[Review] Mulaka, la aventura de la cultura Tarahumara

Reseña realizada con una copia otorgada por Lienzo

Cuando vi por primera vez Mulaka fue en un Nintendo Direct. El juego me llamó mucho la atención y después, al enterarme que era un videojuego desarrollado por el estudio indie de origen mexicano, Lienzo, no pude más que sentir orgullo y vergüenza, pero de eso hablaré un poco más adelante. La aventura de Mulaka, un sukurúame, por fin llega a nuestras manos. Envuelta en el contexto mitológico y cultural de un pueblo indígena, con influencias evidentes en títulos como The Legend of Zelda, ¿es Lienzo capaz de presentarnos un poco del pueblo Tarahumara y crear un juego atractivo?

Un diseño audiovisual que usa lo real y la tradición

El estilo visual elegido por Lienzo es el low poly, el diseño de las distintas locaciones del juego está basado en sitios reales. El diseño de niveles invita a la exploración y en muchas ocasiones presenta vistas hermosas (la Sierra o el pueblo de Paquimé son mis favoritos pero realmente de todos tengo una postal en mi memoria). Cada nivel es lineal, queda muy claro los objetivos a realizar en cada uno, afortunadamente son lo suficientemente grandes y complejos para vagar por ellos para encontrar coleccionables. Para los que gustan de estos juegos pero no de perderse varios minutos buscando qué hacer agradecerán el diseño de niveles, para los que buscan varias actividades extra o gustan de vagar por el mundo les parecerá un tanto limitado el escenario.

El diseño de enemigos también hace un buen uso del estilo visual pero los jefes destacan todos, sobre todo ya que el ser gigantes el low poly permite que se vean más detallados. Todos los diseños están hecho basándose en la mitología rarámuri. Además, durante las pantallas de carga se nos presentarán diversos cuadros con información explicándonos alguna creencia o actividad de la cultura. Dichos cuadros personalmente me parecen muy bellos.

En el aspecto sonoro nos acompañan melodías adecuadas para cada zona, es posible que algunas canciones no se queden en nuestra memoria, pero las canciones de batalla y contra jefes son excitantes. Además, algunas narraciones en el juego serán en idioma nativo, lo cual le da un añadido interesante, sin embargo, el resto del juego será como un típico Zelda, los personajes «hablan» por medio de gruñidos o pequeñas expresiones solamente y el resto es texto.

La jugabilidad de Mulaka, el guerrero chamán

La jugabilidad, el aspecto más importante en un título como este, es muy satisfactoria, si bien tiene un pequeño (o grande, según lo quieran ver) problema. Mulaka es un título de plataformas y acción; como les comentaba, el escenario invita a la exploración, y cuando obtenemos nuevas habilidades que nos permiten explorar más el mapa, un control adecuado es indispensable, en este aspecto Mulaka no tiene ningún fallo, cada salto se siente preciso, el uso de las habilidades es intuitivo y bien ejecutado lleva a zonas que parecieran inexplorables.

Sin embargo, el combate en ocasiones presenta algunos detalles. Desde el comienzo tendremos acceso a todos los combos de Mulaka. Nuestro personaje tendrá dos golpes, el fuerte y débil, y diferentes secuencias provocarán distintos combos, el problema es que en ocasiones hay un pequeño lag, que en situaciones donde estás rodeado es la diferencia entre conectar un golpe o que te golpeen. Curiosamente este lag solo se presenta en los comandos de combate y no recuerdo haberlo tenido contra ningún jefe, pero sí contra grupos de enemigos. Otro detalle, al que te terminas acostumbrando rápidamente, es que no puedes fijar a un enemigo, la mayoría del tiempo no será un problema, pero con enemigos muy pequeños es molesto.

Como buen juego inspirado en Zelda veremos mucha resolución de puzzles en el escenario, al principio serán básicos, pero conforme avancemos y ganemos las habilidades de transformarnos en distintos animales, gracias a los semidioses, estos crecerán en complejidad y nos obligarán a hacer uso de forma muy precisa de nuestras transformaciones, especialmente la de ave que es la más usada con desafíos muy bien planeados y en comparación opaca al resto.  Las batallas contra los jefes, el aspecto que más me gustó de jugabilidad, son puzzles en sí mismos aunque no especialmente complejos. De nuevo harán uso de la fórmula probada de aprender un patrón y esperar el momento de atacar, con algunos jefes se notará mucho más que con otros.

Al final la dificultad del juego es normal o un poco inclinado a sencilla.

La cultura tarahumara presente

La historia es interesante, un recorrido por las creencias de la mitología Tarahumara. Nuestro deber será encontrar la fuente de la corrupción que está llevando a las criaturas a ser agresivas e invasoras, pero cuando finalmente lo descubramos el juego de Lienzo nos da una explicación y mensaje más humanitario que fantástico.

Otros aspectos de la cultura se tocan por medio de coleccionables, uno de ellos son fantasmas, que solo podremos ver usando el ojo del sukurúame, otros son objetos típicos que explicarán juegos, actividades y creencias de los Tarahumaras, son pocos y requieren una búsqueda constante y habilidades de plataformeo, la verdad me hubiera gustado ver un poco más.

Lienzo usa las creencias del pueblo rarámuri para más que el diseño de escenarios, música y enemigos. Creencias como la de que los hombres tienen tres almas justifica el tener tres «vidas», rezar en una especie de ofrenda guarda el juego, el uso de diferentes plantas otorgará diferentes bonificaciones y que para usar estas bonificaciones Mulaka haga un baile ritual en el cual estamos vulnerables, la aparición de los fantasmas, etc., casi todo el juego sirve de exposición. En este aspecto me hubiera gustado ver una especie de enciclopedia, como lo ha hecho Assassin’s Creed, para contarnos más del mundo en el que estamos.

Orgullo y vergüenza

Cuando supe del trabajo de lienzo estos dos sentimientos me inundaron. Orgullo porque era un juego mexicano (nuestra industria está en pleno crecimiento y falta mucho por hacer) que lucía prometedor y porque está basado en una cultura indígena, después de jugarlo puedo decir que el juego cumple muy bien con lo que prometía, me ha llevado por una aventura de más de 8 horas en las que he aprendido un poco de una cultura indígena, con exploración divertida, plataformeo bien hecho, acción y batallas contra jefes colosales.

Vergüenza porque en su momento no sabía de la existencia del proyecto y prácticamente nada de la cultura, fuera de lo poco que te enseñan en la escuela. Desde entonces empecé a seguir a Mulaka, traté de informarme un poco de los rarámuri, los videos documentales de Lienzo ayudaron a ello.

Mulaka es un gran juego, todos sus elementos son de alto nivel (si bien el combate tiene detalles), y sin duda no puedo esperar a que Lienzo presente un nuevo proyecto. Si te gusta el género al que pertenece Mulaka es un juego al cual le debes dar una oportunidad, e incluso si no eres fanático del género este juego puede ser un excelente punto de entrada. Lienzo se inspira en titanes pero me atrevo a decir que bien puede salir de su sombra y ser el primer gran paso de un estudio que ha hecho algo que pocos, exponer una cultura extraña incluso en su propio país y crear un videojuego divertido.

Mulaka está disponible a partir del 27 de febrero en PC y PlayStation 4; 1ro de marzo en Switch; y 2 de marzo en Xbox One.

Deja una respuesta