[Review] Mother Russia Bleeds – Una sociedad decaída y llena de violencia

¡también somos tienda de videojuegos y accesorios retro! mira 👇👇

¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
11,89$
¡Oferta!

No he sido nunca de beat’ em up. En su mayoría no he jugado a casi ninguno, lo primero de todo es porque no he estado en esa generación de grandes beat’ em up de los 80-90, esos míticos juegos que todos de pequeños han jugado. Una generación que se me ha pasado y es una pena, este género en su gran mayoría ha sido poco recordado y verdaderamente es una lástima. Un género que te pide concentración, habilidad y ganas de dar unas cuantas tundas, una arena vacía, scroll lateral y muchos enemigos. Eso es un beat’em up de verdad, un juego de acción sin freno, con una historia entretenida, muchos pixeles en pantalla pero si ser un juego de esquiva, muchos enemigos pero sin ser un hack and slash.

Mother Russia Bleeds
Es un campo que tristemente se ha quedado verdaderamente olvidado y que pocos juegos han apostado por esta vuelta de tuerca. Pocos juegos indies han apostado por este campo tan libre y, por supuesto, los AAA no han dado prácticamente nada por ello ya que es algo “pasado de moda”. Hoy hablamos de Mother Russia Bleeds, un indie del año pasado que ha hecho que vuelta este género a lo grande, un gran beat’em up como pocos, una gran habilidad para pasárselo y una grandísima experiencia como juego.
He de decir que, aunque quede mal, este juego no me lo he llegado a completar. Mi excusa es la del jefe final, me quedaba nada y el desafío era mayor a mí, la estructura del juego se divide en 8 capítulos más el prólogo y nos cuenta la historia de un personaje, ambiente y panorama algo frustrante. Se ambienta en la Unión Soviética, en el año 86, ocurre lo que tenía que suceder, una revolución. El país se está yendo a la mierda y nada puede ayudarles a salir de esta, peleas ilegales, campamentos, sangre y mucha violencia. Un mundo sucio, contaminado, apesta pero nos dejamos llevar ya que, tenemos que sobrevivir. Hay algunos que ya piensan en la futura revolución, la falsa esperanza.

 


Nuestro protagonista es otro más, un estereotipo de la antigua rusa; heridas, alcohol, peleas con vendas, chaqueta de deporte, unas buenas deportivas y coraje, mucho coraje. Al parecer se apuntan a peleas ilegales, quien gane se lleva la pasta, hay que sobrevivir y en los suburbios o comes o te comen las ratas. Ganas dinero, tienes un entrenador/padre, no los sabemos con certeza, pero estamos seguros. En el principio de la historia se crea una burbuja de seguridad; “si estamos aquí, con lo nuestro, no nos pasará nada” Otros como Vlad quiere una revolución ya que se está oliendo que vendrán a por ellos, y, como no, ahí están.

La historia nos pone una premisa muy interesante y una ambientación que da de que hablar, el resto del argumento es después del despertar en un laboratorio después de habernos dado una paliza la policía nacional que ha venido a descuadrar el campamento. Esto se sabía, pero, ha pasado. Todo esto antes era el tutorial, ahora, no queda nada. Al parecer estamos en un laboratorio experimental y nos dan una famosa sustancia, el knekro. Hemos estado un mes dormidos y ahora despertamos a lo grande para dar palizas a quien sea. La premisa se guía por niveles, a cada cual mayor y a cada cual más difícil y con más enemigos.

 
La premisa es interesante pero el argumento no da más de sí y de sus cliches, es normal, esto es un beat’em up, no os esperéis más allá de avanzar dándose de hostias. Lo bueno de esta obra es su ambientación, lo bien que está recreado todo, damos golpes porque somos así, queremos y no tenemos ninguna obligación de ningún deber, solo queremos venganza, nos han destruido el campamento y nos han metido drogas, ¿qué más motivos queremos? Somos un ruso cabreado que nos están tocando la patria y ese es el mejor motivo.
Las mecánicas son sencillas, das puñetazos, patadas para quitar de en medio a los enemigos, no te puedes bloquear pero puedes escribir, puedes agarrar, golpear en el suelo, aire y tierra, además, el knekro será una de las principales mecánicas en la propia obra. El knekro es una sustancia verde que se inyecta mediante jeringuilla, con un botón tenemos un power up durante tiempo limitado y en el otro botón nos podemos curar, la vida no dura mucho pero tampoco nos quitan demasiado, aun así, requiere un desafío el pasarse un capítulo entero sin que te maten. Aparte de los golpes podemos coger armas y en ocasiones serán fundamentales para seguir, cuando empezamos un capitulo nuevo podemos cambiar de personaje y tener un tipo de knekro diferente, además, podemos practicar en la arena que iremos desbloqueando a medida que nos pasemos capítulos de la historia para seguir entrenando fuera.

Mother Russia Bleeds
Es una obra de gran desafío, algo difícil pero no imposible, unos grandes controles, y en fin, una gran mecánica como es el beat’em up. Es una obra que tiene una premisa interesante, no tiene, como es obvio, el mejor argumento, pero si una gran forma de explicarlo mediante sus escenarios. Detrás de todo el sufrimiento y los golpes se esconde una gran violencia y deja ver una gran cantidad de gore y factores explícitos que añaden más profundidad al escenario. Te enseña lo que es el espectáculo de la Unión Soviética, como la ciudad está tan mal y los ricos viven demasiado bien. Una gran radicalización de clases, una sociedad decaída por la violencia, podredumbre y enfermedad de poder. Algo ilícito y sobre todo, sangriento.

Deja una respuesta