Rise of the Tomb Raider – No podrás dejar de tener la boca abierta

Tomb Raider, esa famosa saga donde controlamos a nuestra querida Lara Croft, ya se reinventó con la entrega de Tomb Raider en 2013, pero la cosa no se quedó ahí, lo cual era de esperar tratándose de Square Enix. Con Rise of the Tomb Raider, no sólo descubrimos una buena historia de los inicios de Lara, si no que lo haremos maravillándonos con cada aspecto del juego.

Sin duda, lo más destacable y lo que nunca podremos dejar de observar, es la fotografía, el entorno, resumiendo, el paisaje del juego. El propio sistema del juego nos lo pone todavía más fácil de lo que podemos esperar, ya que cada vez que entramos en una zona impresionante, desde donde podemos ver una ciudad o cualquier paisaje increíble, la cámara se ajusta para que podamos observar bien el nivel, como en un plano de película. Y eso no es lo único a lo que ha recurrido Square Enix para que podamos disfrutar la belleza de Rise. El propio juego en sí no tiene un HUD definido. Sólo cuando apuntamos con un arma o la cambiamos, activamos el instinto de supervivencia o nos descubre un enemigo, aparecen en pantalla indicadores como la munición restante o el indicador de apuntado. Esto hace mucho más sencillo disfrutar de la belleza del entorno, sin barras de vida por el medio que nos quiten visión alguna.

Otro punto interesante del juego es sin duda su gameplay. Así como en Tomb Raider, en Rise of the Tomb Raider podemos subir de nivel y conseguir ventajas y habilidades con las que disfrutar de un modo de juego cada vez más divertido. Además, encontraremos una enorme cantidad de misiones secundarias, tanto dentro de lo que sería el mapa de la historia, donde podemos llevar a cabo divertidos desafíos o explorar tumbas y conseguir armas y equipo único, como en la propia Mansión Croft, donde nos aguardan secretos increíbles y recuerdos de Lara que nos hará caer alguna lagrimilla.

Sin embargo, no podemos evitar fijarnos en la historia de Rise of the Tomb Raider. Una historia que nos embaucará de principio a fin, que nos envolverá tanto que querremos abrazar a Lara para que deje de tener frío en las heladas montañas del juego, y que sin duda nos dejará huella, algo que no nos sorprende del todo siendo la compañía que es quien dirige esta saga.

Si quisiera sacarle alguna pega a la entrega de manera personal, sería incapaz. Desde luego puede haber aspectos que gusten a unos más y a otros menos, como en todo. Pero tanto el desarrollo de la historia, como todo lo que la influye, está llevado e implementado con mimo y cuidado, hasta el punto de que querrás sacarle todos los logros para asegurarte de que no te dejas nada sin descubrir en esta obra maestra de la saga Tomb Raider.

En resumen, Rise of the Tomb Raider es un juego como pocos, que puede servir tanto como iniciación a la saga, como para mantener la llama del hype viva en los fans más antiguos, y si estás pensando en adquirirlo, no lo pienses dos veces.

Deja una respuesta