Retrospectiva; Trilogía Fable 3/3

Después de un comienzo agridulce con la primera entrega si eras de esos que tenían un gran hype, o una agradable y aceptable sorpresa si te apuntaste más tarde o a ciegas a la saga, llegó Fable II tras cuatro años de desarrollo. Ya he dicho que este juego tiene sus problemas, pero desde luego, no puedo negar que fue diferente y logró crear un mundo más grande y más dinámico. Luego, solo dos años después, Fable III salió al mercado.

Cuando este juego salió, yo estaba entusiasmado, y no podía entender las puntuaciones entre tres y seis que estaba recibiendo. Sí, estaba acostumbrado a que la gente y las webs criticasen esta saga, pero esto era otro nivel. Cuando por fin pude comprármelo por el 2012 a un precio muy reducido, di gracias por ello, porque todo el odio estaba claro. Si esta vez Molyneux también escuchó las críticas del juego anterior, no les hizo caso alguno.

Para ser sincero, mi primer problema y el menor de una larga lista todo sea dicho, es la portada del juego. Hasta la fecha las carátulas de esta saga eran una contraposición del bien contra el mal, de como tu personaje cambiaba de una alineación a otra, y ese era el objetivo y el punto principal del juego. En este juego, es solo tú y una corona, y esta vez la corona es lo que cambia. El porqué de esto lo hablaré extensamente en el postgame, considerad este pequeño segmento una prolepsis.

La historia esta vez nos sitúa en una época equivalente a la revolución industrial, pocos años después de los eventos ocurridos en Fable II, pues tu eres el hijo del héroe de dicho juego. Todo comienza siendo un adolescente dando el paso a su vida adulta, sin ninguna responsabilidad, hasta que tu casi novia te habla de que la gente empieza a pensar en una rebelión contra el actual rey, en otras palabras, tu hermano. Después de tu primera decisión, la cual debo admitir que no hay buena o mala de modo que eso es un paso adelante, tu mismo observas que tu hermano se ha convertido en un tirano y te retiras del castillo por un pasadizo oculto que tenía tu padre y comienza tu misión, convertirte en un héroe y encontrar apoyos para liderar una revolución para derrocar a tu hermano del trono.

Desde luego, puede decirse que la historia es una cosa más fresca que una venganza como fue el caso de su predecesor y en concepto lo es, pero tal y como lo ejecutaron no puede ser peor. Existe una frase que nunca debe salir de mi boca mientras juego a algo, y esa frase es “¿Cuándo se termina esto?” porque desde que ese momento ocurre, el juego se convierte en una maratón interminable de esfuerzo absurdo por mi parte que termina siempre de la misma forma, yo me esfuerzo por terminarlo y sacar hasta el último euro de rendimiento que pueda del juego, y en cuanto salen los créditos, lo saco, lo guardo en la caja, y se va a mi estantería a acumular polvo, porque sé que no lo volveré a tocar. Fable III llegó a ese punto muy rápido.

Tuvieron ocasión de arreglarlo con el final. A lo largo de tu aventura haces promesas a la gente de Albion y a los líderes que se ponen a tu mando para seguirte en la revolución que tendrá lugar y eventualmente cuando eres rey, te enteras de que en un año ocurrirá un giro hacia la peor, y que necesitas dinero para preparar tus ciudades y ejércitos para la amenaza que está al llegar. No, no considero esto un spoiler porque se spoilea el juego a si mismo mucho antes de llegar a ese punto, de modo que no siento que esté arruinando nada a nadie, pero no diré lo que es la amenaza. Desde tu nueva posición como monarca del reino, debes decidir sin mantener las promesas lo que costará mucho dinero de las arcas reales, las cuales están muy mermadas por la reconstrucción de la ciudad tras el levantamiento ciudadano, o romperlas en pos de lograr llenar las arcas a tiempo y prepararte para lo que está por venir. Todas las decisiones importantes del monarca son A o B, más dolorosamente obvias que durante el primer juego, salvo una excepción.

