[Review] Dead Cells – Perder una y otra vez, pero con gozo y placer

Reseña realizada en PC con una copia de prensa otorgada por el editor

¡también somos tienda de videojuegos y accesorios retro! mira 👇👇

¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
11,89$
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!

En la época en la que me inicié en este pasatiempo de los videojuegos el jugar con la constante amenaza de la muerte y comenzar desde el inicio todo el juego era algo de todos los días. Sin embargo, teníamos la fortuna de que los escenarios eran diseñados, así que las caídas, los enemigos y la causa de nuestra muerte siempre estarían en el mismo lugar. Terminar esos juegos de 8 y de 16 bits era cuestión de ensayo y error, de aprender y memorizar.

Más recientemente el género roguelite ha cobrado una gran fuerza en la industria independiente, en los que no solo tenemos la amenaza de la muerte permanente, sino también la incertidumbre de que cada vez que perdamos la vida la aleatoriedad del juego cambiará el escenario, cantidad de enemigos, recompensas, etc., sin embargo, también tenemos ese pequeño alivio de que cierto avance que consigamos será permanente, haciendo cada nueva vida más sencilla, claro, si es que conseguimos dicho avance. Este género es el que ha dado a luz a Dead Cells, título desarrollado por el estudio Motion Twin, que además integra elementos del género metroidvania y lo convierte en un placer masoquista.

Dead Cells es frustrante, el perder una y otra y otra vez está garantizado (y si consigues pasarlo sin morir una sola vez, hazlo de nuestro conocimiento, por favor, te ganarás una mención y respeto eterno), la mayoría de las veces será por un descuido, otra veces por desconocimiento de los nuevos enemigos, otras tantas por falta de habilidad pero ninguna por que el juego te haga trampa. Dead Cells requiere ese mismo ensayo y error, observa a los enemigos, sus patrones de ataque, sus debilidades y fortalezas, crea las mejores tácticas contra ellos, avanza. Pero también nos somete a escenarios, peligros y recompensas aleatorios que siempre nos tendrán en máxima alerta ante cualquier sorpresa.

Sin embargo, aunque el juego es aleatorio, a veces parece que los escenarios fueran hechos a mano, esto debido a que es justo, nunca habrá un enemigo en un sitio imposible o uno muy fuerte al inicio del escenario, no, la mayor parte del tiempo habrá cierta secuencia, misma que nos irá complicando las cosas conforme avancemos.

A lo largo de la aventura iremos obteniendo células, mismas que podremos gastar en mejoras permanentes para nuestro personaje, evidentemente mientras más recorramos el mapa y venzamos enemigos más células obtendremos, pero también podemos intentar jugar como si estuviéramos en un speed-run y llegar lo más rápidamente al siguiente escenario, si lo conseguimos en cierto tiempo habrá cuartos que nos recompensaran con células, dinero y planos para armas, aunque es algo más fácil de decir que de hacer.

Eso me pasa por andar recorriendo todo el escenario anterior

Dead Cells cuenta con una gran variedad de armas, tendremos las de combate cercano, como mazos, látigos, espadas, lanzas y dagas, también tendremos escudos y arcos. Cada una de estas armas, mapeadas en un mando de Xbox a los botones X y Y, tendrán una enorme cantidad de efectos muy útiles, mismos que serán cada vez mejores mientras más avancemos, algunas harán sangrar a los enemigos, otros los quemarán, congelarán, envenenarán o incluso combinaciones de efectos. Después, para los gatillos serán usados para trampas, torretas y granadas, de nuevo, estas pueden tener todos los efectos anteriormente mencionados, usados en combinación con las armas nos convertirá en una máquina de matar muy efectiva.

