[Reviews] This War of Mine: The Last Broadcast, el precio de la verdad

¡también somos tienda de videojuegos y accesorios retro! mira 👇👇

¡Oferta!
¡Oferta!
¡Oferta!
12,15$
¡Oferta!

En una de mis películas de cómics favoritas, Captain America: The Winter Soldier, previo a la batalla final el Capitán América da un pequeño discurso apelando a las fuerzas del bien dentro de una organización corrupta: «El precio de la libertad es alto. Siempre lo ha sido. Y es un precio que estoy dispuesto a pagar. Y si soy el único, que así sea. Pero estoy dispuesto a apostar que no lo soy.» Esta frase venía a mi memoria una y otra vez durante las horas que jugué This War of Mine: The Last Broadcast, solo que sustituyendo «libertad» con «verdad».

The Last Broadcast es el segundo DLC en el formato Stories de This War of Mine, del primero les hablamos hace un año, y aunque estos dos DLC son muy distintos presentan un punto en común, historias más puntuales, igual de desgarradoras. The Last Broadcast nos pone en control de Malik y Esma, marido y mujer, él un locutor de radio en la ciudad de Pogoren, ella su esposa quien es nuestro personaje principal en realidad.

Después de un bombardeo que los ha obligado a quedarse encerrados Malik ha resultado herido y al usar muletas su movilidad se limita a un solo piso en un complejo de al menos 4 plantas, mismo que se sentirá enorme para solo dos personas y que acentúa la desesperación palpable de Esma. Esma no solo tiene que ir a recolectar suministros a las diferentes zonas de Pogoren, también tendrá que cuidar de Malik, alimentarlo, construir herramientas, y sobre todo, conseguir noticias para que su marido pueda informar al pueblo. Si bien podemos construir algunos talleres en el mismo nivel en el que está Malik para que tenga una función de apoyo su supervivencia está ligada a la de Esma y a sus cuidados.

La información que Malik transmite por la radio cambiará la percepción de la gente respecto a él y su esposa, haciendo algunas zonas más sencillas o difíciles.

A lo largo de la aventura conoceremos a algunos personajes que le darán noticias a Esma, algunas un tanto irrelevantes, otras de suma importancia, pero hay tres en particular que le plantearán a Esma y al jugador un dilema, decirle la verdad o mentir a Malik. Estas tres noticias tendrán consecuencias funestas para alguien, y literalmente la vida de decenas de personas dependen de cada una de estas decisiones. ¿Decir la verdad y atraer a un ejército cada vez más furioso hacia este locutor de radio entrometido?, ¿o mentir y condenar a decenas de personas pero mantener a salvo al amor de tu vida aunque esto pueda arriesgar tu relación? Este es el precio de la verdad.

En este sentido The Last Broadcast nos hace sentir, de una u otra forma, culpables de la decisión que tomemos, y no hay quien sienta más esto que Esma, sin embargo, aunque los diálogos y pequeñas lineas de ella tienen esta intención, a veces el juego no hace un énfasis más pesado en ello, por lo que puede pasar desapercibido, algo que resta impacto a esta parte.

El apartado artístico y sonoro es al que ya estamos acostumbrados con This War of Mine, hermoso pero depresivo. En cuanto a jugabilidad, 11 bit studios no mueve la fórmula, no hay necesidad de ello. Conoceremos algunos lugares más de Pogoren, y aunque evidentemente podremos jugar de forma más agresiva es recomendable ser precavidos y jugar sigilosamente, porque una vez muerta Esma el juego termina con Malik suicidándose inmediatamente después. Una vez conozcamos los sitios que debemos visitar para seguir avanzando la historia el juego puede terminarse en 15 días, pero las primeras veces podrán abarcarse más días.

A diferencia de A Father’s Promise, este segundo capítulo no tiene una historia tan lineal, así que dependiendo nuestras acciones podremos ver seis finales distintos, algo que se agradece ya que le da replay value a este segundo DLC, algo que el primero no tenía.

Evidentemente recomiendo This War of Mine: The Last Broadcast, un segundo DLC que nos entrega de nuevo una historia desgarradora. Además de sobrevivir deberemos decidir qué es más importante, la verdad o nuestro bienestar, y este juego nos invita a ponernos en esa situación, una en la que probablemente en el momento en el que lean esto alguien esté pasando en realidad, y llegado a este momento al menos yo no puedo decidir todavía qué sería más importante. ¿Ustedes qué creen que sea más importante?

Deja una respuesta