[Review] Deponia – La hipocresía y egocentrismo llenos de basura

¡también somos tienda de videojuegos y accesorios retro! mira 👇👇

¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
11,77$
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!

Las aventuras gráficas han sido un género que siempre me ha encantado y siempre le he tenido mucho aprecio. Es un mundo que te cuenta historias, te las narra desde la perspectiva más sutil posible y hoy en día se está yendo. Las aventuras gráficas siempre ha sido un campo en el que la historia era primordial en el videojuego, en el que la narración lo era todo, cómo estuviese compuesto, la jugabilidad e incluso el arte, prácticamente eran inexistentes. Después llegaron verdaderas obras maestras y la forma de contar historias en este ámbito fue diferente, hemos ido evolucionando hasta encontrarnos con diálogos cortos, quick time events y una mecánica tan simple que solo te puedes centrar en la historia. El problema de las aventuras gráficas de hoy en día es el poco cuidado que se tiene al escribir sobre una historia, las mecánicas ocurren en la misma acción y eso implica que si tu historia es de acción no tengas tiempo a reaccionar.

Deponia

Ahora este género está prácticamente dominado por Telltale Games y es que sus mecánicas, diseño y modelo no han cambiado en absoluto desde que hicieron su estrellato con The Walking Dead y The Wolf Among Us, obras excelentes que sirven de predecesores para las siguientes entregas. El problema es que las siguientes entregas son lo mismo, las mismas mecánicas, adaptaciones, guion ya hecho, etc… Veo que la mayoría de las aventuras gráficas, o son de Telltale o tiene que ser algo muy innovador para poder pegar el golpe. Si no se utilizan mecánicas antiguas como los point & click, ya no es lo mismo, si no se utiliza algo ingenioso en el guion, ya no es lo mismo. Pero, hasta hace unos años, las aventuras gráficas si fueron buenas. Por el año 2012 ocurrían fenómenos, ocurrían historias.

Por ese año salió Deponia, aventura gráfica salida de una empresa indie y que cuenta una de las historias más absurdas y con sentido que te puedes encontrar. Deponia es una aventura gráfica que habla sobre lo hipócrita que puede ser alguien para acabar siendo hundido. Su mundo está lleno de detalle y parte prácticamente desde cero, con algunas referencias pero, con una ambientación muy buena. La trama de Deponia se centra en Rufus, el protagonista, alguien hipócrita y egoísta que se cree el mejor, un héroe, se cree que sus planes son los mejores y que puede dar todo a todas las personas, aunque, por supuesto, la realidad es mucho peor. Rufus es alguien bastante ególatra y que solo piensa en él mientras los demás tienen que seguirle el juego y darle la razón para que les puedan dejar en paz.

Deponia

Es una idea buenísima y que el jugador puede entender y dar esa misma sensación, la misma que sus amigos. Los demás personas son: la ex de Rufus, alguien bastante frustrado con el protagonista debido a su vaguería, “alergia” al polvo y lo poco que hace en casa, además de no trabajar y no hacer nada, su compañero Wenzel, su escudero, alguien que no tiene pasión por el gran “héroe”, un cliché que se quita y se sustituye por buenísimos diálogos con mucho carisma, dándole siempre la razón en sus brillantes planes.

Los demás personajes que componen Deponia son el alcalde, médico y demás ciudadanos que entran en la misma línea del comportamiento hacia Rufus. Todos tienen un carácter muy definido que en cierta medida está bien, simplemente actúan en son al protagonista y eso lo arregla. La trama continúa y toma el rumbo cuando Rufus hace uno de sus brillantes planes, este último hace que acabe tirado en unos residuos de una nave hacia el Elíseo, haciendo a su vez que se caiga la futura princesa de ese reino, Goal. Aclarando un poco, Deponia es el mundo de la basura, el mundo en el que vive Rufus y en el que solo por medio de dibujos, se ve que es un mundo lleno de basura, por otro lado está el Eliseo, un mundo de gloria, limpio y siguiendo aprovechar lo que tienen. Es el perfecto esquema de lo que se está haciendo, de las barbaridades humanas y de toda la basura del planeta.

Deponia

Mientras, el centro de la trama es Goal, la futura princesa del Elíseo, la cual hay que despertar y llevarla de vuelta. El juego da muchísimas vueltas, se enrosca por cualquier cosa y cualquier acción que tengas que hacer forma parte de la observación del mapa, buscar, hablar y poder conseguir lo que se tiene para hacerlo. Ya desde primera instancia Deponia se ve que es un juego de observación, es muy difícil si no prestas atención y sobretodo tienes que pensar como Rufus, de forma hipócrita y haciendo daño a los demás.

Al final, el conjunto de la obra por fuera se ve solo, una muy buena animación, doblaje, mecánicas y una buenísima ambientación. Deponia es una obra que te frustra por el protagonista, te hace sentir mal y a la vez un idiota del todo, te hace que observes y que te las apañes por ti mismo ya que, no eres rico, estas en Deponia, y solo hay basura. Toda la ambientación se justifica con la propia trama y hace que se cree un universo buenísimo. Es una obra que habla sobre el eclecticismo y como puede pensar uno en uno mismo para que las consecuencias, vayan a todos. Te muestra un mensaje demasiado explícito, sin decisiones y con algunos errores, pero, su mundo sigue siendo único. Porque, quién no quiere ser el héroe que rescate a la princesa cubierta de basura, aunque sea a las malas.

Deja una respuesta