El motivo por el cual esto es estúpido es, que no tienes que hacer eso, como monarca creo que sería más lógico coger a los miembros de tu rebelión y explicar la situación, que una gran amenaza se cierne sobre Albion y que tienen menos de un año para prepararse, y que después de ocuparse de eso, se encargará de cumplir las promesas que tienes pendiente con ellos. Pero además, esto queda mucho más trivializado por una decisión que se tomó respecto al gameplay, un aspecto de este juego que explicaré ahora mismo.

Este juego contiene la peor jugabilidad de toda la saga, a todos los niveles, las decisiones relacionadas con el gameplay han sido tan estúpidas y tantas que no sé por donde comenzar. Empezaré por tu base de operaciones o El Santuario. Como dije anteriormente, el inventario en Fable II tenía sus problemas por la gran cantidad de objetos que este juego contiene y no era práctico en absoluto, pero en lugar de arreglar eso, decidieron remover completamente el inventario. Ahora si quieres un objeto tienes que pausar el juego, lo cual te teletransportará al santuario, ir a una de las cuatro salas que tiene, la de los objetos, seleccionar el objeto que quieres. ¿Quieres cambiar de armas? Bueno, pues pausa, teletransportate, ve a la habitación de las armas, camina hasta el arma que quieres, equípatela y sigue tu aventura. ¿El viaje rápido? Pausar, proceso tedioso, ir al mapa, y seleccionar a donde quieres ir. Esto es puro padding, en otras palabras, relleno. Esto se ha hecho de esta forma para añadir de forma patética unas 3 horas más a la duración del juego a base de tiempos de carga a un juego que ya dura menos que Fable II. Admito que me gusta la idea de una base de operaciones y más con esta trama, tiene todo el sentido, pero la ejecución de esta idea fue la peor posible.

¿Quieres saber cuanta vida le queda a tu personaje? Bueno, yo también. No hay una barra de salud, es inexistente, en su lugar sabes cuando estás herido cuando los bordes de tu pantalla están en rojo. Igual esto era una buena idea en la cabeza de los diseñadores para dejar la pantalla más limpia y sin menos elementos que rompen la cuarta pared, pero eso no me dice cuán herido estoy, solo sé que si veo eso, me tomo una poción, pero nunca sé si tomarlo o no pues ignoro si es un derroche o no usar una poción con esa vida, la cual no puedo ver y en este momento la espiral se repite.

El tema de armas, es peor que nunca. Fable II tenía un catálogo de armas decente que te permitía elegir la modalidad de arma de cuerpo a cuerpo y de larga distancia que más se ajustase a tu persona, dependiendo de su fuerza y rapidez, aquí no, aquí tienes dos opciones de cada y punto. Una espada o un martillo de dos manos y una pistola o un rifle. Puedo entender la definitiva exclusión de las armas de flechas por la época, de acuerdo, pero estas limitaciones son dolorosas de ver como jugador, aunque realmente tampoco importa demasiado porque en esta entrega, si no eres mago, eres basura. Las armas cuerpo a cuerpo son peores que nunca, ahora no solo pueden bloquearte más y mejor que en el anterior, si no que más tipos de enemigos pueden esquivarte y cortar tus florituras. Si te odias demasiado a ti mismo, ve al desierto con un arma cuerpo a cuerpo sin mejorar. Las armas de fuego han sufrido una gran disminución del daño infligido, de modo que tu mejor opción es la magia, que no solo es más fuerte que nunca antes, ahora puedes combinar dos conjuros, porque por Dios, una llamarada gigante o un tornado gigante no eran suficiente, tenemos que crear un tornado de fuego gigante. Pero no te preocupes, puedes ser un guerrero de corta distancia también, será una perdida de tiempo mucho mayor, lo sé por experiencia, pero es posible porque es el Fable más fácil de todos y decir eso en esta saga en particular, es decir mucho.

