[Review] Beat Cop – Apatrullando la ciudad

¡también somos tienda de videojuegos y accesorios retro! mira 👇👇

¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
11,77$
¡Oferta!

Arma Letal. Los Intocables. Superdectective en Hollywood. Último Testigo. Arde Mississipi. A la Caza. Perseguido. Límite 48 horas. Estos son algunos de los muchos ejemplos del cine policíaco de los años 80 que con tanto cariño guardamos en nuestras estanterías. Horas y horas de acción absurda a raudales con metáforas de la era Reagan que nos tenían pegados a la pantalla las tardes de fin de semana cuando éramos crios. Todas esas situaciones vividas por los héroes de época encarnando a un policía de Nueva York hace más de treinta años. Y de vez en cuando, alguna situación de patrulla vecinal. En este último punto tenemos un juego, y con él llega Beat Cop.

¿Alguna vez habéis visto Blue Bloods? No es la mejor serie del mundo, pero muestra muy bien la recreación y rutina de una familia de policías, desde el abuelo retirado, pasando por el padre jefe de policía, el hermano mayor inspector y el hermano pequeño que patrulla a pie de calle. Viendo un par de capítulos sueltos entendemos perfectamente que supone ser un patrullero: visitar las tiendas del barrio aportando seguridad, ayudar a gente cercana en sus problemas diarios, avisar a altos cargos de los problemas mayores, impedir algún pequeño robo, y siempre sobra tiempo para pararse a comer un perrito caliente con tu compañero. Beat Cop nos da la oportunidad de convertirnos en ese patrullero de la policía, ese Jamie Reagan que vemos en televisión. Y todo con ese sistema de juego tan similar a Papers Please que nos ha enamorado.

Todo comienza cuando Jack Kelly, inspector de la policía de Nueva York durante los años 80 es avisado de un robo en la casa del senador. Ya en el lugar un desafortunado hecho nos obliga a acabar con uno de los asaltantes, lo que provoca que un segundo escape con las joyas de la caja fuerte. Por desgracia es Kelly el acusado de robo, y degradado a patrullero hasta que se solucione el entuerto. Aquí comienza Beat Cop, sencillo, conciso y rápido.

Nuestro trabajo consistirá en actuar como policía a pie de calle: colocar multas de aparcamiento, detener pequeños robos en tiendas, rescatar un gatito perdido, vigilar el barrio de problemas, acudir a la llamada de los civiles… en general, el día a día de un policía de Nueva York. Una sola calle que se nos hará demasiado larga teniendo en cuenta todas las tareas a realizar y el tiempo que tenemos para cada jornada. Deberemos aprendernos la situación de cada uno de los negocios para llegar rápido, ya que no dispondremos de tiempo para tonterías, y mientras cubrir un mínimo de multas diarias o arrestar a algún maleante.

Pero… ¿quien dice que debamos hacer esto? Como buen reflejo de la realidad la gente intentará sobornarnos. Es nuestra decisión coger el dinero o no, ya que aunque podamos jubilarnos antes, seremos un mal policía. Es únicamente nuestra decisión ante los hechos. Tenemos una manutención que pagar a nuestra ex mujer, y el dinero no viene solo. Además, en el barrio conviven dos bandas enfrentadas, los italianos y los negros. Puede que nos pidan favores de vez en cuando, y obtener una recompensa de ello. Quizá mirar hacia otro lado, o llevar un paquete sin levantar sospechas. Aunque, todo esto no lo sabéis, ¿verdad? Nadie ha visto nada, jefe. No se de que está hablando. En realidad solo lo sabemos para obtener un poco más de ayuda y librarnos de la acusación injusta de robo al senador.

Beat Cop se mueve en un espacio pixel-art precioso, muy pulido y con cientos de detalles a tener en cuenta. Cada elemento de la calle está hecho individualmente, y los transeúntes, junto con los vehículos y los hechos aleatorios, nos muestran una ciudad viva, algo que no han logrado la mayoría de juegos que se lo proponen. Mediante un sencillo sistema de click and point realizaremos en gameplay, indicando el movimiento y las distintas acciones que queramos llevar a cabo. Y ya está. Una vez más, sencillo, conciso y rápido. Pero ojo, su dificultad no radica en los controles ni en el aspecto básico. Cada día tendremos una tareas, y cumplirlas a la perfección debe ser nuestra prioridad. Si el sargento se cansa de nosotros, podemos ser despedidos de nuestro trabajo, y con ello de una oportunidad de librarnos de la cárcel por un crimen que no hemos cometido. Del mismo modo que pasaba con Papers Please, controlar la rutina día tras día será el elemento crucial que debemos tener en cuenta.

Beat Cop ya está disponible en Steam, con el reciente parche que incluye los textos en español, e incluido en las rebajas de verano. Métete en la piel de un patrullero de los 80 a lo largo de una interesante historia de traición, acusaciones falsas y policías comedonuts. Aunque no te estreses mucho, siempre puedes poner un par de multas más en este maravilloso tributo a las grandes películas policiales que tuvimos entre los 80 y los 2000.

Deja una respuesta