Review | LiEat – La mentira encierra nuestro pasado

¡también somos tienda de videojuegos y accesorios retro! mira 👇👇

¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
11,89$

¿Habéis mentido alguna vez? Todos mentimos en algún momento de nuestra vida, al fin y al cabo, somos personas. El caso es que si todos mentimos es por una razón u otra, por una necesidad, obviamente no es bueno mentir pero alguna vez hay que hacerlo, ya sea para dar una excusa a nuestra madre, ya sea por librarnos de un castigo, lo que sea. Las mentiras siempre están en nuestra vida cotidiana pero tampoco nos damos demasiada cuenta.

Las mentiras pueden ser algo efímero, si son algo más endeble como una mentira pequeña al final al que se lo hemos dicho se le va a olvidar, en cambio si es una mentira más grande e importante nos la van a recordar durante mucho tiempo o simplemente va a tener una mayor relevancia. Los humanos somos así y cuando nos educen siempre con la buena fe de no mentir siempre vamos a hacerlo ya que es nuestro mecanismo de defensa.

LiEat
Pero, ¿qué pasaría si un día esas mentiras tomaran forma?, ¿qué pasaría si hubiese alguien a nuestro lado que pudiese hacer eso? Y es mas ¿y si pudiese comerse esas mentiras? LiEat nos cuenta esa misma premisa, pero en videojuego claro está. LiEat nos narra las aventuras de dos protagonistas, Teo y Efi. Estos dos peculiares personajes van a meterse en bastantes líos y es por eso que tenemos que ir deduciendo cada caso que nos encontremos. Teo y Efi tienen que irse a un pueblo diferente cada vez que van resolviendo diversos casos, tienen que disfrazarse, cambiarse el nombre y todo ello para no dejar ningún tipo de rastro, un planteamiento interesante y peculiar.

La verdadera justificación de sus actos no nos lo revelan bien avanzado el juego así que como no quiero hacer spoiler prefiero pasar a su estructura.

LiEat
La estructura narrativa de este juego es bastante sencilla. LiEat cuenta con tres juegos en uno, tres partes mejor dicho, cada parte dura aproximadamente hora y media y el juego completo te lo puedes pasar en unas 4 horas. Cada trozo del juego es una pequeña historia que engloba el mundo del juego y que a medida que vamos avanzando vamos descubriendo más sobre estos personajes. En cada parte hay una historia, un pueblo, un misterio y unos personajes, ese sería el resumen de la estructura de la obra. La dificultad del juego no es muy exagerada y mas que exigirte que resuelvas el misterio lo único que hace es abrirte un libro para contarte una pequeña historia, esa sensación de estar en un pequeño mundo y poder pasar un buen momento con personajes carismáticos me encanta.
En realidad LiEat es un JRPG, su género es algo difuso ya que, aunque su mecánica jugable sea la de un JRPG no es exigente y no intenta proponerte un reto más que el de buscar algo o alguien. El misterio lo puedes ir deduciendo tú pero al final el resultado te lo va a plantar el juego después de cada jefe.

La mecánica de la obra también es bastante singular y está muy enlazada a la propia historia, el mundo del juego consta de tres razas (al menos las que se ven): vampiros, humanos y dragones. Los vampiros se ven muy poco pero tienen una forma humana y unos poderes propios de su raza, los humanos es la raza más normal del juego como es obvio y los dragones son los que hacen de protagonistas en el juego. Los dragones en este juego tienen forma humana y solo se les puede diferenciar de los humanos por sus poderes, la singularidad de los clásicos dragones es que estos tienen muchos poderes, me explico. Cada dragón tiene su propio poder, uno puede comer sueños, otro puede crear amnesia y otro puede convertirse en sombra, no hay ningún poder parecido. En el caso de nuestros protagonistas, Teo es un humano y Efi es un dragón que come mentiras, de aquí se sacaría el eje de la mecánica jugable de la obra.

 

LiEat
Lo característico de esta mecánica es que va ligada a la trama, cuando hablamos con alguien y miente Efi puede manifestar esas mentiras en forma de monstruos para que luego pueda comérselos. Aquí es donde entramos nosotros. Como jugadores somos los que tenemos que decidir si ese monstruo es una mentira o es verdad, si es mentira lucharemos con el tirando de una jugabilidad JRPG clásica, si es verdad no haremos nada.

¿Qué pasa si ese monstruo en realidad era una verdad pero hemos luchado contra él? Sin problema, simplemente Efi no se lo comerá ya que le disgustan. Y aquí es donde está el problema de la obra, la propia mecánica jugable. El juego es demasiado fácil, yo no soy para nada veterano al género JRPG, me interesa, pero no puedo con él ya que me atasco en zonas tempranas del juego, con este no. Es una obra demasiado fácil y que no tiene ningún temor a darte toda la ventaja que puedas, en combate claro. Aunque tu falles deduciendo si esa persona está mintiendo el juego no te va a penalizar de ningún tipo, no frustra, pero tampoco enriquece la propia deducción que hayas hecho ya que prácticamente no hay.

LiEat
En conclusión, LiEat es una obra que tiene un apartado gráfico en forma de pixeles estupendo, se ve muy bien y tiene un diseño de personajes espectacular, tiene unas historias y personajes muy peculiares haciendo de este un juego muy especial. Una obra que trata a las historias como si fueran cuentos, unos misterios muy interesantes y que meten al jugador de lleno en la historia. Una obra que habla sobre las mentiras pero que también habla sobre un pasado perdido, el cuidado de una niña y la relación que tienen entre estos recuerda a otras obras, es un juego que refleja los cuentos de antes y los convierte en realidad. Porque todos mentimos, porque todos aparecemos en otro lugar y cambiamos sin razón alguna, nuestro pasado es nuestro.

Deja una respuesta