Durante el camino también encontraremos mejoras temporales en pergaminos, estas se pierden tras cada muerte y tendrán, así como las armas, un código de color, así que aumentar por ejemplo el estatus rojo nos dará beneficios para todo lo que tenga ese color, esto es muy importante a la hora de decidir qué armas tomar, porque de poca cosa sirve mejorar mucho el estatus rojo si nuestras armas son verdes y moradas. También habrá partes del juego donde podremos elegir alguna característica temporal, como conseguir puntos de vida tras matar un enemigo o causar más daño, pero solo podremos llevar un número limitado, así que elijan aquella que se adecue a su estilo de juego.

A toda esta cantidad de armas hay que sumar mejoras permanentes por medio de células que pueden otorgarnos armas más fuertes al inicio de una nueva vida, un frasco para regenerar vida más grande, desbloquear nuevas armas, etc. Otro tipo de mejoras permanentes son las que se obtienen por medio de runas, estas nos dan nuevas habilidades, como la de trepar paredes, teletransportarnos, hacer crecer una planta por la cual trepar, poder caer con más fuerza, etc. Algunas de estas habilidades rúnicas tendrán importancia durante el combate, permitiéndonos hacer más daño o atacar enemigos de diferente forma, y algunas serán vitales para poder avanzar a ciertas zonas.

Verán, el título de Motion Twin no es un juego lineal, cuenta con 17 diferentes zonas o biomas, pero durante cada recorrido realmente solo podremos conocer entre 6 y 7 zonas más un trío de peleas contra jefes, claro, si es que llegamos al final. Para poder acceder a ciertas zonas tendremos que conseguir runas específicas, mismas que son resguardadas por soldados de élite en ciertos escenarios, mismos que podríamos considerar subjefes, bastante difíciles. Estos no solo son más fuertes y resistentes, tienen diferentes patrones de ataque, cuentan con pequeños zombies que los defienden y además pasada la media vida se teletransportan. Por si fuera poco de vez en cuando se aparecerán ante nosotros zonas secretas mismas que ofrecen grandes recompensas, el problema es que para salir de ellas se requerirá mucha habilidad, así que también son un gran riesgo.

«Pero claro que me encantaría llevármelas»
«¡Oye! ¡Espera! ¡Te las devuelvo!»

Así que, en cuanto a variedad Dead Cells cumple bastante bien, pero ¿qué hay de la jugabilidad? Un juego de este tipo puede tener todas las buenas decisiones, pero si no cumple con este aspecto termina decepcionando. Afortunadamente Motion Twin cumple con creces, los meses de estar en Early Access consiguen un control del personaje totalmente fluido tanto para la movilidad del mismo como para el combate, cuando fallas un golpe, esquivas mal, caes al vacío u otros errores sabes que es tu culpa y no de que el juego no obedeció tu comando.

En cuanto a los aspectos visuales y sonoros también es un deleite con gráficas tipo pixel que lo hacen ver muy bonito, los escenarios son tétricos pero todos tienen un diseño particular bien hecho, los enemigos no solo se diferencian por características físicas sino por color, etc. Las melodías de cada escenario están perfectamente diseñados para ellos y acompañan al ambiente en el que estamos, además de que las armas y los daños que ocasionan tienen grandes efectos tanto visuales como sonoros.

Dead Cells es un juego que sin dudar recomiendo, sobre todo a los fanáticos del género roguelite y plataformas y acción. Si no eres fanático de estos géneros o no los conoces creo que el juego se merece una oportunidad como puerta de entrada. Sí, es frustrante y morirás más de lo que triunfarás, cada vez iniciarás desde el principio y puede que no consigas muchos avances, pero de poco en poco se consigue una gran diferencia, tanto dentro del juego con las mejoras como en tu habilidad y después tendrás esa satisfacción enorme de haber llegado y vencido a un enemigo que en principio parecía invencible o de descubrir un área a la cual no tenías acceso previamente.

El título de Motion Twin es merecidamente uno de los mejores juegos independientes de este año y uno de esos títulos indispensables para los fanáticos del género, y tal vez para cualquier jugador en general.

Deja una respuesta