[Review] The Cat Lady – La justiciera de las almas buenas

«Los monstruos reales somos nosotros. Asesinos, violadores, pirómanos…Ellos son las verdaderas bestias…Tan lejos de la humanidad que no han sido capaces de sentir compasión o culpabilidad. Ellos son a los que deberíamos temer. Pero si acechan en los bosques… o en la niebla…o en la oscuridad de nuestros sótanos…todo es irrelevante. No puedes predecir lo que pasa. No puedes hacer nada para pararlo. Solo hay una única manera…Convertirte a ti misma en una bestia…Y al igual que ellos, no muestres misericordia…» 

Como seres humanos que somos, buscamos cosas que nos hagan sentir bien, no tienen porque ser objetos ni tampoco personas, sino algo en lo más recóndito del abismo que nos llene ese vacío que sentimos cuando no somos capaces de levantarnos de la cama, ni de luchar por nuestros sueños o experimentar nuevas sensaciones que nos hagan olvidar que una vez hicimos algo mal en el pasado y que nos tiene atrapados en un bucle de odio, rencor y dolor.

*Advertencia: Contiene algunos spoilers*

Igual para ti estas palabras no tienen ninguna importancia pero la protagonista de esta historia prefirió tomar la vía fácil, dejar todo atrás sin pensar en nada más; «Gracias por nada» concluye Susan antes de dar el último suspiro de su vida. Ya no hay nada que le ate a este mundo, el mismo que le ha causado continuos dolores de cabeza y daño, tanto que solo le ha bastado un bote de pastillas para terminar con su malestar.

The Cat Lady quizás no sea el juego alegre que esperas, pero te diré una cosa, se convertirá en una odisea que te enseñará a amar tu vida.

Con una introducción algo lenta y unos gráficos pésimos pero originales, The Cat Lady se pone en marcha con Susan Ashworth una mujer cansada de la vida que un día decide dejar de vivir; la soledad, los recuerdos y la oscuridad de su piso, solo le llevan por el camino de la amargura, su única compañía es la de un gato negro callejero que pasea por su casa de vez en cuando.

Cuando parece que todo está terminado, Susan despierta en una especie de limbo que le conduce hacia una cabaña donde hay una anciana que le pregunta una serie de cuestiones que hacen que te preguntes a ti misma a que clase de juego estas jugando, desde luego no es una aventura gráfica de más, sabes desde el primer momento que esto no puede acabar bien pero continúas para conocer que tienes una segunda oportunidad en la vida, lo quieras o no, y ahora toca acabar con esos parásitos que acosan a la humanidad.

Sin quererlo ni beberlo, nuestra protagonista se ha convertido en una heroína bendecida por el don de la inmortalidad y con la misión de acabar con las almas podridas, o mejor dicho, gusanos como los llama la astuta anciana, personas malas que acechan a las buenas almas.

Su mecánica de juego es tan simple como que tan solo tenemos que usar la cruceta de nuestro teclado para mover al personaje para adelante o hacia atrás, o arriba y abajo + intro para mover y seleccionar objetos del inventario que tenemos situado justo en la parte inferior de la pantalla. Lo que nos ayuda a focalizarnos totalmente en la tórrida trama que se nos viene encima repleta de puzzles con auténticos diálogos, escenas gore y mucha toma de decisiones para reconstruir la destrozada vida de Susan de acuerdo con nuestro criterio de selección.

Ella tiene que aprovechar su segunda oportunidad en vida para intentar salvar a otras personas, tiene que diferenciar los buenos de los malos, los parásitos de las mariposas que están en peligro de extinción…Hechos que le transportan a conocer las historias de varios personajes a lo largo de la aventura, rellena de macabras situaciones (algunas de ellas incomprensibles a primera vista) y localizaciones completamente recubiertas por sangre y terror.

Llegas a un punto en el que te das cuenta que estás manejando a una cuarentona antisocial, egocéntrica, agría y mejor conocida como «la loca de los gatos» por sus vecinos del edificio de apartamentos en el que vive, ahogada hasta el cuello por una gran depresión que te influye en el paso del juego.

El uso de un brillante y limitado juego de colores donde predomina el negro nos transmite sutilmente no solo los estados de ánimo de Susan sino también describir a través de las imágenes la atmósfera del titulo, acompañada de una banda sonora compuesta por rock, pop y música de ambiente que se pega sin temor a las escenas que se nos muestran en pantalla, una explosiva unión que nos convencen para acabar la partida de principio a fin a pesar de escuchar las voces de los actores de doblaje grabadas con mala calidad, aunque le ofrezca un pequeño toque tenebroso.

Pero si hay algo que no se nos puede escapar resaltar, es la aparición de un individuo en concreto, una joven chica con una historia inesperada y con ansias de venganza.

A raíz de la aparición de Mitzi Hunt, el argumento da un increíble vuelco, ya no estamos centrados en la agridulce vida de Susan, sino que nos vemos delante de una nueva experiencia que envuelve a los dos personajes, ¿quien iba imaginar que la desquiciada y depresiva viuda de los gatos iba a acabar ayudando a una joven dama? Nadie.

Mitzi tiene un objetivo muy claro, marcado a fuego en su cabeza, y Susan le ayuda. Dos personas completamente distintas con una amplia diferencia de edad, se unen para buscar incansablemente a una persona localizada en el edificio de apartamentos de Helen Road. Sin ser conscientes de ello, dos mujeres desconocidas cruzan sus vidas para tempranamente ser conocidas, amigas, primas y hermanas, la una aprende de la otra, y lo más importante, se apoyan mutuamente, convirtiéndose en las protagonistas inseparables del capitulo.

«Un día llegaré allí, sé que lo haré. Incluso si me lleva no nueve, sino novecientas vidas»

Al final solo te toca a ti decidir como quieres acabar esta emocional e intensa travesía y poder obtener múltiples finales, buenos, malos o quizás era lo que esperabas al terminar el juego. Concluyes que has vivido una fuerte experiencia alejada de los cuentos de hadas convencionales que te han contado tus padres todas las noches antes de dormir y más cercana a la sombría realidad de una persona real, la cual merece ser recomendada, compartida y jugada por más usuarios.

The Cat Lady está disponible en Steam con múltiples idiomas incluyendo el español.

Deja una respuesta