Opinión: El problema del videojuego competitivo

¡también somos tienda de videojuegos y accesorios retro! mira 👇👇

¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
11,89$

Cada vez que inicio una partida a un videojuego competitivo me doy cuenta que no es divertido. Si bien es satisfactorio ganar y subir rango de liga, cuando te encuentras cara a cara con la realidad, la derrota, acabo mosqueado y nervioso. Ya me pasaba con League of Legends  y algo dentro de mi pensaba que en Overwatch sería algo diferente.

Todo empezó cuando me compré el juego. Había cierto detalle que me impresionó. ¡No había flamers! Tonto de mi pensé que el público al cual llegaba blizzard era más maduro. Tan solo tuvieron que meter las competitivas para que toda la calma se tornara a furia. Y tonto de mi piqué y me puse a competir.

Tracer de overwatch, un videojuego competitivo
Nuestra querida Tracer de Overwatch

El ser humano es competitivo por naturaleza, de ahí que cualquier videojuego competitivo es una buena baza para mostrar tus habilidades. Uno siempre quiere destacar y ser el mejor en todo —yo me incluyo—, y cuando alguien se interpone en tu camino al éxito uno se vuelve una fiera.

Aclaro que yo no soy de los que se dedican a flamear, sino del que mutea a todo el mundo que lo hace (Cosa que me deja incomunicado con ciertas personas… pero total, para lo que iban a decir). Y para colmo, he conocido a gente magnífica, a la cual le das un ordenador y un juego competitivo y se vuelve odioso.

¿Por qué os suelto esto? Resulta que en los inicios de Overwatch, cuando aun no estaba disponible en competitivo —con rango—, la gente se lo tomaba con calma y se divertía. Era común ver a grupetes de gente haciendo el idiota por el mapa o realizando composiciones incoherentes en el equipo. Y casi no te dabas cuenta de que el juego consistía en conquistar puntos o mover una carga del punto A al punto B.

Pero llegó el competitivo

Cuando empezó la temporada uno, la gente aun estaba en calma. Todo era nuevo, las mecánicas de grupo eran algo confusas y no se sabía cómo funcionaba qué con quién. Yo estaba contento porque parecía haber un buen rollo en los equipos; todos elegían sabiamente sus personajes, una comunicación políticamente correcta y un ambiente de colegueo. Pero duro lo mismo que nos dura un kinder bueno entre las manos.

heroes of the storm videojuego competitivo
Heroes of the Storm es otro ejemplo de videojuego competitivo

Cada vez que trato de jugar alguna partida al competitivo del maravilloso ow salgo con mal sabor de boca. Y cada vez que trato de jugar con el personaje que me gusta manejar, siempre hay quejas.

«Pls no sombra» — El típico idiota del grupo

Y es constante la queja. Que si no les gusta este personaje, que si deberías cogerte tal otro. Y lo peor es que sé a ciencia cierta que ellos tampoco disfrutan. Se las pasan quejándose y llorando, y dudo que se diviertan. Ese afán por ser el mejor nos mata, pero idiotas como yo seguirán jugando y tratando de divertirse, porque somos unos cabezotas que no sabemos cuándo rendirnos.

Deja una respuesta