejana de la cámara, el color grisáceo que invade todo y la relación entre los personajes que sin decir palabra te genera la necesidad de ayudarles a completar su historia.

Esperamos que haya quedado algo más clara, la distinción entre estos dos aspectos. ¿Qué es a lo que más importancia le das? ¿Qué juego para ti, supone un exponente en cualquiera de estos dos aspectos? Comenta y comparte. Gracias.

Deja una respuesta