[Review] Cuphead ¿Novedad o Nostalgia?

¡también somos tienda de videojuegos y accesorios retro! mira 👇👇

¡Oferta!
12,02$
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!

¿Sabes ese tipo de juego o juegos que, sirven para quitarte el estrés que tienes después de trabajar o estudiar mucho, y ya está? Pues es el caso de este Cuphead, este tan aclamado y bien puntuado videojuego. Pero primero hablemos un poco del susodicho, no le demos las largas.

Cuphead, es un “sencillo” run and gun, en tercera persona, con perspectiva en 2-D, el típico corre y dispara, tal como Contra, Megaman, Metroid, Metal Slug, etc. Lo que estoy a punto de decir puede que no te guste, o tal vez opines lo mismo que yo, pero cada quien tiene su criterio ¿verdad?, igualmente, no voy a contar la historia del juego en sí, tan solo voy a hablar de lo técnico y lo artístico de este.

Cuphead, no es “Game of the year”, tampoco es uno de los mejores de este año, y la verdad, no sé porqué le ponen en un altar cuando, obviamente tenemos más historias por jugar y conocer. Sencillamente no me parece nada del otro mundo este videojuego, técnicamente hablando.

Pero, puedo decir con seguridad, que, visualmente, es una joya. Puede ser que ese sea el motivo de que los críticos le dieran una buena puntuación, ya que es algo nuevo, algo fresco que, no sé si me equivoco, y si es así, perdón por ello, pero no hemos visto nunca en un videojuego. Tenemos otros juegos que han tomado la decisión de darle otro toque gráfico, como Yoshi Woolly World o Kirby y el pincel arcoíris, ambos son de Nintendo y la verdad no se hizo tanto revuelo, y eso que también son bonitos y gratificantes de ver.

Pero, Cuphead, tiene ese toque de nostalgia, que los jugadores tenemos cuando lo vemos e interactuamos con él. Puede que la gran mayoría no hayamos vivido en el momento donde se crearon esos dibujos de antaño que nos recuerden claramente al diseño de este videojuego, pero, los hemos visto, en la televisión de niños, en películas, inclusive algunas historietas o cómics. En cierto modo nos trae ese bello recuerdo que nunca vivimos, pero que nos gusta ver.

Lo mismo lo puedo aplicar con los pequeños jugadores, los mal llamados “niños rata”, los cuales nosotros también lo fuimos hace años atrás y al parecer nadie lo recuerda. Estos niños que últimamente juzgan demasiado un videojuego por sus gráficos y por si el personaje se ve tan realista que parece un actor y no un render bien hecho, inclusive a estos niños, les gusta visualmente. Ven algo distinto y nuevo a la vez, y ahí está la clave del éxito de los hermanos taza. Los detalles de los dibujos tipo Fleischer Studios o Disney cuando recién empezó, los movimientos de Cuphead, los enemigos, el escenario en sí, se nota un gran cariño en cada trazo dibujado, y eso se lleva mi respeto, ya que fue dibujado a mano, y te das cuenta cuando los observas.

Por cierto, sé que es obvio pero, ¿te has dado cuenta que Cuphead, es Mickey Mouse de la “old school” pero con la cabeza de una taza con pajita? Hasta baila como él.

 

 

 

Otro 10 sobre 10 en Cuphead es su banda sonora, creada por el erudito Kristofer Maddigan el cual hace que realmente entres en escena con el juego, cada Boss tiene su propia melodía, y los mapas por igual, nos son repetitivos, y tienen una armonía que rebosa de alegría y entusiasmo, que hacen que quieras seguir disparando a tu enemigo y no parar. La música que escuchamos en todo el juego, es un Jazz con distintas tonalidades, que, pese a sonar ligeramente igual, por el hecho de tener los mismos instrumentos, no tienen que ver nada cuando cambiamos de escena o de jefe. Acompañado a todo esto con los sonidos de un disco de vinilo sin sonido pero reproduciéndose en un tocadiscos de la época.

Pero volvamos el tema de la jugabilidad. No es algo del otro mundo, corres, disparas, esquivas, te matan y vuelves a empezar, una y otra y otra vez, hasta aprenderte el mapa entero y hacerlo bien. Y lo mismo con los jefes finales, sí, este juego tiene muy buenos jefes finales, pero volvemos a lo mismo, sus diseños son impresionantes,  pero es más de lo mismo, tienen niveles, transformaciones, y sus ataque son más complicados de esquivar, pero, aunque pierdas, vas aprendiendo de esos errores, y aunque al principio sea un reto, luego se vuelve un dolor de cabeza, y ahí es cuando choco con el principio de esta crítica, terminas por estresarte, porque te sabes los movimientos pero terminas por confundirte y mueres por equivocaciones netamente patosas. Pero al final, terminar por aprenderte todo y te lo pasas tranquilamente, y vuelta a empezar con otro jefe.

La dificultad de este juego, recae en tres factores, tienes 3 vidas desde un inicio, y aunque puedes aumentarlas, las pierdes por un toque leve de algún enemigo o inclusive el propio mapa. El hecho de aprenderse los movimientos de tu enemigo, requiere que te golpee en algún momento del gameplay, y, muchas veces eso nos termina por poner más nerviosos, tendiendo a fallar más veces pese a que ya nos lo conocemos, todo por el mero hecho de ganar al rival enseguida. Y por último, en las ganas de los creadores de llenar la pantalla con enemigos o dificultades, no es difícil en cierta manera, pero súmale las 2 anteriores, y al final terminas por confundirte en tus movimientos. Conozco a gente que no ha tenido dificultad para superar a los jefes, pero no son equivalentes a los que no han podido a la primera.

Me dejo algunos detalles en el tendedero, pero se me haría demasiado largo.

En fin, Cuphead es para disfrutarlo unas horas, retarte a ti mismo a superar lo que no has podido, y también retar a algún amigo tuyo dado que hay multijugador (que no es online, y eso me agrada bastante).

Deja una respuesta