Además de haber sido trivializadas, las armas ahora sirven como un logro, y no me molestaría eso si no fuese una simple escusa para vender más copias a tus amigos, ya que solo un cuarto de las armas especiales están a tu disposición en una nueva partida a pesar de estar la totalidad en el CD. Y la gran mentira fue con la descripción que vendieron a las armas, algo similar a que las armas evolucionaban contigo a medida que las usabas. B.S, eso es una mentira. Existen 2 armas, las primeras que se supone que han sido las del antiguo rey y el resto. Las de tu padre evolucionan no con el uso, si no a medida que desbloqueas mayor maestría con tu arma, esta cambia de apariencia y se le añade un efecto, en teoría dependiendo de tu estilo de juego, otra mentira, es completamente random. el resto tienen 3 objetivos cuando la seleccionas, y puede ser desde matar a un aldeano en diferentes ciudades de amigos de Xbox Live, de nuevo excusa para vender copias a tus amigos, hasta mata a trescientos enemigos de esta clase en esta zona. Eso no es “evolucionar con su uso”, es evolucionar después de hacer una miniquest absurda que no necesita existir.

El tema de mejorar a tu personaje es una broma. En las dos entregas anteriores al derrotar enemigos y dependiendo de como les derrotases, salían unos orbes brillantes de colores que representaban la experiencia que adquirías. En este no, en este tienes que acumular sellos de héroe, que sí, acumulas puntos para ellos matando, pero esa es la forma lenta. La forma efectiva de conseguir estos sellos es haciendo misiones secundarias y con las relaciones entre PJ y NPC, las cuales cubriré en un momento. Entiendo lo de las misiones secundarias, no voy a actuar como un idiota, pero ¿Qué demonios tiene que ver hacerme amigo de un barbero de un pueblucho perdido en el monte cerca de ninguna parte con poder disparar mejor y más rápido? Francamente, no lo entiendo. Lo peor, es que al no haber un menú, si no un santuario, tienes que ir, de nuevo a ese lugar, teletransportarte desde esa ubicación a otra y el power up de tu personaje no es usar la experiencia para mejorar tu persona, no, es abrir un cofre. No diré nada más, dejaré que eso cale en cada uno.

La relación entre PJ y NPC es peor que nunca, en Fable TLC progresaba dependiendo de tus acciones en las misiones, en el segundo eso era un factor importante, además de tu aspecto, tu riqueza, pero a pesar de todo, podías cambiarlo con expresiones, lo cual era ridículo en ejecución. Aquí llevaron todo lo malo que tenía este sistema en Fable II y lo elevaron al máximo exponente. Ahora hacer una acción en el centro de una plaza abarrotada de gente, no llamará la atención de todo el mundo, solo de la persona a quien selecciones. Luego, hay diferentes fases de la amistad y para pasar de una fase a otra tienes que hacer otra miniquest absurda, que todas son “lleva este paquete a esta persona por mí” o “Encuentra el paquete que se me ha perdido en esta zona”. Son misiones sencillas, absurdas y que solo sirven para perder el tiempo. Lo dicho, padding.

Sobre lo que decía al comienzo, ¿Sabéis porque es completamente inútil la parte de la historia donde necesitas tomar decisiones en contra de lo que la gente necesita para conseguir el dinero? Pues porque el tiempo en ese momento, solo avanza si tu lo deseas, hasta que no completes todas las tareas de tu agenda de rey del día, el tiempo no avanzará nunca, de modo que puedes deambular por el mundo hasta tener todo el dinero necesario, una vez hecho esto. Sigues con tu agenda de rey hasta el final. Alguno podrá decir, bueno, eso es hacer trampa y realmente no, trampa es el bug del dinero del Fable II, que cambiando la fecha de tu 360 hacia adelante ganas el oro, eso requiere hacer trampas por tu parte, te aprovechas de un error de la programación del juego. Esta es la única forma de lograrlo de la forma buena, es hacerlo o morir. No toméis esa frase como un spoiler, no es literal. De modo que, tu eres bueno, pero es la situación del reino lo que te obliga a tomar esas decisiones, eso es lo que quiere decir esa portada con solo una posible alineación y que el reflejo sea la corona. Además de ser estúpido, es mentira, porque una de las misiones que haces como rey es ir a buscar un tesoro a una nueva zona, y entonces te dan la opción de quedártelo para ti o darlo a las arcas del reino, de modo que si lo que pretendían es vender que en este juego cada mala decisión es por un bien común, eso lo hecha a perder.

