[Review] We Happy Few, el espíritu de Bioshock

No hace mucho, la compañía desarrolladora Compulsion Games nos ha dado la oportunidad de probar su nuevo título, We Happy Few. Un juego bastante extenso y ambicioso que se empapa de muchos otros títulos y tendencias del momento, que se define por los siguientes adjetivos: supervivencia, crafteo y loot, combate en primera persona, sigilo, narrativa de temática utópica y diseño biopunk no tan agresivo como su antecesor espiritual, Bioshock, título del que bebe fuertemente.

He mencionado su similitud con Bioshock porque es imposible no recordarlo para quienes lo hemos jugado. Los diseños, colorido y movimientos, recuerdan mucho al título de 2k que tan famoso se ha convertido en la industria.

Su apartado gráfico y artístico conforma uno de los puntos más fuertes del título. Unos decorados luminosos, extensos, coloridos, pero algo repetitivos. Cuando digo repetitivos es porque, en las diferentes zonas que podemos visitar, las construcciones y personajes se repiten muy asiduamente, y creo que esto podría haberse mejorado.

Por otro lado, el trabajo artístico está bastante currado ya que han cuidado detalles tanto interiores y exteriores, como en los personajes. Los detalles más cuidados son los que dan ambientación a la historia. Una ambientación histórica bastante cuidada y una ambientación narrativa que hasta el propio George Orwell estaría orgulloso.

Su historia es bastante extensa y engloba las aventuras de 3 personajes diferentes que desde el principio del juego ya están presentes en ella. Una historia ubicada en los años 60 donde se busca mantener a la gente feliz y tranquila mediante el uso de una droga llamada “Júbilo” cuyos efectos provocan un estado de felicidad constante. Esto es consecuencia de una realidad alternativa donde, en la Segunda Guerra Mundial, niños de Inglaterra fueron llevados a Alemania y, a raíz de esto, el gobierno quiere que su población olvide el pasado. Este es un efecto secundario del consumo de la pastilla de la felicidad, lo que provoca que la gente, siga consumiéndola o no, olvide el pasado. Una utopía en toda regla.

La parte que se puede caracterizar como más compleja en este título es su gameplay, muy extenso y variado. Como ya hemos comentado al principio de esta review, We Happy Few integra una amplia gama de características: crafteo, loot, combate cuerpo a cuerpo, sistema de habilidades por puntos, misiones secundarias de todo tipo, supervivencia, mundo abierto, actos con consecuencias, etc. Espero no dejarme nada en el tintero.

De todas estas características mencionadas, deberíamos remarcar las siguientes:

  • El sistema de crafteo y el loot por su correlación, son muy extensos. Su amplia gama de recetas y objetos para obtener, así como el sin fin de lugares donde podemos obtener loot, están compensados de cara a sacar el mayor partido al juego y buscar tu estrategia de cara a los enemigos y/o el entorno. En ocasiones me ha parecido un sistema algo complejo, donde la mitad de las cosas me parecieron inservibles.
  • El sistema de mundo abierto. Este sistema está ligeramente compensado con las zonas de viaje rápido pero,  aun así, para poder completar las misiones, tanto secundarias como principales, y al carecer de otro transporte que no sean nuestras piernas, las cuales están limitadas a una barra de estamina, los viajes entre punto y punto se hacen, las veces, un coñazo.
  • Una característica muy peculiar de este título es que casi cada acto tiene una consecuencia. Si allanamos una propiedad o forzamos cajas delante de gente, estos se volverán contra nosotros por considerarnos una amenaza o por sustraer sus pertenencias.

Haciendo un breve resumen de lo ya mencionado, hay bastante concordancia entre el arte, la historia y el gameplay, un trabajo bastante currado y extenso para ser de carácter independiente. Aunque recuerde al Bioshock desde su comienzo, tiene personalidad propia.

En esta conclusión me gustaría compartir que la historia y el estilo de juego de We Happy Few son un poco discordantes. Su historia, intensa, difusa y dividida, se ve aún más difuminada por el mundo abierto lleno de distracciones, largas caminatas, persecuciones, misiones secundarias, y un largo etc. En definitiva, la historia de We Happy Few debería ser en un mundo lineal.

¿Y vosotros, habéis jugado ya al título de Compulsion Games? ¿Tenéis pensado adquirirlo para los que aún no? Os leo más abajo.

Os dejo con el tráiler de lanzamiento para que os hagáis una idea.

Deja una respuesta