Super Fire Pro Wrestling – El juego de lucha libre más turbio de la historia

Hola amigos. Voy a ser breve. Los que me conocéis ya sabéis que el wrestling es mi deporte favorito, por muy pactados y fingidos que sean los combates. Como no, mi cita anual con los WWE2k es segura, y puedo dar buena fe de ello con mis distintos artículos, los cuales podéis encontrar en mi perfil (leedme, dadme de comer, por favor, necesito ayuda). Esta semana pasada, los fans pudimos disfrutar de Wrestle Kingdom 12 (WK12), el evento más importante de la New Japan Pro Wrestling, y uno de los más esperados del panorama mundial al verse enfrentados por el título de Estados Unidos, Chris Jericho, leyenda viva de WWE, contra Kenny Omega, uno de los mejores luchadores del planeta en la actualidad. Como bien mencionaba antes, mi compra anual del juego de lucha libre de 2k es más que asegurada, y gracias a las creaciones de la comunidad no pude evitar recrear ese esperado combate en mi PlayStation 4.

Esta pequeña emulación no pasó desapercibida, ya que me puse a darle vueltas a la cabeza sobre cómo era posible que una de las empresas de wrestling más importantes de la historia no tiene su propia línea de videojuegos. Y efectivamente, sí la tiene. Y bastante extensa a decir verdad. Una serie de videojuegos llamada Fire Pro Wrestling. Desde SNES, pasando por recreativas, MegaDrive, Dreamcast, PlayStation, GameBoy… y un buen puñado de plataformas hasta llegar a la actualidad. Su popularidad en el país del sol naciente es impresionante, siendo una de sus bazas la falta de pudor ante lo que podríamos llamar derechos de autor. Mediante ligeros cambios en nombres o modelados, casi imperceptibles, Fire Pro Wrestling logra incluir, si uno quiere, todo el panorama del deporte de contacto mundial. TODO. Lucha libre, boxeo, MMAs… TO-DO.

El juego que hoy nos trae a esta pequeña revisión perturbadora, es Super Fire Pro Wrestling Special, lanzado en 1994 para la Super Famicon, la SNES en occidente, para entendernos. Antes de comenzar a hablar de por qué este juego es especial, importante mención es decir que el guionista del modo historia es Koichi Suda, Suda 51 para los amigos. Lo conoceréis de otras obras como Killer 7, No More Heroes, Shadow of the Dammed o Let it Die, su última obra. Y, amigos míos, ahí donde lo veis, un genio reconocido en el mundo del videojuego, empezó destrozando infancias con un juego deportivo. Suena irónico, ¿verdad?

Bien. ¿De qué trata Super Fire Pro Wrestling Special, y por qué su modo historia es tan diferente al resto? Precisamente por eso, por su historia. He de avisar que de aquí en adelante habrá spoilers masivos, así que andaos con ojo. Nuestra aventura comienza con la llegada de nuestro protagonista, un joven y prometedor luchador novato que busca convertir su carrera en la más grande de todos los tiempos. Para lograrlo seremos nosotros, como jugadores, los encargados de hacer que ascienda la escalera del triunfo derrotando a diferentes adversarios por el camino. Hasta aquí todo normal, pero la cosa se va poniendo turbia cuando, en nuestro primer combate, el manager del protagonista, muere de forma misteriosa, apuntando al asesinato. Un duro golpe para nuestro luchador, cómo no, el hombre que le preparó para hacer su sueño realidad, es aparentemente asesinado el día de su debut.

Más adelante en esta historia, utilizando esa muerte a modo de motivación para cada lucha sobre la lona del ring, te toca enfrentarte a uno de tus mejores amigos de la infancia. Un combate especial, en el que tanto uno como el otro lo darían todo para destacar en habilidades y destreza. Pero no todo iba a ser alegría, ya que finalizando el encuentro, el protagonista se equivoca en una maniobra que causa la muerte de su amigo, dentro del encordado y ante la afición que les vio crecer como profesionales.

Tras un tiempo separado del wrestling, el ¿héroe? de Super Fire Pro Wrestling Special vuelve al ring con dos cargas morales a su espalda, pero decidido a alcanzar su sueño en el nombre y honor de esas dos personas que tanto marcaron y marcarán su carrera. A pesar de todo, a pesar de la insistencia y dedicación de nuestro personaje, la mujer de este decide abandonarle llegados a la mitad del juego. Siento no poder ofrecer más información sobre porqué pasa esto, pero lo entenderemos como otro duro golpe en la vida del luchador.

Pero no es momento para rendirse! Dick Slender, campeón mundial del universo del juego, acepta el desafío de nuestro protagonista. Ha llegado el momento que tanto ansiábamos, una oportunidad por el oro máximo, el mayor premio al que puede optar un luchador. Peeeero, antes de que todo lo que has sufrido produzca frutos, Dick Slender asesina, y digo literalmente, asesina a tu compañero de equipo con sus propias manos en el cuadrilátero antes de vuestro combate. Slender resulta no solo ser un heel (los «malos» en los guiones de lucha libre) si no ser un villano de manual para la vida del protagonista. No contento con eso, revela lo que tanto el luchador como el jugador empezaban a sospechar, que fue él quien asesinó al manager al principio de esta odisea del terror.

Ante una carente falta de sensibilidad por parte del público (recordemos que hace escasos momentos una persona fue asesinada sobre el ring), el combate da comienzo, y la motivación del héroe es over 9000. Llegados a este punto, detengámonos, ya que es el último combate del videojuego, y que dará pie a dos finales del mismo. De vosotros, ávidos lectores, depende considerar cuál de ellos es peor o mejor después de jugar Super Fire Pro Wrestling.

Si pierdes el combate contra Dick Slender, él mismo se encargará de darte el mismo destino que a tu manager y a tu compañero de tag team, una muerte horrible sobre la lona. Parece ser que es costumbre acabar con la vida de tu contrincante si le ganas en un combate de lucha libre en Japón. Si ganas el combate, y el final más conocido y más revuelo alcanzó en su momento, además del que lanzó al estrellato a Suda 51, ganas la presea más codiciada del mundo del wrestling, te formas como mejor luchador de la historia, ante un público entregado a tu imagen, siendo alabado y glorificado por la fanaticada mundial. Alcanzas la gloria tras tanto dolor, tantas derrotas morales, tanto sufrimiento y lo consigues todo. Una pantalla nos indica que tres días después el protagonista está cansado, piensa que todo lo hecho no ha servido para nada cuando por el camino perdió todo lo que alguna vez había amado, y sencillamente no es feliz. Una última imagen de la ostentosa casa de nuestro luchador desde fuera, y el sonido de un disparo. El suicidio fue la única opción para remediar tanto dolor.

En fin, todo lo aquí reunido forma parte de hechos reales, podéis buscar alguna manera de emular Super Fire Pro Wrestling Special si queréis vivirlo e intentar sacar alguna conclusión. Si de algo nos sirve este recorrido que Koichi Suda nos ha regalado en sus comienzos, es observar de primera mano la dura vida que llevan estos luchadores, donde un fallo puede ser parte de un grave accidente, las peligrosas rivalidades que se forman por lograr un objetivo común, el abandono de la familia por los cientos de días de viaje y hasta la desesperación al conseguir algo que no llega a completar la vida de las personas.

Deja una respuesta