[Review] The Thin Silence, el viaje para salir de la depresión

Reseña realizada con una copia de prensa otorgada por el editor

Desarrollado por Two PM, estudio indie de Ben Follington y Ricky James, y publicado por Nkidu Games Inc., The Thin Silence es un videojuego que mientras más reflexiono en lo que intenta decir más me gusta. Tan solo al empezar el juego la primera pantalla (y la final) nos dice que aunque el juego habla sobre fuertes temas de depresión, en su núcleo es un juego de esperanza, y aunque en principio esto no parece tan claro, durante el viaje se vuelve cada vez más evidente.

The Thin Silence comienza de forma metafórica como una persona puede sentirse cuando está deprimida: en el fondo de una cueva, con solo dos posibilidades, quedarse ahí o intentar salir. Evidentemente tenemos que intentar salir y durante nuestro recorrido, por medio de pequeños flashes de memoria, y después por escenas con monólogos de nuestro protagonista Ezra, nos iremos enterando de los acontecimientos que lo llevaron hasta esa cueva.

Lo primero que notaremos cuando empezamos el juego es la velocidad de movimiento de Ezra, que aunque pueda parecer algo molesto que sea tan lenta tiene todo el sentido cuando hablamos de una persona con depresión. Para avanzar cada pantalla del juego será una serie de puzzles, ninguno particularmente difícil para los más conocedores y amantes de este tipo de juegos. Para resolverlos contaremos con diferentes herramientas que encontraremos a lo largo del camino y con un pequeño sistema de crafteo podremos generar más herramientas, lamentablemente hacia la mitad del juego cuando tenemos más posibilidades de escoger es más tedioso pasar entre todas ellas.

La historia, como mencioné previamente, vendrá en fragmentos de narración y flashes de memoria, pero también habrá durante el camino muchos documentos que contarán la historia de una guerra civil en la cual Ezra juega un rol. También, llegado un punto en el juego, podremos acceder a diversas computadoras que expandirán aún más la historia, si bien algunos serán irrelevantes otros tienen un impacto más grande y que si lo consideramos incluso pudieron haber regresado a Ezra a la depresión de la cual estaba saliendo.

Visualmente el juego es minimalista, a pesar de ello consigue expresar muy bien la desesperación de Ezra y el lenguaje corporal de otras personas con las que nos encontraremos. Hablando del aspecto sonoro, la banda sonora y el diseño de sonido de Ligthfrequency es excelente, acompañando de forma perfecta el desarrollo del juego.

La temática de The Thin Silence es una que no se toca mucho en los videojuegos, verla tratada del modo en la que lo hacen Two PM es muy buena, la depresión es un tema muy serio que muchas personas no le dan la importancia debida, tanto quienes la sufren como quienes rodean al enfermo y que en ocasiones se supera, pero en otras tantas solo empeora, hasta el grado de sentirnos como Ezra.

The Thin Silence es un juego recomendable, si bien sus puzzles no son particularmente difíciles (si eso es lo que están buscando), con excepción de adivinar las contraseñas de las computadoras que mencioné previamente. Eso sí, deben manejar muy bien el inglés, si no no podrán disfrutar al 100% el título, lo cual puede ser un enorme detractor para muchos.

Deja una respuesta