[Review] Alicemare – La ambiguedad en las pesadillas

¡también somos tienda de videojuegos y accesorios retro! mira 👇👇

¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
11,89$

Las historias interesantes son las que se suelen contar con los dedos de una mano, pocas historias son las que te atrapan, pocas las que te dejan una buena experiencia que, al recordarlas, puedas saber de nuevo qué es lo que se sentía en ese momento. ¿Cuánto puede durar una historia? ¿Una historia corta puede ser más interesante que una más larga? Son preguntas bastante innecesarias, los cuentos están ahí, y da igual que tan larga sea la historia, lo importante es que acabes con un buen sabor de boca. Lo mejor es que, Alicemare lo consigue.

Alicemare
Hoy hablamos de Alicemare, una obra proveniente del creador de LiEat, una historia sobre las mentiras, sobre cambiar de apariencia, las máscaras y el ser humano. El autor de estas obras suele tener un estilo propio, sus juegos no duran demasiado, y lo más importante, sus cuentos están fragmentados. Porque si, Alicemare es un conjunto de cuentos, al igual que LiEat, Alicemare nos cuenta varias historias, los personajes, tanto el protagonista como los secundarios, están presentes. Todos tienen algún punto en la historia que al final acaba cayendo para poder revelar su historia. Alicemare hace todo esto, es posible que se quede atrás en comparación a la obra posterior ya que este fue uno de los primeros juegos del autor, se nota, como experimenta, como empiezan a nacer las historias de la propia obra. Aun así, Alicemare tiene una estructura más definida, compacta, los personajes no cambian tan a la ligera y suele haber cuentos más sólidos.

El juego nos cuenta la historia de Allen, un chico misterioso el cual ha perdido su memoria, no nos lo dicen de forma directa en ningún momento pero desde el primer instante ya tenemos la intuición de que algo no va bien. El protagonista es callado hasta bien parte de la obra y tanto el como muchos de los otros personajes, son ambiguos. Uno de los puntos destacables de Alicemare es su ambigüedad, con tan poca duración, tiempo, espacio y palabras, te cuenta hasta 6 historias en tan solo unas 3-4 horas. Son historias cortas, si, y aquí recae uno de los problemas, son historias demasiado ambiguas. Obviamente es entendible el poco detalle de ellas debido a la duración, el problema es que faltan partes importantes, no te acabas de enterar del todo de los cuentos que trata la obra y al final acaba siendo muy abierto a interpretación.

Alicemare
Aun así, la obra hace muy buen trabajo, experimenta con estas historias y nos las cuenta de un modo curioso, cada obstáculo que pasamos, vamos avanzando para ir descubriendo gran parte del guion. Al parecer el protagonista se encuentra en una residencia de estudiantes, con su profesor y sus compañeros, pero algo raro ocurre. Y aquí es cuando nos despertamos, estamos en otro mundo, en el mundo de los sueños, ¿o no? En parte el juego justifica su ambigüedad ya que no sabemos del todo donde estamos, todo es demasiado difuso y no acabas de enterarte muy bien de la historia, pero con lo que hay que quedarse, es con la esencia.

Es posible que incluso mis palabras suenen difusas. Alicemare cuenta diversas historias, historias que son contadas por medio de unas habitaciones que nos va abriendo un personaje, cada vez que salvamos a nuestro compañero de una pesadilla, abrimos una puerta más al mundo real. ¿El obstáculo principal? Una especie de conejo que al final tampoco sabemos exactamente quién es, pero, no nos lo va a poner fácil. Al parecer es hipócrita, gracioso y egoísta, no le importamos y por eso nos llama Alice, a todos nos llama Alice, porque, ¿para qué más? No le importa nada y lo único que quiere es guardar su secreto y que no encontremos las llaves.

Alicemare

A diferencia de LiEat, Alicemare tiene una mecánica más simple, aunque por ello, no hace más aburrido al juego. LiEat es un JRPG, sencillo y muy básico, pues bien, Alicemare es un juego de “terror” y “RPG”. Me sorprende la cantidad de gente que les ha puesto estas etiquetas sin ni siquiera haber mirado el juego antes. Alicemare en realidad juega con la exploración, el truco y el misterio, pero sobre todo con el truco. Siempre te intenta engañar con alguna visión y siempre te lo intenta poner difícil. La principal mecánica son las adivinanzas que te pone al final de cada habitación. Os seré sincero, muchas de ellas he tenido que mirar guía, y no creo que el juego sea difícil, ni mucho menos, el autor no busca eso. El problema, para algunos, es que las adivinanzas (la mayoría) se basan en cálculos matemáticos, algo bastante negado para mí. Aun así la obra te intentará engañar siempre así que tampoco hay que fiarse en la respuesta de la calculadora. Suelen ser adivinanzas simples, algunas son problemas matemáticos mientras que otras son simples casos de asesinatos.

Alicemare tiene unos personajes incompletos, intenta rebuscar en el pasado, ofrecerte historias que verdaderamente son interesantes, sigue teniendo esa esencia que le hace único al autor. Su mundo sigue siendo como el de un cuento, un sueño, una pesadilla, terrores infantiles, traumas y demás asuntos oscuros que han sufrido los personajes son los que trata esta obra. El problema es su escasez, la dejadez de dejarlo todo bajo interpretación del espectador y tenerlo todo bajo una manta fina en la que no sabremos nunca el verdadero trasfondo de todos los personajes.

En conclusión, Alicemare es una obra que habla sobre los traumas infantiles, sobre las pesadillas, las consecuencias de ello y la psicología de algunos de los personajes que nos encontramos en la obra, aunque haya tanta dejadez sigue habiendo cuentos muy interesantes. Sigue siendo una obra muy recomendable y que te podrá hacer pasar momentos muy buenos, dándote a pensar y a descubrir todos los trasfondos intrínsecos que tiene.

Deja una respuesta