[Review] This is the Police 2 – Pueblo chico, infierno grande

Reseña realizada en PC con copia de prensa otorgada por el publisher

This is the Police 2 es una continuación directa de la primera entrega desarrollada por Weappy Studio, esta vez publicada por THQ Nordic, corrige muchos aspectos del primer juego para hacerlo más fluido y presenta algunos nuevos elementos de jugabilidad para darle más variedad. El título es en su mayor parte un juego de gestión de recursos con elementos de novela gráfica y de estrategia por turnos. La corrupción policial y la ilegalidad son el tema principal de la saga This is the Police y esto lo podemos ver muy rápido en esta segunda entrega.

Las imágenes promocionales de This is the Police 2 nos engañan, poniendo a Lilly al frente

Ambientado en el pequeño pueblo de Sharpwood, This is the Police 2 nos presenta a la nueva sheriff, Lilly Reed (con la actuación de voz de Sarah Hamilton, de The Longest Journey) quien tiene que lidiar con una posición de poder que no quiere y con un departamento de policía que la quiere todavía menos por el hecho de ser joven y ser mujer, que sea insegura empeora todavía más las cosas. Al poco tiempo, las circunstancias harán que su camino se cruce con el de Jack Boyd (con la voz de Jon St. John, de Duke Nukem) y la tentación de tener a un hombre mayor con experiencia le ofrece una salida muy fácil y rápida a Lilly, que decide hacer su primer acto ilegal al dejar que Jack prácticamente sea el sheriff del lugar cuando tendría que estar llamando al FBI para entregarlo.

A partir de este momento la historia, que parecía se contaría con Lilly como protagonista, se centra en Jack y aunque no está mal que continuemos su historia también decepciona un poco que Lilly no tenga la relevancia que la misma descripción del juego da. Jack tendrá que organizar día a día a la fuerza policial para poder detener los diversos crímenes que ocurren en Sharpwood, con una frecuencia que aunque parece terrorífica los escritores de Weappy Studio tuvieron el acierto de poner delitos que son bastante creíbles en un pueblo pequeño, aunque algunos parecieran más de un lugar menos aislado.

Durante el juego tendremos tres principales fuentes de presión, la primera serán los mismos policías. Si uno no congenia con otros se negará a hacer misiones con ellos, o puede que los policías lleguen ebrios, cansados, quieran leer un libro, ensayar con su banda, etc., en los primeros meses diario habrá al menos un policía que no quiera hacer su trabajo. Sin policías disponibles o suficientemente capaces, no podremos enviar unidades a los varios delitos diarios y de esta forma tendremos delincuentes que escaparon sin mayor problema o inocentes muertos y acabaremos el día sin recompensa.

Esta es la segunda fuente de presión, al terminar el día se nos otorgará una recompensa en base a nuestras acciones, arrestar criminales y salvar civiles suman puntos, pero no responder a una llamada, civiles muertos o criminales impunes restarán puntos. La recompensa serán anillas de latas de aluminio, que por alguna razón son la moneda de cambio entre los policías, con ellas compraremos equipo (como municiones de taser o granadas) o más unidades. Sin embargo, si por tres días seguidos no obtenemos ganancias Lilly nos entregará al FBI.

La tercera fuente de presión viene de tener que conseguir $20,000 semanales para pagar a uno de nuestros viejos contactos del bajo mundo de Freeburg, quien también llamará al FBI si no conseguimos pagarle. Para ello nuestras nuevas redes de corrupción serán esenciales. Si conseguimos tener un buen número de policías los puntos 1 y 2 están más que resueltos, dejando solo el punto 3 como una amenaza más constante.

Pero la gestión de recursos, a pesar de ser el elemento de jugabilidad más predominante no será el único, ya que Weappy Studio introduce diversas misiones estratégicas en las que controlaremos a nuestras unidades en escenarios por turnos que serán muy variados y presentan situaciones desde sencillas hasta muy delicadas, en algunos casos un solo policía es más que suficiente si nos movemos con cuidado, y en otras no solo debemos llevar unidades suficientes sino las habilidades exactas para cada policía y equipo necesario para que puedan cumplir su misión, de otra forma tendremos tanto víctimas como policías muertos, aunque claro, podremos repetir estas misiones cuantas veces queramos hasta obtener un mejor resultado.

Sin embargo, este es un detalle que a gusto personal me defrauda, This is the Police 2 es un juego difícil que no tiene piedad desde la gestión de recursos, que también impacta el cómo encarar las misiones estratégicas, pero el que las misiones estratégicas puedan ser repetidas me quita del mismo realismo que el juego pretende el resto del tiempo. ¿Un policía está alcoholizado, se estrella contra un poste y muere? Lástima, eso te pasa por enviar borrachos. ¿Unos delincuentes decidieron asesinar a uno de tus mejores policías en la noche? Pues tendrás que ver cómo te arreglas. ¿Rompiste una ventana en una misión estratégica y todos tus policías acabaron muertos en la subsecuente balacera? Tranquilo, vuelve a repetirlo.

En cuanto a los elementos de novela gráfica el juego no consigue un balance adecuado, hay escenas largas que te mantienen al filo del asiento y otras que supones tendrán consecuencias pero que terminan en nada y solo hacen perder el tiempo. Pero las actuaciones de voz, en cada una, son excelentes y contribuyen a que hasta las escenas largas parezcan más importantes de lo que en realidad terminan siendo.

El aspecto gráfico del juego es un tema bastante subjetivo, a mucha gente no le gusta ese estilo minimalista, a mi me agrada mucho. Lo mismo con la música, si eres un fanático del jazz y blues, tan típico del género noir, la banda sonora es deliciosa, si esos géneros no son de tu agrado pues tendrás problemas.

La combinación de géneros de This is the Police 2 es interesante y en general buena, gustará mucho a quienes son fanáticos de la gestión de recursos (al resto seguro llegará el punto en el que parezca tedioso seguir), la historia es interesante y habrá momentos en los que estés al filo del asiento, aunque es decepcionante ver a Lilly siendo «descartada» tan rápidamente. Las misiones estratégicas seguro tendrán una recepción mixta, afortunadamente a quienes no les agrede el género de estrategia por turnos podrán ignorarlas, y para quienes sí les agrade son un cambio en el ritmo y en la acción bastante agradables con diversos escenarios (algunos mejor construidos que otros), aunque el poder repetirlas desentona con el resto del juego.

¿Recomiendo This is the Police 2? Sí, pero con reservas, si te gustan los géneros que abarca debes darle una oportunidad, y si no te gustan la mejor opción sería revisar algunos videos donde veas a alguien jugándolo y entonces decidir, porque es posible que no te guste y termines pidiendo de vuelta tu dinero.

Deja una respuesta