La compra-venta de viviendas y negocios sigue presente en este juego, pero de alguna manera, es más tedioso en este juego. Se supone que desde el minimapa del teletransporte del santuario, puedes seleccionar donde quieres aparecer pero de nuevo, es mentira, es un sitio cercano a esa zona con suerte y los modelos de las ciudad del mapa no se parecen en nada al diseño de la ciudad una vez la visitas. Solo se comprarán tiendas porque es la única forma efectiva de ganar dinero.

Los coleccionables, oh dios mio. Paso a citarlos: 50 gnomos que son exactamente como las gárgolas del previo, otras 50 llaves de plata con sus consiguientes cofres, 4 de Oro, 4 Puertas de Oro, 30 flores, 30 libros, las 50 armas para las cuales necesitas amigos con el juego junto con pagar Xbox Live y el retorno de las Puertas Demoníacas. ¿Por qué esto es peor que en Fable II? Bueno, soporto los gnomos, pero aparecen de forma estúpida, las gárgolas estaban desde el comienzo, se sienten que están por el hecho de otro coleccionable, pero no me molestan, sería hipócrita si esto me molestase y en el anterior no. Las llaves tampoco, antes de ir a cada zona, puedes ver el número de llaves que te faltan por conseguir, las de oro incluidas, tienes que buscarlas, pero sabes donde, y las puertas no son un gran secreto, las encontrarás explorando sin mucho problema. De hecho, una está cerca del tutorial del juego, no es muy complicado, y disfruto de las puertas demoníacas, de la mayoría al menos, de modo que eso tampoco. El problema son el resto y sí, se lo que alguien puede pensar, que no protesté por los que añadieron en los DLC en el juego anterior y por esto sí. De acuerdo, pero los libros de Knothole solo están en Knothole y las estatuas de Murgo, solo están en los objetos de Murgo. Las llaves puedes ver donde te faltan y explorar, las puertas lo divertido es buscarlas y los gnomos/gárgolas dan pistas auditivas de su ubicación con sus improperios hacía tu persona, los libros no, no hay senda, ni pista, nada. Peor, algunos solo puedes conseguirlos haciendo misiones para el bibliotecario que te pide los libros y se activan consiguiendo más libros. Y es cierto que las flores solo están localizadas en el desierto y no es una extensión muy grande, tiene cuatro zonas, una mazmorra y una habitación secreta que no desvelaré donde está por el beneficio de la exploración, pero con todas los coleccionables de los juegos anteriores conseguías algo grande, una casa, armas únicas, montón de dinero y joyas, en esto, pintura para tus tatuajes, de modo que realmente si vas a pasar ese trabajo, será por el desbloquear un logro. Las armas, no tengo que mencionar nada más, una porquería.

Pero nada de eso es lo peor, lo peor es como este juego quiere exprimirte, como si fuese un juego online masivo exigiendo micropagos por todo. Si no fuese obvio ya con el tema de las armas, y otra cantidad obscena de logros sencillísimos de realizar pero requieren jugar con alguien más, este juego abusó del DLC y no de la forma correcta. ¿Quieres teñir tu ropa de negro? Paga, el tiente negro es DLC, no está en el juego, a pesar de que no es un extra, porque dejamos a propósito un hueco en el armario de tintes para él. Y junto con el negro, otros colores. ¿Por qué? No había necesidad, en Fable II no solo tenías esos colores, además de varios tonos de todos los colores. Y eso con peinados, trajes, y todos como DLC de día de salida. Eso significa que lo quitaron del juego, para vendértelo a mayores. Hice un tema sobre piratería y esta practica salió, no quiero repetirme, pero me parece un robo quitar contenido de algo completo para exprimir un poco más tu cartera. Sobre si hay algún DLC de contenido adicional que no sean trajes o demás sablazos, francamente lo ignoro y no lo parece después de una muy breve búsqueda en la wiki de Fable, pero llegados a este punto es evidente que no hubiese gastado dinero en más contenido para esta entrega.

