[Review] Adéntrate en la locura de Call of Cthulhu

H.P Lovecraft es, sin dudas, uno de los genios más grandes de la literatura de terror. Uno de sus aportes más grandes y mejor conocidos, fue los Mitos de Cthulhu. Es un universo, destacado por su mezcla de horror gótico y cósmico, con deidades como Shub-Niggurath, Leviatán, Dagon y el mismo Cthulhu. También fue el creador del famoso grimorio conocido como el Necronomicón.

«Howard Phillips Lovecraft»

Esto influenció a expandir más este mundo, donde tuvimos varias adaptaciones y obras basadas en el trabajo de Lovecraft. Ya sean películas (Dagon), videojuegos (Dark Corners of the Earth) y juegos de rol  (Call of Cthulhu). El tiempo pasó, y se tuvo la idea de revivir a este universo con un nuevo videojuego en su honor.

Call of Cthulhu salió el 30 de octubre de 2018 para Xbox One, PlayStation 4 y PC. Fue creado por Cyanide Studio y distribuido por Focus Home Interactive. Está basado en el juego de rol y el relato corto de H.P Lovecraft, ambos con el mismo nombre.

Argumento

Corre el año 1924. Nuestro protagonista es Edward Pierce, veterano de la Primera Guerra Mundial y ahora investigador privado. Edward perteneció al «Batallón Perdido», un escuadrón cuyos miembros fueron abandonados a su suerte en medio de fuego de artillería enemigo y aliado. Nos encontramos con que, por algún motivo, Edward tiene extrañas visiones y pesadillas acerca de un culto. Tras una breve pesadilla despertamos en el despacho junto a una botella de píldoras para dormir.

Poco después, un hombre entra para pedir los servicios de nuestro no tan sano detective. Se trata de una artista muy conocida llamada Sarah Hawkins, quien murió junto con su esposo e hijo en un incendio ocasionado en su mansión. Al parecer, los medios hicieron especial mención en el hecho de que Sarah no estaba patológicamente en las mejores condiciones, y la creen culpable del incendio. Nuestro cliente es su padre, y considera que es imposible que ella pudiera hacer algo así. También nos dice que recibió un cuadro de su hija, después de que se confirmara su muerte, y decide enviarnos al lugar del que llegó el cuadro: la Isla Darkwater. Es aquí donde nuestra aventura comienza.

Jugabilidad

Call of Cthulhu es un juego de misterio y exploración (a mi entender) más que de terror. Al empezar debemos asignar puntos a nuestras habilidades: fuerza, elocuencia, investigación, percepción, oculto y medicina. Las mismas nos ayudarán a completar distintas acciones. Por ejemplo, la investigación nos permite agudizar la deducción de información y abrir cerraduras, mientras la percepción nos permite analizar eventos y objetivos desde un punto de vista enfocado más en la mentalidad. Estas habilidades se pueden subir de nivel usando puntos que ganamos por completar misiones. No obstante, las habilidades oculto y medicina solo se aumentan leyendo libros con respecto a la medicina o examinando y encontrando artículos extravagantes.

Además, estas habilidades nos permitirán obtener distintos diálogos y buscar formas distintas de cumplir nuestros objetivos. En Call of Cthulhu, hay más para hacer de lo que se ve. Se puede llegar a un objetivo de distintas maneras, ya siendo en busca de la forma mas fácil, o agudizando la mente y forjar otro camino. Estas decisiones de completar los objetivos y las acciones que realizamos afectarán en gran medida el desenlace de futuros encuentros.

Lo que menos me gustó, sin embargo, son las secciones con sigilo forzado. El sistema es prácticamente burdo y simple. Te encontrarás en esta posición un par de veces y rezarás para que acaben lo mas rápido posible. Los puzzles no son tan complicados, aunque uno en especial puede tenerte un rato pensando, pero no por mucho tiempo. Generalmente consisten en buscar uno o más items, y luego reunirlos en tal punto.

La mecánica de la Cordura

Normalmente de esto hablaría en la misma sección de jugabilidad, pero me dio por desarrollarlo mejor.

Pierce fue parte de la Primera Guerra Mundial, y esto obviamente no pasó sin dejar factura. Estar en un entorno hostil, abandonado y sin alimento le afectó mucho, al punto de tener pesadillas y sufrir de claustrofobia (será evidente cuando entremos a un armario o conducto). La forma en la que esto se relaciona es que el juego posee distintas situaciones que harán que su cordura disminuya. Presenciar un asesinato o acto paranormal, caer victima de una ilusión y más cosas, pueden afectarlo. Esto repercutirá en que tendremos mas o menos opciones a la hora de entablar diálogo. Se debe a que dependiendo de nuestra cordura, las hipótesis y suposiciones a las que podemos llegar, pueden ser acertadas o no necesariamente ser las mejores.

Apartado Visual y Sonoro

En cuanto a apartado sonoro, este juego no tiene mucho por destacar, mas que un poco de música inquietante en determinados encuentros, o la música de la mansión durante el día. El resto no destaca en lo absoluto y pues, no es nada bueno. Pueden ser un par de efectos genéricos y ya, pero no pasa de eso. Un problema que tuve, no sé si es solo a mi, fue que las voces no se sincronizaban con los personajes. Y a veces, los efectos de sonido suenan un poco toscos.

En cuanto al apartado visual, no soy un fanático del motor Unreal Engine 4. En mi opinión está mal optimizado para el juego en consola. Como consecuencia, ocurre lo antes mencionado de las voces. También se ven algunos bugs gráficos, como ciertos sectores que no cargan correctamente, además de ciertos otros problemas en cuanto a la interfaz: la primera vez que jugué, en vez de los nombres de las acciones, saltaba el nombre del script para la acción en sí. Es algo menor, no obstante,  y no creo que muchos lo noten.

Hablemos de la ambientación, que es un punto alto. Los niveles están bien detallados, en una atmósfera obscura y tensa, estos te dan esa sensación de inseguridad e inquietud constante. Si bien el juego en sí no da miedo, los escenarios te hacen sentir que cualquier cosa podría pasar, aunque el sentimiento no perdura mucho.

Veredicto Final

Call of Cthulhu parece ser un juego hecho más para lectores habituales de Lovecraft, que para un público general. Aquellos que no estén familiarizados con los Mitos de Cthulhu y demás podrán sentirse a menudo confundidos, en casos como ese, el juego se convierte en algo parecido a un «Walking Simulator», sin mucho que llame la atención. Si eres esa clase de persona, este juego tal vez no sea para ti. Además, aunque los creadores en una entrevista dijeron que el juego tomaría alrededor de 12 o 13 horas en finalizar, a mi me tomó cerca de 8, con varios reinicios y mucho tiempo de exploración.

Por otro lado, para gente ya seguidora del trabajo de este buen señor podrían sentirse un tanto felices. Ver referencias de algunas obras, la ambientación y el enfoque en determinados seres. Definitivamente verán algo más de valor en este juego y sin dudas deberían, por lo menos, darle una probada. Para aquellos, es hora de adentrarse en la locura…

Deja una respuesta