Primeras impresiones: SOMA. Del metal a la carne

Neón. Robótica. Oscuridad. Realidad o ensoñación. Crujir del metal. Materia orgánica… Éstos podrían ser algunos conceptos que definen a la nueva obra de Frictional Games.

Los creadores de Penumbra y Amnesia dan un paso más en su visión del videojuego como generador de un sentimiento, a juicio del que les escribe, menos llevadero que el simple terror clásico ofrecido por otros títulos que se quedan un escalón por debajo. En SOMA también se ofrece tensión, continua, de esa que te recuerda a cada paso, que aunque no pase nada, en cualquier momento puede pasar.  Pero eso también podemos verlo en multitud de títulos. La atmósfera no es de oscuridad absoluta, no es opresiva, pero tampoco es necesario. Porque a lo que verdaderamente apela este título es a algo mucho más perturbador, mucho más irracional. No hablamos del típico sobresalto o del agobio que pueda proporcionar una persecución inesperada. Estamos hablando de un guión que, aunque naturalmente perteneciente al género de ciencia ficción, coquetea con la verosimilitud de los hechos que se narran, y que es lo que realmente crea la difícilmente explicable sensación de desasosiego que tienes conforme vas avanzando en el juego y vas tejiendo más hilos de la historia. Porque ésta es la protagonista. Y avanzar por ella, acompañado de los efectos sonoros con los que cuenta este título es un auténtico deleite. Son en buena parte culpables de la experiencia general que se tiene jugando a él.

Pero hay algunas cosas no tan redondas. Aunque no es nada grave, la historia se narra a través de un medio que por momentos interrumpe la inmersión puesto que se mezcla con la resolución de algún pequeño puzzle que a poco que te atasques puede disminuir el nivel de ‘estrés’. Por otro lado, y para evitar cualquier tipo de spoiler, en las situaciones en las que el peligro acecha, el juego digamos que te avisa de la proximidad, justificándose con ciertas razones científico-técnicas, anulando una posible vuelta de tuerca que hubiera añadido un extra más de intranquilidad.

1442071661856174738

En lo gráfico, importante en este tipo de títulos en aras de maximizar la sensación de inmersión, tampoco es un portento, pero cumple bien. Los efectos de iluminación y texturas podrían estar mejor aunque corre a 60 fps casi en todo momento. Las físicas están muy conseguidas. Se puede interactuar casi con todo y cada objeto tiene peso y sonido propios y fidedignos. Eso si, la optimización en PC no está del todo pulida.

tool

Pero esto son sólo unas primeras impresiones tras unas 10 horas jugadas. No he leído nada acerca de la duración porque me gusta enfrentar ‘desnudo’ estas aventuras. Puede que me decepcione al final o puede que no. En cualquier caso, este artículo es sólo una opinión nacida de la experiencia propia y en ningún caso ha de ser tratada como dogma. Lo que si animo es a que cada uno viva la experiencia por si mismo. A poder ser, en solitario y con auriculares. Porque por el momento merece la pena. Y mucho.

Os dejo el trailer del reciente E3

 

La cuenta de twitter del estudio desarrollador Frictional Games.

@frictionalgames

 

Deja una respuesta