Tened en cuenta una cosa, esta es la versión resumida de porqué este juego no me gustó en absoluto, supongo que muchos ya lo habréis deducido llegado a este punto. No puedo decir que todo fuese malo, eso no sería justo, pero me cuesta pensar en cosas buenas de este juego.

La música es decente, sigue el estilo de los juegos anteriores, pero creo que no encaja tan bien, ya no es un ambiente de fantasía, es una ciudad con fábricas, el nuevo Main Theme de este título parece que no se enteró de la nueva atmósfera del juego y tal vez fuese así, tal vez llamaron a Rusell Shaw y dijeron que era Fable III, que hicieran como en los juegos anteriores, o tal vez Danny Elfman, quien no estuvo en este juego como compositor, tuvo un peso mucho mayor del que yo le dí en los otros títulos. No lo sé y no quiero especular, dejaré el tema para que opinéis vosotros mismos, y junto con él, el tema de la zona de Driftwood, el cual es uno de los temas que más me gustan de toda la saga.

Puedo decir que la música del juego sigue siendo buena, pero con excepciones, no por ser malas melodías, si no porque no pegan con el nuevo ambiente.

Visualmente, el juego es hermoso, grandes zonas, mucho más grandes que en Fable II con una calidad gráfica que poco tiene que envidiar a otros grandes títulos. Donde realmente estas zonas brillan es con tus decisiones, lo cual parece raro porque he criticado estas en este juego hasta la saciedad, de modo que permitirme explicarme. En el juego anterior, hay dos poblaciones que cambiarán drásticamente dependiendo de si tu las ayudas o no, tres si contamos las opciones de bien y mal en el intro del juego. En este juego, es en el postgame, y realmente se nota la diferencia visual de una opción a otra, puedes crear dos Albion totalmente diferentes, no es lo mismo una arboleda que una extensión donde los arboles fueron talados, por ejemplo.

Y el hecho de que de nuevo permite elegir si eres hombre o mujer y el cooperativo están presentes, pero quitar eso del juego anterior sería absurdo. Debo reconocer que el aspecto del multiplayer mejoró respecto al anterior, pero no por mucho, ahora tu compañero puede interactuar contigo y con NPCs, pero sigue siendo nada en la historia, si está durante una conversación importante, de nuevo, será un producto de tu imaginación. Lo que significa, esto sigue sin ser una historia para dos jugadores, sigue siendo una historia donde un jugador dos puede estar presente sin molestar demasiado.

De modo que sí, mis puntos positivos sobre este juego son su música y su mundo cambiante visualmente atractivo, pero ya está. Yo no puedo recomendar este juego a nadie, como he dicho, cuando esa frase sale de mi boca, ese juego está muerto, no tiene oportunidad de remontar.

No me entendáis mal, a pesar de que los dos primeros títulos tienen problemas, puedo recomendarlos por su gameplay, porque yo me divertí con ellos, el primero incluso es un juego permanentemente instalado en mi PC, pero sobre el tercero, no puedo decir nada bueno ni sobre la historia ni sobre el gameplay, de modo que mi sugerencia es que evitéis este título. Hey, si por casualidad te animas y juegas a la trilogía y Fable III te ha encantado, me alegro mucho y mejor para tí, no habrás tirado el dinero, pero yo seguiré recomendando no acercarse a él, no puedo decirle a alguien que compre algo que ha sido un maratón de aburrimiento para mí, hasta el punto de ser el único juego de la saga que solo completé una vez.

Bueno, esta ha sido todo, y la verdad, hacer una retrospectiva sobre estos juegos ha sido entretenido, en ocasiones está bien mirar atrás con algo más de profundidad que un simple recuerdo. ¿Tengo pensado hacer más retrospectivas? Por supuesto que sí, pero no por ahora, hay otras cosas que mirar, y quien sabe, igual algún juego más reciente que cubrir. Stay tuned!

Deja una respuesta