[Review] Brawlout (Early Access), un Smash indie que se queda corto

No cabe duda que Super Smash Bros. cambió el género de las peleas para bien y para mal. Aunque la inmensa mayoría del género de peleas se enfoca en batallas 2D al estilo de Street Fighter, con algunos otros títulos en 3D (como los de Tekken), realmente son pocos los que usan el estilo más casual de Super Smash Bros., menos numerosos son los que lo logran de buena forma, lamentablemente creo que Brawlout queda fuera de ese grupo.

Ojo, Brawlout no es un título malo, simplemente es que se queda corto respecto a sus ambiciones, lo que promete cuando vemos los cortos y lo que entrega cuando jugamos. El título desarrollado por Angry Mob Games nos trae  una propuesta independiente en este subgénero dominado por Nintendo que presenta una velocidad frenética (ningún personaje es lento como tal), poder esquivar en el aire con dirección (muy útil para recuperarse y regresar al escenario o engañar al oponente), y una barra de Furia que se irá llenando conforme recibamos castigo y que nos puede salvar de morir al activarla en el momento justo y nos hace más fuertes durante un tiempo limitado pudiendo dar la vuelta a la pelea, todos estos aspectos, a mi parecer, muy buenos.

Brawlout presenta a 6 personajes originales, cada uno en un arquetipo del género de peleas, un especialista en agarres, otro en ataques físicos a distancia, otro en ataques especiales a distancia (ambos con opciones para combate cercano), el lento pero fuerte, el rápido pero débil y un balanceado, además se incluyen a otros dos personajes invitados: el espadachin Drifter y el luchador Juan Aguacate, de Hyper Light Drifter y Guacamelee! respectivamente. Después se pueden desbloquear más «personajes» que son variaciones (en general solo de color) de los 6 originales.

Visualmente el juego es muy bonito, los escenarios son simples pero cumplen con su cometido y son suficientemente variados para la cantidad de contenido del juego, en cuanto al sonido la música está bien pero también son muy pocas melodías y el resto (como efectos de sonido o sonidos mientras se navegan los menús) deja qué desear en todos los aspectos.

El balance con los peleadores es un problema, el desarrollador ha ido ajustándolo conforme ha pasado el tiempo, pero sigue habiendo luchadores que son sumamente poderosos y otros que no son tan buena opción. También tener un roster limitado presenta una complicación, ya que no hay mucho de dónde escoger y si el personaje de tu arquetipo favorito no te acomoda pues no tienes más opción que intentar adecuarte con otro. En mi caso prefiero a los peleadores tipo Ganondorf, pero la opción «pesada» simplemente no fue de mi agrado y tuve que quedarme con el espadachín, pero ver cómo juegan otros jugadores y la computadora por ejemplo con Paco la rana o con Drifter, demuestra el increíble problema de balance que tiene Brawlout, estos dos son excesivamente poderosos.

Sin embargo, si juegas en línea o con amigos de forma local esta poca variedad puede sea suficiente para pasar un buen rato jugando una opción indie de Smash. El problema viene cuando juegas solo. El modo arcade fue una decepción muy grande para mi; basándose en la torre de desafios de Mortal Kombat vemos una torre con distintos personajes contra quienes combatir y 3 «dificultades». Cuando peleamos en la primera «dificultad» nos encontraremos, casi seguro, a los personajes sin repetir, pero la pelea contra el «jefe» es tan solo una pelea contra 3 personajes idénticos uno de ellos con un diseño especial, no hay un personaje jefe como tal. En los siguientes «modos de dificultad» lo único que cambia es que habrá más rounds y pelearemos contra 2 o 3 personajes a la vez, lo cual se me hace una forma muy mala y poco imaginativa de inflar la dificultad, a eso agrégale que vas a estar repitiendo constantemente a los mismos rivales y se vuelve un tedio enorme.

Otro grave problema es la forma de desbloquear contenido, tienes que pelear mucho (demasiado) para conseguir dinero que te permita comprar piñatas para desbloquear contenido, este dinero también se puede conseguir haciendo retos diarios y semanales, pero no es algo divertido de hacer. Además cada personaje también tiene niveles de maestría, mismos que se consiguen usando cada personaje mucho, y mientras que con algunos es divertido, con otros no pude pasar de cierto nivel porque simplemente no me gusta jugar con ellos.

Si alcanzan a ver, en la dificultad «Difícil» se pelea contra la morsa y dos variaciones de la misma tan solo en las primeras dos batallas

Las comparaciones las considero algo de muy mal gusto, cuando un desarrollador se inspira en otros juegos para crear su propio título, hay ocasiones en las que, aunque la inspiración sea notoria, un juego se defiende con sus propias características y destaca por lo que logra. En la industria del videojuego, a estas alturas, podemos ver hasta a juegos AAA tomando ideas de otros, incluso de videojuegos independientes, pero mientras sean bien ejecutadas y convertidas en propias, la «inspiración» se convierte en algo positivo, sin embargo, en el caso de Brawlout puedo decir que se convierte más en un lastre.

El juego tiene buenas ideas en cuanto a mecánicas, pero el balance es pobre, la variedad floja y aunque el juego podría llegar a convertirse en algo muy bueno, no cabe duda que aún le falta mucho por hacer, y esta crítica la hago porque aunque el juego sigue en Early Access para Steam y sabemos que eso es lo que hay que esperar, pero en Nintendo Switch se vende como algo completo y es notorio que todavía le falta mucho para llegar a su versión final.

Solo espero que Angry Mob Games siga trabajando y corrigiendo muchas cosas de Brawlout, porque en su estado actual no podría recomendarlo, a menos que quieras jugar algo semejante a Smash y no tengas una consola de Nintendo.

Deja una respuesta