Probando Limelight: Streaming del PC al salón

Desde el nacimiento de las consolas, los jugadores se han topado con quebraderos de cabeza como es el de decantarse por el último terminal de Sony, Nintendo o Microsoft (entre otras) o ahorrar para un PC. Esta decisión es muy compleja y es que cada tipo de sobremesa tiene sus propias características técnicas así como software exclusivo. Además muchos jugadores se oponen a comprar un PC pues les resulta más incómodos de jugar o porque prefieren la tele y el sofá.

Sin embargo, hemos podido comprobar como la tecnología ha ido evolucionando a paso de coloso, y lo que antes resultaba imposible o impensable, hoy resulta ser real. Tú que me estás leyendo, si tienes un buen PC y siempre has querido jugar a tus juegos en un salón, muy posiblemente te interese este artículo, así que te invito a seguir leyendo y descubrir la apk Limelight.

Pero, ¿qué es Limelight? Explicado de forma muy breve y sin tecnicismos complejos, se trata de una aplicación para el S.O. Android  que permite trasladar la imagen que proyecta tu PC a cualquier dispositivo equipado con el sistema creado por Google. Si estás muy metido en este mundillo te sonará que esto ya era posible a través de consolas como Nvidia Shield o la Nvidia Shield Tablet y es que efectivamente Limelight lo que permite es usar GameStream de los nuevos terminales de Nvidia pero de forma libre y gratuita. De esta manera cuando ejecutamos la aplicación, en nuesto Pc se iniciará automáticamente el modo «Big Picture» de Steam (obligatorio tenerlo), y comenzará la retransmisión del juego.

console-mode
Cada día el streaming coge más fuerza y popularidad.

Al conocer la existencia de esta aplicación tan llamativa quise realizar pruebas por mí mismo para saber si realmente esto puede llegar a funcionar de manera eficaz y es tan prometedor como parece.

Para empezar, comencé instalando la aplicación en mi propio móvil (Xperia Z2) pues me hacía una enorme ilusión convertir mi teléfono en una magnífica consola portátil donde poder jugar a mis juegos favoritos de PC. Sin embargo, todas las pruebas que realicé resultaron ser un tremendo fracaso. Pese a que funcionaba, se hacia patente el gran inconveniente en todo esto, y es que evidentemente, necesitaremos de una casi óptima conexión a Internet. En mi casa tengo una conexión de 100/10 Mbps de Fibra óptica y aún así la latencia impedía el correcto funcionamiento del juego en mi móvil. Pues bien, claramente esto es debido a la débil conexión Wifi que se encuentra en mi hogar (2,4 Gz) que no es suficiente para el objetivo que quería conseguir. Tras miles de combinaciones diferentes y acabar haciendo el pino con mi móvil acabé desistiendo.

La solución parece sencilla, sólo he de usar una conexión Ethernet (por cable) para que Limelight cumpla con lo que promete, pero amigos, esto no resulta tan sencillo, pues no encontraba ningún dispositivo que me permitiera conectar mi móvil por HDMI y a la vez a Internet. Así que decidí probar con una consola Android aclamada por muchos y olvidada por más personas todavía: Ouya.

Para quienes no la conozcan, Ouya es una consola Android que fue creada a través del sistema de apoyo económico Kickstarter. El resultado fue un cubo que sólo sería aprovechado por los más expertos; pues seamos honestos, jugar a los juegos del móvil en la tele no era tan atractivo como nos lo vendían.

Conseguí que un amigo me dejara dicho cubo para poder hacer la prueba. Instalé Limelight en la microconsola, la conecté por Ethernet y… Exacto, el streaming funcionaba como una bala, a 1080p de resolución y a 60 fps como una roca y es que lo interesante de este sistema es que el que realmente realiza todo el trabajo es nuestro PC y no la consola, con lo que sin importar las características técnicas de esta última, con poco que tenga llegamos a tener una experiencia de juego tremenda. Además destacar que Ouya permite el uso de mandos de Ps3 o Xbox 360 de forma nativa, cosa que el jugador agradece (el mando original es…bueno…es un mando). Con esto no quiero deciros que vayáis corriendo a comprar esta consola, ni mucho menos, pero si es verdad que es una alternativa bastante más barata que los terminales de Nvidia, aunque menos aprovechables que estos últimos. Al no tener capturadora, dejo aquí un vídeo de Youtube para que veáis el funcionamiento.

Para poder hacer streaming de PC a una consola o móvil es necesario que disponga de una tarjeta gráfica de la serie GTX 600 en adelante, así como tener una buena conexión a Internet. Las pruebas han sido realizadas con un PC de 1TB de memoria, 8 Gb de Ram, una GTX 660 y un procesador i5.

Los juegos utilizados han sido Alien Insolation, Naruto Ultimate Ninja Storm 3 y Metal Gear Ground Zeroes.

Deja una respuesta